Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2011 12:00:00 AM

"La liberación se hizo con despeje"

El exministro Fernando Londoño, uno de los críticos más duros del gobierno, cuestiona las liberaciones y niega que haya un 'Coffee Party'.

MARÍA JIMENA DUZÁN: ¿Acepta que le digan que usted es el jefe del antisantismo?

FERNANDO LONDOÑO:
No soy antisantista. Soy un periodista y un crítico de la vida nacional, que dice las cosas como las siente. A los amigos les conviene más que les digan la verdad y no que los engañen ni los ensalcen los que han sido sus peores enemigos.

M.J.D.: ¿A quiénes se refiere?

F.L.:
Pues a todos los periodistas que se opusieron a él ferozmente en la campaña. Y que conste que no es nada personal.

M.J.D.: ¡Pero si usted no está de acuerdo con casi nada de lo que ha hecho el gobierno Santos!

F.L.:
Usted confunde el sentido de la crítica con el 'anti'. Sí creo que el presidente Santos debió ser más claro en temas fundamentales. Si iba a ser el íntimo y mejor amigo personal de Chávez nos lo ha debido decir. Pensamos que este gobierno iba a ser liberal y democrático. Liberal en el sentido pleno del término. Mire que yo soy liberal…

M.J.D.: Perdón, un paréntesis: ¿El conservador Fernando Londoño es ahora liberal?

F.L.:
¡Pero claro! Yo soy liberal en el sentido europeo. Y desde esa perspectiva, la amistad con Chávez es desconcertante porque es un dictador que tiene prisioneros políticos, que mantiene campamentos de las Farc, que se está armando para atacar a Colombia, salvo que usted me diga que esas armas son para atacar a Aruba.

M.J.D.: Pero tampoco está de acuerdo con la ley de tierras, emblema de este gobierno.

F.L.: En eso también faltó claridad, porque no fue una propuesta de su campaña. Como tampoco lo fue la ley de víctimas ni lo de Baltasar Garzón.

M.J.D.: ¿Tampoco le gusta la ley de víctimas?

F.L.: ¡Pues claro que no! El problema de las víctimas ya lo tenía resuelto el gobierno Uribe. Se tenían los fondos para atender a las víctimas que iban a ser reparadas. Pero vino esta ley que es un movimiento político que desbarata todo lo que estaba montado y que nos lanza a una aventura fiscal.

M.J.D.: ¿A que se refiere con "movimiento político"?

F.L.:
Pues porque es por darle gusto al Partido Liberal.

M.J.D.: ¿Usted cree que el presidente está proponiendo esa ley solo por oportunismo con un partido que perdió las elecciones?

F.L.: No tengo ninguna duda. Si el presidente Santos hubiera querido solucionar el problema de las víctimas, lo habría podido hacer con los instrumentos que recibió del gobierno pasado. Y si lo que se quiere es quitarles las tierras a los bandidos, en lo que creo que nadie está en desacuerdo, ¿por qué no aplican la Ley de Extinción de Dominio?

M.J.D.: Porque eso tampoco ha funcionado. A pesar de que sí se aumentaron los bienes incautados, la ley fue letra muerta en el gobierno Uribe.

F.L.:
Pero la culpa no es de la ley. Lo que pasa es que se la entregaron a un bandido para que la aplicara en la Fiscalía. A un tal señor Iguarán.

M.J.D.: ¿Le está diciendo "bandido" al exfiscal Iguarán?

F.L.:
Si quiere quítele lo de bandido. Fue un fiscal que le incumplió al país. Los bandidos que lo acompañaron en la Fiscalía paralizaron el proceso. Antes de que me tumbaran en el Ministerio, el propósito era llegar a un millón de hectáreas que les íbamos a quitar a los bandidos. Cuando yo salí, ya teníamos sentencias por 150.000 hectáreas incautadas y bienes por más de dos billones. Y todo eso se paralizó. Yo me pregunto por qué.

M.J.D.: ¿"Antes de que lo tumbaran"? ¿Quién lo tumbó?

F.L.: Como diría el filósofo Andrés López: deje así…

M.J.D.: ¿Está de acuerdo con que se reabra nuevamente un proceso de paz con las Farc?

F.L.: Desde luego que no. La propuesta llegaría en un pésimo momento. El ejército no quiere combatir a las Farc por la persecución que le tiene casada la Fiscalía. Eso ha permitido que las Farc saquen las uñas. Pero, además, hemos vuelto a los despejes en estas liberaciones de esta semana.

M.J.D.: ¿Despejes?

F.L.: En estas liberaciones se ha pactado un despeje en el triángulo que hay entre Villavicencio, Florencia e Ibagué. Se ha establecido que durante 36 horas el ejército estará acuartelado en esa zona. ¿Eso no es un despeje? Quiero saber cuál va a hacer la voltereta que habrá que hacer para lograr una negociación distinta a la que se hizo con las AUC. ¿Será que Cano y compañía van a terminar en la cárcel con el riesgo de que sean extraditados?

M.J.D.: Supe que está escribiendo un libro sobre la parapolítica. Me imagino que es una defensa de los parapolíticos.

F.L.: Estoy escribiendo sobre casos puntuales, como el de Mauricio Pimiento, como el de Mario Uribe y el de Carlos García, entre otros. Ellos fueron víctimas de una vil arremetida de la Corte contra el Congreso. Un Congreso que yo llamé 'Congreso Admirable', porque sacó la plataforma más audaz sin darle a nadie un puesto ni un contrato. En términos generales yo creo que en el Congreso hay una gente seria y que no es una partida de delincuentes. Pero como la Corte Suprema tiene unos pecados mafiosos que no ha querido explicar resolvió defenderse atacando de manera vil.

M.J.D.: Deduzco que para usted la parapolítica es un problema que en realidad no existe.

F.L.: No, señora. Yo diría que existe en unas dolorosas dimensiones muy reducidas que la Corte Suprema magnificó en contra del Congreso para que el país se olvidara de sus pecados.

M.J.D.: Usted ha sido un crítico acérrimo de la gestión de Edgardo Maya en la Procuraduría. ¿Tiene presentación cuestionar a quien lo sancionó?

F.L.: Una vez, una sola vez lo hice en mi columna de El Tiempo. Me hicieron una crítica y la entendí.

M.J.D.: Pero en la emisora sí lo hace casi todos los días…

F.L.: En la emisora, sí. Pero lo hago para referirme a la podredumbre que tenía en la Procuraduría. El hecho de que me haya impuesto una sanción no me inhabilita para cuestionar lo que hizo mal.

M.J.D.: Ahora tiene un procurador amigo. ¿Intervino usted en la elección de Alejandro Ordóñez?

F.L.: Pero, María Jimena, ¡cuántos consejeros de Estado conozco! ¿Usted cree que tengo el poder para haber podido ternar en el Consejo de Estado a Alejandro Ordóñez?

M.J.D.: Pues eso dicen.

F.L.:
¡Pero con qué poder podría yo imponer a Ordóñez! Si tengo dos pleitos en el Consejo de Estado contra las condenas que me impuso Maya y ni siquiera sé quiénes son los ponentes.

M.J.D.: ¿Cuándo va a devolver las acciones de Invercolsa?

F.L.:
Hace diez años he propuesto devolverlas con la sola condición de que Ecopetrol devuelva lo que recibió por ellas. Propuse un Tribunal de Arbitramento, pero Juan Antonio Urdinola dijo que me iba a meter a la cárcel. Me juzgó la Fiscalía de Gómez Méndez, no propiamente una fiscalía amiga, y me ha absuelto seis veces, diciendo que yo sí era un trabajador de Invercolsa. Mi propuesta a Ecopetrol fue la siguiente: tome las acciones y devuélvame la plata. Usted comprenderá que necesito la plata para pagar el préstamo que contraje para comprar las acciones. El acuerdo lo aprobó la junta directiva de Ecopetrol, pero el entonces presidente Samper dijo que primero la muerte antes que hacer un acuerdo con quien era el abogado de Fernando Botero en el proceso 8000. La segunda propuesta también fue aprobada y nunca ejecutada.

M.J.D.: ¿No tiene ningún remordimiento de la forma como las compró? Usted se hizo pasar por un trabajador cuando en realidad no lo era.

F.L.: Yo sí fui trabajador de Invercolsa. Las acciones valían 40.000 millones de pesos y compré el 20 por ciento de tales acciones. ¿Sabe cuánto valen hoy? No valen menos de un billón de pesos. Soy el único condenado por enriquecer al Estado. El único pecado que cometí fue el de la soberbia. Desafié demasiados intereses.

M.J.D.: ¿Es en esta casa donde se hacen las cumbres de la ultraderecha de este país?

F.L.: Y, según usted, ¿quiénes vienen?

M.J.D.: Varios generales, excandidatos a la Presidencia como Arias, Yamhure, José Obdulio…

F.L.: Mire, creo que no sé dónde vive José Obdulio. Lo oigo al aire, cuando va a la Hora de la Verdad. Yamhure trabaja conmigo en la emisora. Y aquí cerca vive el general Mora, con quien soy muy cercano. Pero no sé a qué reuniones se refiere .

M.J.D.: A las que hace el Tea Party Colombiano, o sea, nuestro Coffee Party. Dicen que usted es el ideólogo del uribismo…

F.L.: Pero si al expresidente Uribe lo he visto tres veces desde que dejé el Ministerio y de ellas solo una fue en mi casa. Quienes sí vienen son las esposas de los militares que le han servido al país y que están presos por testigos al estilo de Pitirri. Yo soy su paño de lágrimas.

M.J.D.:¿Pero esos capitanes no están acaso presos por abusos en materia de derechos humanos?

F.L.: Claro que no. Yo no digo que no existan casos aislados. Pero la mayoría se trata de oficiales que están presos, víctimas de unos perros rabiosos que los persiguen desde la Fiscalía.

M.J.D.: O sea que Fernando Londoño es en realidad un ángel.

F.L.:
No soy el demonio que mis contradictores pintan. Aunque no lo crea, soy más bien un hombre pacífico.

M.J.D.: ¿Se arrepiente de haber votado por Santos?

F.L.: Desde luego que no. Pero sigo esperando que revise sus errores antes de que sea demasiado tarde, y confío en que lo hará.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.