Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/05/02 00:00

"La ley de garantías podría trancar la reelección"

El presidente del Senado, Hernán Andrade, en diálogo con SEMANA dijo que los verdaderos obstáculos al referendo vendrán después de que salga del Congreso. Advierte que no está de acuerdo con algunas jugadas sucias para sacarlo adelante.

Hernán Andrade, presidente del Congreso

El referendo para la reelección del presidente Álvaro Uribe está en el Senado a la espera de su último debate. Y, a no ser que pase algo completamente inesperado, debe ser aprobado por la aplanadora uribista esta semana. En ese momento, el presidente del Senado, el conservador Hernán Andrade, tiene que tomar una decisión que puede llegar a significar la vida o la muerte de esta iniciativa.

Como el Senado está aprobando un texto distinto al que avaló la Cámara -el Senado permite la reelección para 2010, y la Cámara, para 2014-, la ley del referendo debe ir a conciliación entre las dos corporaciones, y el presidente de la Cámara, Germán Varón, ya anunció que si el Senado cambia la pregunta del referendo, él hará lo posible para que la ley se hunda en la fase de conciliación.

Ante tal encrucijada, los uribistas han ventilado dos salidas. La primera, recusar a Varón por haber anticipado que no apoyará la conciliación. Y la segunda, que es en la que puede incidir directamente Hernán Andrade, es ponerle freno al proceso, esperar a que Varón termine su período como presidente de la Cámara, y después nombrar y poner a funcionar la comisión de conciliación.

Andrade, en diálogo con SEMANA, descarta ambas salidas porque, entre otras, considera que Varón no se le atravesará en el camino al referendo. Y más bien revela que la verdadera dificultad para la reelección estará en instancias venideras, distintas al Congreso.

SEMANA: ¿Por qué el referendo no se debatió en plenaria de Senado la semana pasada, como estaba previsto?

Hernán Andrade: Por las discusiones entre los ponentes y la divergencia de criterios entre los senadores conservadores Eduardo Enríquez y José Darío Salazar. Enríquez respaldaba la posibilidad de la reelección en 2010, y Salazar, en 2014, como lo planteó la Cámara. Sin embargo, las diferencias están superadas. Con excepción del senador Ómar Yepes, quien pidió una dispensa para oponerse, en la plenaria del 6 de mayo los conservadores cerraremos filas alrededor del referendo.

SEMANA: ¿Quién concilió esa diferencia? ¿El ministro Fabio Valencia?

H.A.: En las dos reuniones de los ponentes conservadores con el Ministro del Interior se trataron temas que fueron más allá de las fechas de la reelección. Se hizo un debate profundo acerca de la posición del partido ante la conveniencia de un tercer período, y llegamos a un acuerdo para, eventualmente, respaldarlo en 2010.

SEMANA: La ley de garantías establece que, si quiere lanzarse a una nueva reelección, el Presidente deberá anunciar su candidatura seis meses antes de las elecciones. Según eso, el referendo debería ir a las urnas antes del 30 de noviembre ¿Alcanza el tiempo?

H.A.: Esa preocupación ha dado vueltas desde hace un mes, cuando el ex presidente Pastrana envió una carta al partido cuestionando el tema de garantías. El Presidente no puede anunciar su candidatura sino cuando se vote el referendo, lo cual tendría que ser antes de noviembre. Este tema tiene que ser estudiado.

SEMANA: ¿Hay algún concepto jurídico al respecto?

H.A.: Sí. Y según él, tendríamos que hacer una ley estatutaria para cambiar ese aspecto de la ley de garantías, que pone la reelección en una dificultad muy grande. No obstante, no hay tiempo en esta legislatura. Si no se hace un acuerdo político sobre la equidad de las campañas presidenciales, la ley de garantías podría trancar la reelección. Esa es la discusión que seguirá después del 15 de mayo, cuando está previsto que el referendo salga del Congreso.

SEMANA: El presidente de la Cámara, Germán Varón, ha dicho que si el Senado cambia la pregunta del referendo y aprueba que Uribe se pueda reelegir para 2010, hará todo lo posible para que el referendo se hunda en la conciliación entre Cámara y Senado. ¿Cómo ve usted esa conciliación con la Cámara?

H.A.: Respeto la dignidad de la Cámara, que es libre, soberana y rebelde. Para evitar la conciliación, intenté que el Senado aprobara el texto sin ningún cambio. Sin embargo, la mayoría de senadores prefirió cambiarlo y posibilitar la reelección en 2010. Hoy el único camino para el referendo en el Congreso es la conciliación. Y aunque es aparentemente difícil, terminará por resolverse. La Cámara terminará aprobando el texto del Senado.

SEMANA: Una salida que suena entre los uribistas es recusar al presidente de la Cámara, Germán Varón, por haberle dicho a esta revista que el referendo no pasará en la conciliación...

H.A.: Pensar en recusar a Varón por anunciar una posición política es de mal gusto. Entonces también habría que recusarme a mí, por haber dicho que soy uribista. Creo que lo que hará Germán Varón es expresar la voluntad de su partido y de la Cámara. Una jugada como la de recusarlo podría dañar en la Corte Constitucional el trámite del referendo.

SEMANA: Algunos uribistas dicen que, para no someterse a la conciliación, lo mejor sería esperar hasta julio, cuando se cambiará al presidente de la Cámara y el nuevo podría facilitar la conciliación...

H.A.: Para que eso suceda, yo tendría que demorarme dos meses en nombrar los conciliadores de Senado, y eso no tiene presentación. Por nada del mundo voy a encajonar el proyecto de aquí a julio. Prefiero someterme al riesgo de la conciliación.

SEMANA: ¿Que pasará con su partido, que tiene ya varios candidatos presidenciales, si el referendo sale bien librado?

H.A.: Hoy hay diferencias sobre tener candidato propio o apoyar al presidente Uribe desde ya. Creo que el partido va a terminar uniéndose en torno al referendo. El otro punto de divergencia es la consulta popular para elegir al candidato. Hay conservadores, como Carlos Holguín, Weimar Delgado y yo, que creemos que tal consulta se debe hacer después de la votación del referendo. Sin embargo, ya hay una fecha fijada para hacerla: el 27 de septiembre.

SEMANA: ¿La división azul es entre quienes respaldan a Andrés Felipe Arias y defienden la consulta, y los que apoyan una eventual candidatura de Noemí Sanín?

H.A.: No creo que ella se vaya a conservatizar metiéndose al partido. Aclaro que no soy su vocero, pero ella tiene bases independientes y está en capacidad de recoger electores de diferentes orillas. En cuanto a las diferencias en el partido, estas son entre quienes quieren hacer la consulta en septiembre y los que apoyamos que se haga después del trámite del referendo. ¿Para qué hacer una consulta que, si Uribe se lanza, puede ser inocua?

SEMANA: Con escándalos como el de las 'chuzadas' del DAS, ¿sigue siendo tan uribista?

H.A.: Apoyo al Presidente, pero estamos ante un ataque frontal a la justicia, a la libertad y a la libre expresión. El escándalo de las 'chuzadas' evidencia un Estado que incumple sus deberes y no garantiza derechos fundamentales a los ciudadanos. No he programado el debate porque el Fiscal y el Procurador me han dicho que no irán al Congreso mientras no terminen sus investigaciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.