Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/30/2013 12:00:00 AM

¿La movida irregular de Iván Moreno?

Semana.com revela la extraña carta del exsenador en la cual niega haber ingresado de manera irregular a otro pabellón de La Picota.

Hace varios días fuentes del denominado pabellón de la parapolítica de la cárcel La Picota, en Bogotá, donde hoy se encuentran varios sindicados en el proceso por el ‘carrusel de la contratación’, le contaron a Semana.com que en el interior de ese penal había revuelo por una investigación interna que se adelantaba allí por el presunto desplazamiento irregular del exsenador Iván Moreno a otro pabellón.

Según la información, Moreno salió presuntamente el viernes anterior -como Pedro por su casa- y recorrió cerca de 400 metros desde el pabellón 15 conocido como ERE Sur, donde se halla recluido, hasta el patio 11 de funcionarios públicos. Allí se encuentran decenas de condenados y sindicados que son o fueron servidores del Estado.

Moreno habría llegado hasta ese lugar, violando normas penitenciarias y con la complicidad de la guardia, con un objetivo claro: visitar al exsecretario de Salud de Bogotá Héctor Zambrano Rodríguez, quien se encuentra en ese pabellón después de que un fiscal lo envió allí por las supuestas irregularidades presentadas en su administración en la entrega de un millonario contrato de ambulancias del que él se habría beneficiado.

En La Picota aseguran que esa visita se habría presentado porque Moreno estaría interesado en que Zambrano no negocie con la Fiscalía un eventual principio de oportunidad donde, a cambio de beneficios jurídicos, cuente la verdad a la justicia de actos de corrupción ocurridos en la administración de Samuel Moreno y de los que él habría hecho parte.

¿Médico en acción?

La dirección del INPEC, que se enteró parcialmente del asunto, ordenó una investigación este jueves en la que busca establecer la veracidad del desplazamiento irregular de Moreno.

Mientras ello sucede, Semana.com conoció una carta (ver escrito) enviada por el exsenador al director de La Picota en la cual niega haber entrado al pabellón donde se encuentra el exsecretario Zambrano y asegura: “Por solicitud de varios funcionarios del INPEC quienes manifestaron la urgencia de atención de la hija de una dragoneante quien se encontraba en falla renal por infección intrahospitalaria y su vida en peligro, intervine para buscar el traslado oportuno de la niña”.

Moreno, médico titulado, cuenta que “le comenté a un alto funcionario de Saludcoop y al exsecretario de Salud del Distrito en el puesto de control de acceso del pabellón de funcionarios públicos. Luego el viernes pasado mientras me dirigía para la oficina jurídica con el guardia que me acompañaba se encontraba el exsecretario en la parte exterior y le manifesté al dragoneante si podía entregarle la copia de un oficio radicado ante usted. Procedí a entregarlo en la zona de control para el ingreso y me demore máximo 2 minutos. No ingrese ni al patio ni a la zona externa del patio”, asegura Moreno.

El rompecabezas inconcluso


Pero hay algo que no cuadra. El presunto traslado irregular de Moreno se habría presentado el viernes anterior y, sin embargo, la carta en la cual explica el episodio tiene fecha de abril 8 de 2013. Quienes conocen la misiva no se explican la diferencia en las fechas y creen que el exsenador Moreno en su afán por defenderse se habría equivocado en las mismas.

Otro detalle que llama la atención es que Moreno nunca menciona el nombre de la hija ni el de la dragoneante que supuestamente ayudó. Tampoco es fácil de entender por qué una funcionaria de la guardia acudió a Moreno a pedirle ayuda, algo que no tiene mucha presentación porque la cárcel cuenta con un servicio médico.

El caso no es de poca monta. Se trata de un aparente hecho irregular que no solo viola las normas penitenciarias, sino que ponen en riesgo la vida de los internos. En el caso de Iván Moreno, su reclusión en el pabellón especial de la parapolítica contiene un elemento de seguridad especial para proteger su identidad. “¿Usted se imagina lo que puede ocurrir si alguien llega a agredir al exsenador Iván Moreno?”, se pregunta un interno que habló con este medio.

El caso entra por ahora en una etapa de investigación y se espera a que en los próximos días se conozca el resultado de la misma. De ser positiva podrían verse en problemas la guardia de ese penal que habría consentido el desplazamiento, mientras que el exsenador estaría en serios problemas que terminarían en un traslado de penal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.