Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/30/2013 12:00:00 AM

La juez deja en libertad a Salamanca

La funcionaria consideró que el joven no es un peligro para la sociedad. Aclaró que el proceso continúa.

En la mañana de este martes se realizó la audiencia de imputación de cargos en contra de Fabio Andrés Salamanca, el joven que, ebrio, mató a dos ingenieras que se transportaban en un taxi -Diana Bastidas y Ana Torres- y dejó al conductor Holman Iván Cangrejo gravemente herido. La diligencia se llevó a cabo 19 días después del trágico hecho.

Salamanca se presentó ante la juez de control de garantías Carmen Alicia Gualteros. En la audiencia -a la que no ingresaron los medios-, la Fiscalía le imputó los delitos de homicidio con dolo eventual y lesiones personales agravadas. También se solicitó la medida de aseguramiento en un centro carcelario.

En el momento de presentarse, el ingeniero dijo: “Presento arrepentimiento por las víctimas y mis actos”.

El fiscal 43 de la Unidad de vida le habló al joven de 23 años sobre la gravedad de los hechos ocurridos el pasado 12 de julio. El funcionario del ente acusador le recordó a Salamanca que ese día él estaba consciente de que se encontraba bajo el efecto de bebidas embriagantes porque antes de decidir que conduciría, solicitó un conductor elegido. No obstante, finalmente tomó la determinación de ponerse al volante.

La imputación, realizada en el complejo judicial de Paloquemao, en Bogotá, también precisó que el joven conducía a una velocidad de 140 kilómetros por hora cuando se movilizaba por la calle 26 con carrera 30.

“Generó un daño para la vida y la integridad de las personas, es algo que pudo prever antes de subirse al auto, pues conocía a través de diferentes campañas lo que podía ocurrir. Violó los reglamentos, los desenlaces son fatales y las posibilidades de causar la muerte o lesiones personales son casi seguras”, dijo el representante del ente investigador.

Pero la juez concluyó otra cosa. Para ella, la Fiscalía expuso una argumentación en la que deja entrever que dejar a una persona como Salamanca en libertad es enviarle un mensaje equivocado a la sociedad.

En su criterio, el ente acusador confunde la medida de aseguramiento con los fines de la pena. “Aquí no estamos haciendo una valoración de la pena sino de la medida de aseguramiento”, reiteró.
 
La juez recordó, en tono irónico, que la Fiscalía pretende una medida de aseguramiento con la que "se protegería a la sociedad" -ya que Salamanca sería un peligro para la comunidad-, pero luego se preguntó: ¿De qué se quiere proteger a la sociedad?
 
Y continuó: “Hay un aspecto en estas diligencias y es que al señor Salamanca ya se le restringió conducir vehículos puesto que se le quitó la licencia de conducción y sabemos que desde el punto de vista administrativo ya se hizo eso”.

"¿Será que la Fiscalía considera que esta persona va a seguir embriagado para ir a matar personas en un vehículo?", cuestionó la juez, quien aseguró que “no se demostró que esta persona haya tenido la costumbre de salir embriagado a afectar a la sociedad”.
 
La funcionaria aseguró que aunque no justifica el episodio en el que terminaron muertas las personas que estrelló el joven en estado de embriaguez, sí considera justo que Salamanca no vaya a una cárcel por ahora, entre otras cosas, porque no tiene antecedentes judiciales. “Esto no significa impunidad y el proceso continúa en las etapas correspondientes, con todos los rigores del código penal para que la persona responda”.

La Fiscalía apeló la determinación de la juez, y en las próximas horas se conocerá la decisión final.

La imputación de la Fiscalía


“Antes de subirse a su carro había estado consumiendo tequila en una fiesta. Medicina Legal estableció que tenía grado 3 de alcoholemia. En el levantamiento topográfico se observa que no realizó ningún acto para evitar el accidente, pues no existe huella de ninguna frenada. Realizó un comportamiento en el cual poco le interesaron los bienes jurídicos”, señaló el fiscal.

El representante del ente acusador le indicó a Salamanca que él sabía sobre el riesgo que representaba manejar un vehículo por una zona residencial en estado de embriaguez, y además, a una velocidad que prácticamente triplicó la establecida para la vía, que era apenas 40 kilómetros por hora.

El fiscal explicó que a Salamanca se le imputó el delito de homicidio con el agravante de dolo, porque se considera que él sabía lo que podía ocurrir antes de cometer la conducta y no quiso evitarlo.

Durante la imputación se conoció que Ana y Diana murieron tras padecer varios traumas en sus cuerpos. También se estableció que Cangrejo, el taxista que transportaba a las dos mujeres fallecidas, presenta graves lesiones como trauma cerrado de tórax, contusión renal, paraplejia de miembros inferiores, entre otras afectaciones.

Por los delitos imputados Salamanca podría enfrentar una pena de entre 17 y 37 años de cárcel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.