Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/18/1994 12:00:00 AM

LA NOVIA DIJO NO

En la búsqueda de la Vicepresidencia, Andrés Pastrana trató de casarse por amor pero, ante el rechazo de su enamorada, le tocó casarse por conveniencia.

SI ALGUNA VEZ HA EXISTIdo una novia cortejada con asiduidad, fue Noemí Sanín la semana pasada. Durante los ocho días que duró el suspenso, la chismografía, las intrigas y las presiones para definir quiénes iban a ser los candidatos a la Vicepresidencia, la protagonista central fue, sin duda, la que no quedó.
Prácticamente todas las vacas sagradas de Colombia llamaron a Noemí la semana anterior. La mitad para rogarle que aceptara la Vivepresidencia. La otra mitad para rogarle que no lo hiciera. Porque si algo quedó totalmente claro después de la Convención Liberal es que el binomio Samper-De la Calle alteró la ecuación política que existía hasta el día anterior. Samper y De la Calle habían salido bien librados de la consulta liberal, pero el anuncio de que iban a ir en llave produjo una especie de milagro. El liberalismo, que se veìa vulnerable hasta ese momento, apareció súbitamente como imbatible. Y Andrés Pastrana, que para muchos parecía imbatible, comenzó a aparecer muy vulnerable.
En esas condiciones, los dos bandos llegaron a la misma conclusión: la única forma segura de que Andrés ganara era que su candidata a la Vicepresidencia fuera Noemí Sanín. Todas las otras alternativas tenían algún riesgo. De lo que decidiera la Canciller podía depender no sólo quién será el próximo Presidente de la República, sino quién podìa serlo en 1998.
Por eso en este país, donde últimamente se ha hablado tanto de acoso sexual, Noemí fue objeto del mayor grado de acoso político de que se tenga memoria en la historia reciente. En términos generales, todos los conservadores y todos los militantes de la Nueva Fuerza Democrática necesitaban que aceptara. Al mismo tiempo, todos los liberales cruzaban los dedos para que dijera que no.
Esto en lo que se refiere a las elecciones de mayo. Pero los aspirantes para el pròximo cuatienio también estaban pendientes. Porque si Noemí le aceptaba a Andrés Pastrana, quedaba inhabilitada como candidata para 1998. Y aun cuando Colombia es un país machista y hasta hace poco casi nadie creía en la posibilidad de una mujer presidenta, las cifras de popularidad de la actual Ministra de Relaciones comenzaron a neutralizar a algunos escépticos. En encuestas, ella cuenta hoy con el 85 por ciento de opinión favorable, cifra que no llegó a tener ni siquiera Luis Carlos Galán. Es altamente probable que aunque estos niveles desciendan de ahora en adelante, sean siempre superiores, de lejos, a los de sus posibles rivales en el Partido Conservador.
Por tanto, si bien es imposible pronosticar cualquier cosa en política a cuatro años, lo que se ve difícil es que se le pueda barajar la candidatura conservadora a Noemí Sanín en 1998, pues, al igual que Belisario Betancur y Andrés Pastrana, tiene la ventaja de contar con más votos que los de su propio partido. Por esto los aspirantes liberales para 1998 estaban tal vez más interesados que los propios conservadores en que aceptara la candidatura a la Vivepresidencia para inhabilitarla.

SEDUCCION COLECTIVA
El acoso a Noemí comenzó la semana antepasada en un almuerzo con Ernesto Samper. Este le disparó al ego diciéndole que una figura de la talla de ella cometería un enorme error aceptando cualquier cosa por debajo de una candidatura. Por otro lado, le insinuó, no muy sutilmente, que existían dudas jurídicas sobre si un Ministro en ejercicio podía ser candidato a la Vicepresidencia.
Pero las presiones en firme comenzaron el lunes de la semana pasada cuando Andrés Pastrana, quien aspiraba a que De la Calle fuera su vivepresidente, se dio cuenta de que esto era un imposible. Ese mismo día por la tarde, la Canciller recibió una visita de Luis Alberto Moreno. Este le manifestó que no estaba en capacidad de hacer ofrecimientos, pero que le interesaba intercambiar opiniones sobre el tema. Conversaron durante dos horas. Moreno le dijo que Andrés y ella serían la fórmula ganadora segura. Noemí le habló de las objeciones jurídicas. Pero más que todo le argumentó que por lealtad con el Presidente se sentía incapaz de dejarlo colgado de la brocha en la mitad de su campaña por la Secretaría de la OEA. Como no se llegó a ningún acuerdo, se propuso una reunión con Andrés para el día siguiente.
Tan pronto Moreno se retiró del despacho, la Canciller decidió solicitarle un concepto jurídico a dos de sus asesores en la cancillería y a un magistrado amigo suyo. Todos coincidieron en que la situación jurídica no estaba clara. Semanas atrás, el Consejo de Estado había emitido un concepto según el cual los ministros no tenían inhabilidades para ejercer la Vicepresidencia. Pero al tratarse solamente de un concepto y no de un fallo se enfrentaba a la opinión de muchos juristas calificados que creían exactamente lo contrario. Para estos existe una analogía entre la Presidencia y la Vicepresidencia. Por tanto, si para que un Ministro que aspire a la primera magistratura se le exige retirarse un año antes de la elección, lo mismo se le debe exigir para aspirar a la Viceptesidencia. Lo único cierto es que como la situación no era clara, la definición iba a ser tanto política como jurídica, como fue al final.
Con ese problema en el aire, Noemí Sanín y Andrés Pastrana almorzaron al día siguiente. Este último le hizo la oferta formal y directa, dejando entrever que era una responsabilidad de ella no abandonar a su partido ante una posibilidad de triunfo. Ella le invocó las dudas jurídicas, la lealtad a Gaviria en el tema de la OEA y le contó que los samperistas ya le habían ofrecido la Vicepresidencia antes de las elecciones y que había sido, precisamente por responsabilidad con su partido, que no aceptó.
Ese mismo día decidió hablar con el Presidente. Gaviria resumió su posición en dos puntos: en cuanto al tema de la OEA, la dejó en total libertad para no perjudicar su carrera por cuenta de él. Pero al mismo tiempo le dijo que tuviera cuidado con el tema jurídico, pues Colombia era un país de leguleyos donde era difícil independizar totalmente lo político de lo legal.
A partir de ese momonto comenzò un rosario de llamadas que no paró durante el resto de la semana. Los conservadores siempre para presionarla a que aceptara, y los liberales por lo menos para obtener confirmación de que nada estaba decidido. Una de las primeras llamadas del martes fue la del ex presidente Belisario Betancur. Con su tono encantador y su personalidad seductora, el ex mandatario intentó convencerla. Pero ella, también con su tono aún más encantador y su personalidad aún más seductora, no se dejó arrinconar.
El turno siguiente fue el de Alvaro Gómez. Este prefirió ser más práctico que encantador y, reconociendo la popularidad que tendría la fórmula Andrés-Noemí, estuvo de acuerdo con ella en que el problema jurídico era complejo.
Pero la intervención de los ex presidentes no se limitó al Partido Conservador. La Canciller también consultó con el ex presidente López Michelsen. López fue paternal y salomónico y le dijo que cualquier decisión que tomara sería buena, pero que consideraba que tenía reales posibilidades presidenciales para 1998.
El asunto iba más allá de la política y Noemí conversó también con Carlos Ardila Lulle. El industrial le aconsejó que aceptara. Según él, ninguna fórmula política podía superar la combinación de ella con Andrés Pastrana.
La cadena de presiones siguió. Jorge Cárdenas Gutiérrez, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, también se inclinó por el sí. Lo mismo hicieron los dos ministros andresistas en el gabinete, Mauricio Cárdenas y Luis Fernando Ramírez -quien terminó por aceptar-. Los ministros liberales Fabio Villegas y Rafael Pardo, por su parte, le hicieron juego a la línea oficial del partido: cuidado con el lío jurídico. Como era de preverse, el único que no llamó fue Misael Pastrana. Ante la necesidad de desvincularse de la imagen de su hijo, la llamada habría sido contraproducente. Por su parte, Samper, el más interesado en que ella no aceptara, la llamó varias veces y puso a toda su gente, particularmente a Fernando Botero, a hablar con frecuencia con Noemí para sondearla y recordarle el asunto jurídico.

Y LA FAMILIA, ¿QUE?
No menos emocionante que las contradicciones políticas fueron las familiares. Beatriz, su hermana, la llamó para decirle que no aceptara. Maristella, en cambio, le dijo que podía ser un error gravísimo no hacerlo. Dentro de su familia que es tan numerosa -13 hermanos en total- hay cuatro andresistas y hasta uno que otro samperista.
A todas estas, su mayor confidente era María Jimena Durán, la hija única de su primer matrimonio, que tiene 21 años y estudia Derecho. Ella, por su cuenta, decidió hacer un análisis jurídico sobre el polémico punto de las inhabilidades. Su conclusión: no se puede.
Todas estas presiones fueron sopesadas por Noemí Sanín la semana. Pero el viernes llegaron al punto de lo irracional. Para resumir la dimensión de la última carga de artillería, basta decir que hasta dos obispos la llamaron. Y aunque la Ministra se negó a revelar los nombres o el contenido de cualquiera de sus contactos, aceptó que altos prelados se habían comunicado con ella. Aclaró, sin embargo, que se trataba de conversaciones cordiales sin presión de ninguna clase y que ella con frecuencia habla con representantes de la Iglesia.
En todo caso, de lo que sí no hay duda es de que quien sí va a necesitar el apoyo de Dios en los próximos días es Andrés Pastrana. Una vez que la novia dijo no, el matrimonio que iba a celebrarse por amor lo fue por conveniencia. Y en un matrimonio por conveniencia la felicidad no es tan segura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?