Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2012 12:00:00 AM

La intolerancia de las barras bravas asesinó a William Vásquez

El estudiante de 17 años que murió tras una brutal golpiza no había ido al estadio en los últimos años, según sus familiares. Expertos consideran que debe fortalecerse la educación para evitar estos episodios.

En la tarde del sábado William Vásquez se tocó el pecho y le dijo a su hermano que tenía un mal presentimiento. También se lo hizo saber a su novia, pero el comentario se quedó en eso: una frase que no se volvió a repetir durante el resto del día.
 
Su hermano, sin embargo, si las recordó pocas horas después del asesinato de William ocurrido en la madrugada del domingo a manos de un grupo de barras bravas de Santa Fe que la emprendieron a varillazos, piedra y una andanada de patadas y puños contra el joven de 17 años.

Lo de Vásquez fue una coincidencia fatal. Estaba en el momento y en el lugar equivocado. Sobre las 3:20 a. m., según consta en los registros de las cámaras de seguridad del sector, Vásquez iba en compañía de su padre, su hermano y un amigo al que iban a acompañar a tomar un taxi.

Al llegar a la diagonal 46 sur con transversal 15A bis, en el barrio Marco Fidel Suárez, se encontró con los que se convertirían en sus asesinos. No se sabe con exactitud qué pasó en los instantes previos a los que Vásquez recibió un varillazo en la cabeza que lo desestabilizó y lo tumbó al piso.

Allí vino la lapidación. Una roca le terminó de abrir la cabeza. Luego una serie de patadas que fueron complementadas con ocho puñaladas en varias partes del cuerpo siendo la mortal una que le propinaron en el corazón. Su padre, Álvaro, también fue blanco de varias puñaladas que obligaron a llevarlo al quirófano del hospital El Tunal. Ya fue dado de alta.

Pero William no tuvo la misma suerte. Luego del salvaje ataque fue subido a una patrulla de la Policía y en su traslado al centro asistencial falleció. El amigo, por su parte, también tuvo varias lesiones y su estado clínico es delicado.

William era hincha de Millonarios. Pero aseguran sus familiares, quienes pidieron la reserva de su nombre porque temen retaliaciones, que en los últimos años nunca había ido al estadio, pero que algunas veces vestía la camiseta del equipo azul. No obstante, para las autoridades es un tema que podría estar relacionada con intolerancia entre los hinchas.

De hecho, la rápida acción de la Policía llevó a capturar a ocho de los presuntos agresores de los integrantes de la familia de William a quien un juez de garantías les dictó medida de aseguramiento y los envió a la cárcel Modelo a la espera de que sean procesados por homicidio agravado y tentativa de homicidio.

No obstante, los allegados de la víctima esperan que sean detenidos los demás que se ensañaron a golpes contra el joven Vásquez y sus acompañantes.

En busca de una explicación
 
Para Diego Rodríguez, coordinador del programa Misión Bogotá, la violencia por cuenta de los seguidores de algunos equipos se puede presentar por una mezcla de hechos que se han estudiado desde lo que se conoce como sicología de masas.

A su juicio, entre los factores más determinantes se cuenta la "violencia intrafamiliar en la que está inmersa la sociedad sumada a los antivalores a los que se enfrenta un joven son una especie de caldo de cultivo para que se dé este fenómeno".

Rodríguez sostiene además que la falta de una política clara para la juventud es el ingrediente 'perfecto' para que esta población no tenga oportunidades en diversos campos por lo que su desespero, en ocasiones, se refleje en hechos violentos.

"La gran apuesta es la educación", sentencia Rodríguez. Así también lo pensaba William, quien cursaba su último año de bachillerato en el colegio Reino de Holanda y ya había hecho planes para adelantar estudios relacionados con programación de sistemas, pese a que su sueño era pertenecer a la Fuerza Aérea, pero que su objetivo quedó truncado por su temprana muerte que se dio horas después de que tuviera un mal presentimiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.