Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/5/2013 12:00:00 AM

“La hoja de vida del general Patiño denota honestidad”

La senadora Myriam Paredes obvia la indagación contra el general Francisco Patiño y pide su ascenso.

La presidenta de la Comisión Segunda del Senado, Myriam Paredes, además baronesa en Nariño del partido Conservador, hizo parte de las congresistas que se comprometieron con el país a que en la Comisión Segunda del Senado no se repetiría nunca un caso como el del oficial (r) de la policía Mauricio Santoyo, quien fue ascendido al rango de general por el Congreso y años después de su promoción terminó en una cárcel de Estados Unidos al confesar sus nexos con el narcotráfico y los paramilitares.

Luego de que los legisladores se rasgaran las vestiduras, se echaran culpas y se lavaran las manos, todos los partidos políticos se comprometieron a depurar los mecanismos de selección y aprobación de los ascensos de los oficiales postulados por la propia Policía para que nunca se volviera a repetir el caso Santoyo.

La misma Comisión Segunda, en cabeza de la senadora Alexandra Moreno Piraquive, presentó un proyecto para que el Congreso tuviera más tiempo de análisis y hasta más dientes para vigilar las hojas de vidas de los oficiales postulados y poder improbar cualquier ascenso. Dicho proyecto no ha tenido trámite en esa célula legislativa, que preside Paredes.

Sin embargo, la oportunidad para que el Congreso corrigiera esos vacíos, o al menos demostrara su voluntad política, le llegó antes de que se aprobara la nueva ley. Esta vez se trata del  excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Francisco Patiño, quien aspira a alcanzar el grado de Mayor General.

El general Patiño resultó un auténtico lío para el Congreso. Según una resolución de la Fiscalía del pasado 31 de mayo, el propio fiscal general, Eduardo Montealegre, le trasladó a la Corte Suprema de Justicia las averiguaciones previas contra el oficial por estar presuntamente involucrado en la supuesta alteración de la escena del crimen en el asesinato del grafitero Diego Felipe Becerra. En ese caso, la Justicia determinó que la Policía intentó ocultar su responsabilidad en la muerte del joven, en principio señalado de delincuente. Luego se supo que todo fue un ‘falso positivo’.

El espinoso asunto le correspondió asumirlo a la senadora Myriam Paredes. Semana.com conoció la ponencia con la que esta congresista le pide a la Comisión Segunda no negarle el ascenso a un oficial “en cuya trayectoria, en la ejemplar hoja de vida y en la conducta transparente (…) se denota la honestidad, disciplina, vocación y entrega personal al servicio de todos los colombianos”.

Para pedirle al Senado aprobar el ascenso del general Patiño, Paredes se sustentó en el certificado de la Procuraduría en el que se advierte que sobre el general “no se registran antecedentes, sanciones o inhabilidades”.

Pero Paredes decidió omitir la referida resolución de la Fiscalía. En cambio, la senadora conservadora allegó a su ponencia otra resolución expedida por la Fiscalía el 28 de mayo de este año por solicitud del abogado del mismo general Patiño. Ese día, el ente acusador certificó que “a la fecha no se ha solicitado ni celebrado audiencia de formulación de imputación de cargos contra el brigadier general Francisco Patiño, luego, no se le ha vinculado formalmente a la investigación”, dice el documento firmado por Álvaro Osorio Chacón, fiscal sexto delegado.

“Lo anterior -dice Paredes-  es razón suficiente para dar cumplimiento al deber constitucional de rendir ponencia en virtud de los principios constitucionales de presunción de inocencia, legalidad y debido proceso como garantes que somos en esta comisión de los derechos que le asisten a todos los colombianos (…). Por esta razón me permito solicitar a la Comisión aprobar el ascenso del brigadier general Francisco Patiño Fonseca”.

Paredes también recuerda que el general Patiño tiene 44 condecoraciones institucionales, 12 gubernamentales, 10 menciones honoríficas y 150 felicitaciones públicas. Una de ellas la condecoración entregada por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos -el 5 de mayo del 2010- en la que se le exaltó sus logros como director de Antinarcóticos.

La última palabra la tendrá este jueves los partidos políticos, quienes determinarán si la resolución del fiscal Eduardo Montealegre, en la que le pide a la Corte Suprema de Justicia investigar al general por un caso de violación a los derechos humanos, es motivo para impedir el ascenso del general Patiño o no. De momento, la presidenta de la Comisión Segunda se inclina por la segunda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.