Lunes, 24 de noviembre de 2014

| 2013/06/27 00:00

La Iglesia les da la ‘bendición’ a los diálogos de paz

El alto comisionado se reunió con el Episcopado colombiano para contarles los avances del proceso.

Foto: SIG / Omar Nieto Remolina

Dos hechos relacionados con el proceso de paz se produjeron en las últimas horas. De una parte, el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo Caro, se reunió en Bogotá con la Comisión de Paz del Episcopado colombiano. Entretanto, en La Habana, las FARC volvieron a insistir en “dejar” pero no “entregar” las armas. Una aseveración que, sin duda, generará polémica.

En Colombia son poquísimas las instituciones con tanta presencia, a lo largo y ancho del territorio nacional, como la Iglesia católica. La voz de una cura llega a toda la comunidad y son ellos los primeros en salir en defensa de la población civil ante el acoso de los actores armados. Por eso la importancia de la reunión en la capital.

Jaramillo les contó a los integrantes de la Comisión de Paz del Episcopado, compuesta por más de medio centenar de obispos de varias partes del país, los avances del proceso con las FARC. Durante la reunión llevada a cabo en la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), se analizó cómo puede ser el aporte de la Iglesia Católica en la construcción de paz en las regiones una vez se ponga fin al conflicto armado. Esto significa que las partes ya están pensado en el posconflicto. Una verdadera “bendición” a lo que pasa en La Habana.

La reunión estuvo encabezada por el presidente de la CEC, cardenal Rubén Salazar; el vicepresidente de la CEC, monseñor Fabio Suescún Mutis, y el director nacional del Secretariado Nacional de Pastoral Social, Fabio Henao.

Sin embargo, mientras se producía esta reunión en La Habana, las FARC reiteraron que están dispuestas a dejar las armas si se llega a un acuerdo de paz con el Gobierno, pero no a entregarlas, según dijo el guerrillero Pablo Catatumbo en una entrevista con la agencia cubana Prensa Latina, divulgada hoy.

Según Catatumbo, las FARC saben que si prosperan los actuales diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos, en algún momento se deberá debatir qué hacer con el armamento de guerra.

La guerrilla, por una cuestión “de principios”, no entregaría las armas, pero “sí podemos buscar la manera (de) que esas armas dejen de ser empleadas para la guerra”, señaló ese comandante de las FARC.

Catatumbo argumentó que “Nelson Mandela no entregó ningún fusil, al igual que el Ejército Republicano Irlandés (IRA), que llegó a acuerdos con el Gobierno británico con la presencia de garantes reconocidos por las partes”.

“Cuando decimos dejar las armas tiene que ser de parte y parte. Es necesaria la desmilitarización del campo colombiano”, agregó el guerrillero.

El gobierno de Colombia y las FARC, la principal guerrilla del país, mantienen desde noviembre del 2012 en La Habana un proceso de diálogo para intentar poner fin al largo y cruento conflicto que padece el país.

El pasado viernes 21 de junio, ambas partes cerraron en La Habana, sede permanente de las conversaciones, el décimo ciclo de sus diálogos, que ya ha entrado en el tema de la participación política, segundo punto de la agenda del proceso.

Las negociaciones se retomarán en la capital cubana el próximo primero de julio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×