Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1999/02/15 00:00

LA LUCHA ANTINARCOTICOS NO ES NEGOCIABLE

SEMANA entrevisto en exclusiva a la secretaria de Estado norteamericana, Medeleine Albright, <BR>en Washington.

LA LUCHA ANTINARCOTICOS NO ES NEGOCIABLE

En su primera entrevista con un medio colombiano la señora Albright habló de las relaciones
bilaterales, la guerra contra el tráfico de drogas y el recién iniciado proceso de paz en Colombia.
SEMANA: ¿'Existe' Colombia en la agenda internacional de Estados Unidos?
Madeleine Albright: Colombia es un país muy importante en la agenda internacional de Estados
Unidos. El hecho de que el presidente Pastrana haya realizado dos visitas a la Casa Blanca desde su
elección demuestra que él y Colombia no se limitan a 'existir' en nuestra agenda internacional. Hay una
cantidad de temas clave de interés común tanto en el campo bilateral como en el multilateral.
SEMANA: ¿Como cuáles?
El tráfico de drogas, el lavado de dinero, el contrabando, son todos temas que afectan nuestros dos países.
Los temas de comercio e inversión, el apoyo al esfuerzo de Colombia para realizar la paz y proteger los
derechos humanos también son esenciales. Su país ha jugado un papel vital en el proceso que ha conducido a
la cumbre de las Américas y en la creación de un área hemisférica de libre comercio, todo lo cual sitúa a
Colombia en el primer renglón de nuestra agenda conjunta.
SEMANA: ¿En qué lugar se encuentra el problema del narcotráfico dentro del orden de prioridades de
Estados Unidos en materia de seguridad nacional?
M.A.: El consumo de drogas y el perjuicio que éste le causa a la sociedad norteamericana sigue siendo
una de las mayores preocupaciones de Estados Unidos.La reducción del tráfico de drogas ilegales hacia
Estados Unidos es un objetivo principal de seguridad nacional de la administración Clinton. La importancia de
esta tarea es tan grande que no puede sobreestimarse y no disminuirá hasta que haya desaparecido la
amenaza que representa el comercio de narcóticos para nuestra seguridad nacional y nuestra salud
pública.
SEMANA: ¿Es aún el problema de la droga la primera prioridad en las relaciones de Estados Unidos con
Colombia?
M.A.: Estamos de acuerdo con el presidente Pastrana en que nuestra relación bilateral tiene que ampliarse
para discutir más que los meros asuntos de lucha antinarcóticos. Ya hemos realizado progresos en ese
sentido puesto que hemos iniciado intercambios con el gobierno colombiano sobre una amplia gama de
temas de interés común, incluyendo el comercio y la inversión, la lucha antinarcóticos, el desarrollo
económico, la protección del medio ambiente y el proceso de paz. Sin embargo, teniendo en cuenta que 80
por ciento de la oferta mundial de cocaína es cultivada, procesada o transportada por Colombia y que entre el
50 y el 70 por ciento de la heroína consumida en la costa este de Estados Unidos es de origen colombiano,
seguimos viendo el tráfico de narcóticos como una amenaza para la seguridad nacional de ambos países.
A medida que se amplía nuestra relación bilateral, esperamos que nuestra cooperación antinarcóticos se
expanda y se intensifique. No nos proponemos reducir el énfasis de la lucha antinarcóticos en nuestras
relaciones con Colombia, sino ampliar el diálogo bilateral para que incluya toda la gama de asuntos
importantes para ambos países.
SEMANA: Más allá de este tema, ¿qué otros asuntos son importantes para Estados Unidos en relación con
Colombia?
M.A.: Cuestiones como el apoyo al proceso de paz, el comercio y la inversión, la protección de los derechos
humanos y la ayuda humanitaria son centrales en nuestras relaciones. Durante la visita oficial del 28 de
octubre a Washington el presidente Pastrana y el presidente Clinton iniciaron consultas acerca de un
tratado bilateral de inversiones, Estados Unidos constituyó un consejo de comercio e inversión para la
región andina, discutieron modalidades para incrementar la cooperación en materias aduaneras y para
proteger el medio ambiente, acordaron trabajar para la implantación de un régimen de cielos abiertos.
Ambos gobiernos firmaron acuerdos en virtud de los cuales Estados Unidos suministrará apoyo en las
áreas de desarrollo alternativo, protección de los derechos humanos, asistencia al sector financiero,
protección ambiental y educación para favorecer el medio ambiente, comercio y actividad antinarcóticos.
SEMANA: Existe información de que Estados Unidos está considerando la posibilidad de modificar su
estrategia de erradicación de las drogas cambiando el control químico por el biolóico. ¿Qué tan cercana es esta
posibilidad?
M.A.: Creemos que el programa colombiano de erradicación aérea mediante el uso de herbicidas químicos es
muy efectivo y continuaremos apoyándolo. Se están llevando a cabo investigaciones interesantes bajo el
auspicio de las Naciones Unidas en el área del control biológico de cultivos ilícitos. Estos trabajos
muestran algún potencial de aplicación en el esfuerzo por controlar cultivos de coca y amapola. Se requiere
aún la realización de investigaciones y pruebas adicionales para determinar la efectividad de este enfoque.
Cada país tomará soberanamente su decisión de iniciar, o no, un programa de control biológico de cultivos
ilícitos.
SEMANA: ¿Qué tan distante considera usted el momento en que el tema de la legalización de las drogas
adquiera una posición importante en la agenda política de Estados Unidos?
M.A.: La inmensa mayoría de los norteamericanos cree que las drogas ilegales ejercen una influencia
peligrosa y maligna sobre la sociedad y que representan una amenaza de primera magnitud contra nuestra
salud pública y nuestra seguridad nacional. Este punto de vista está reflejado en las políticas de nuestro
gobierno. La legalización de las drogas no es un evento probable de ninguna manera dentro del futuro
previsible.
SEMANA: ¿Qué piensa usted del proceso de paz que ha sido iniciado recientemente por el presidente
Pastrana?
M.A.: Apoyamos decididamente el compromiso personal del presidente Pastrana y la elevada prioridad que le
ha conferido al proceso.Estamos preparados para apoyar el proceso de paz, inspirándonos en la
experiencia que hemos ganado en otros países que han seguido caminos similares. Lo haremos de la manera
que el gobierno colombiano considere apropiada, pero la responsabilidad del manejo y la dirección del
proceso está en manos de los colombianos.
SEMANA: ¿Cuál es el grado de compromiso que tiene Estados Unidos con el éxito del proceso de paz en
Colombia?
M.A.: Apoyamos fuertemente los esfuerzos de Colombia por crear un proceso de paz viable y estamos
listos para hacer todo cuanto esté a nuestro alcance para estimular y respaldar las conversaciones. Por su
parte, al gobierno colombiano le corresponde determinar el papel que en el proceso de paz puedan jugar
los gobiernos extranjeros o las organizaciones internacionales. Creemos que la paz es un asunto que deben
negociar los colombianos.Estados Unidos se encuentra listo para ayudar en lo posible una vez que las
partes hayan acordado un mecanismo para llevar a buen puerto la reincorporación de los grupos guerrilleros a
la vida nacional. Estados Unidos apoya el desarrollo de un proceso de paz en Colombia del mismo tipo que
los que han servido para resolver conflictos civiles en el resto del mundo. En última instancia, cualquier
proceso deberá ser creado por colombianos para Colombia.
SEMANA: ¿Qué tan influyente es la mayoría republicana en el Congreso para determinar la política de
Estados Unidos hacia Colombia?
M.A.: La administración goza de un fuerte apoyo bipartidista para llevar a cabo su política hacia Colombia.
SEMANA: El gobierno colombiano ha abierto la posibilidad de otorgarle perdón a la guerrilla y a otros actores
del conflicto interno que pueden haber cometido graves violaciones a los derechos humanos como una
forma de hacer avanzar el proceso de paz y encaminarse hacia la reconciliación nacional. ¿Cuál es la
opinión del gobierno de Estados Unidos en esta materia?
M.A.: No tenemos conocimiento de que el gobierno colombiano haya indicado que perdonará a quienes
hayan cometido graves violaciones a los derechos humanos.
SEMANA: ¿Cuál es su opinión general acerca del nuevo gobierno colombiano?
M.A.: El presidente Clinton anunció una política de 'compromiso acentuado' con Colombia durante la visita
del entonces presidente electo Andrés Pastrana a Washington en agosto de 1998. La siguiente visita del
presidente Pastrana a nuestra capital en octubre 28 resaltó aún más la mejoría de nuestra relación
bilateral. Con la administración Pastrana nuestra relación bilateral es más positiva, constructiva y vigorosa
de lo que ha sido en muchos años.
SEMANA: ¿Continuará el proceso de certificación para los países productores de drogas?
M.A.: El proceso de certificación es ordenado por una ley de Estados Unidos y se seguirá llevando a cabo
en tanto dicha ley continúe vigente. Estamos esforzándonos por lograr que el proceso genere menos
confrontaciones y sea de naturaleza más colegiada; pero seguimos creyendo que la evaluación de la
cooperación de cada país dentro del esfuerzo internacional contra los narcóticos ilegales cumple una función
útil.
SEMANA: ¿Es posible decir hoy en día que con el nuevo gobierno Colombia recibirá la certificación?
M.A.: Es demasiado pronto para especular sobre las decisiones de certificación que se tomarán este año. La
certificación de Colombia será considerada dentro del contexto de los progresos logrados frente a criterios
enunciados a comienzos de este año en el transcurso de conversaciones bilaterales. Estamos ciertamente
complacidos con el nuevo espíritu de cooperación demostrado por la administración Pastrana. Sin embargo
nuestra decisión acerca de la certificación se basará en progresos concretos obtenidos en relación con los
criterios de certificación.
SEMANA:¿Piensa usted que alguna vez recobre su visa norteamericana el ex presidente Samper?
M.A.: Ernesto Samper no puede recibir visa norteamericana en virtud de lo dispuesto en la sección
212(A)2(C) de la ley de inmigración y nacionalidad que prohíbe la expedición de visa a cualquier persona que
haya ayudado o alentado a narcotraficantes. Esa restricción para el otorgamiento de visas es un rasgo
permanente de nuestra ley, y no quisiera entrar a especular acerca de la posibilidad y de las condiciones
en las cuales se podría omitir.
SEMANA:¿Tienen usted o el presidente Clinton planes de visitar a Colombia?
M.A.: En el momento el presidente Clinton no tiene pensado visitar a Colombia. Sin embargo el secretario de
Defensa Cohen visitó a Colombia en noviembre para la reunión de Ministros de Defensa de las Américas que
tuvo lugar en Cartagena. Yo, por mi parte, espero visitar a Colombia en el momento adecuado.
SEMANA:Varios congresistas republicanos han criticado públicamente la reunión en Costa Rica entre un
representante de la administración Clinton y las Farc...
M.A.: El gobierno colombiano nos solicitó que nos reuniéramos con una delegación de las Fuerzas
Armadas Revolucionarias de Colombia. Tras evaluar de qué manera esto podría contribuir a una resolución
pacífica del conflicto armado en Colombia y cómo nos podría ayudar a abordar el caso de los ciudadanos
estadounidenses desaparecidos en Colombia, decidimos acceder a la solicitud. A mediados de diciembre un
funcionario de nivel medio del Departamento de Estado se reunió en Costa Rica con representantes de las
Farc, reunión a la que también asistieron representantes del gobierno colombiano.Debo enfatizar que Estados
Unidos participó en la reunión para demostrar su apoyo al proceso de paz en Colombia, para presionar a las
Farc a rendir cuentas sobre los ciudadanos norteamericanos secuestrados en Colombia, para instarlos a
poner fin a sus ataques contra ciudadanos y empresas estadounidenses y para comunicarles que los
esfuerzos antinarcóticos bilaterales entre Estados Unidos y Colombia, incluyendo la fumigación aérea, no son
negociables y continuarán.Esta reunión no representa cambio alguno en la política estadounidense. Al
contrario, aprovechamos esta reunión para comunicar claramente nuestra política a todas las partes
involucradas. En este sentido, la reunión fue útil.
SEMANA: Hace dos semanas Manuel Marulanda, líder de las Farc, realizó declaraciones muy severas
en contra de Estados Unidos. ¿Tiene alguna respuesta oficial al discurso que efectuó Marulanda en la
inauguración de las mesas de negociación entre el gobierno colombiano y las Farc?
M.A.: Nos decepcionó el hecho de que el líder de las Farc no diera personalmente su discurso hace
dos semanas en San Vicente. El discurso, leído por otro miembro de las Farc, ventiló muchas de las quejas
de esta organización y formuló una serie de acusaciones contra Estados Unidos.Rechazamos estas
acusaciones. Sin embargo no debemos olvidar que al margen de lo que dijeron las Farc, lo importante es que
las conversaciones de paz se iniciaron con su participación. Apoyamos el proceso de paz en Colombia,
deseamos que tenga éxito y pensamos que la parti cipación de las Farc en el mismo es fundamental.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.