Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/2017 11:29:00 AM

La nueva condena a Jorge Noguera

La Corte Suprema de Justicia sentenció al exdirector del DAS a 7 años, 10 meses y 15 días de prisión. También ratificó la orden de investigar al expresidente Álvaro Uribe Vélez por el escándalo de las chuzadas.

Jorge Noguera es el único funcionario del gobierno de Álvaro Uribe que ha sido obligado a renunciar dos veces a su cargo. Primero dejó la dirección del DAS en medio de un escándalo de infiltración de paramilitares en el principal órgano de inteligencia del Estado y luego dimitió de su cargo de cónsul en Milán cuando lo alcanzó el coletazo de la tormenta desatada durante su paso por la institución.

Ahora, el "buen muchacho" del expresidente acaba de ser condenado a 7 años, 10 meses y 15 días de prisión más por la Corte Suprema de Justicia, debido a su actuación en el escándalo de las chuzadas del DAS.

Puedes leer: No era tan ‘buen muchacho’

Esta también es su segunda condena.

En la primera fue sentenciado a 25 años de prisión tras ser hallado responsable de los delitos de concierto para delinquir agravado y de participar en el homicidio del profesor de sociología Alfredo Correa de Andreis, así como de la supresión de los documentos públicos relacionados con el caso.

Recomendamos: Jorge Noguera, condenado a 25 años de cárcel

Mientras que en la segunda, fue su papel como cerebro de la creación ilegal del grupo especial del Grupo Especial de Inteligencia 3 (G3), dedicado a interceptar y hacer seguimiento a los opositores del gobierno, el que le costó una nueva pena privativa de libertad.

Jorge Aurelio Noguera Cotes también fue el segundo director del DAS condenado después de que María del Pilar Hurtado fuera sentenciada a 14 años de prisión.

La nueva condena

Según la Corte Suprema de Justicia, los hechos reprochados en esta ocasión a Jorge Noguera ocurrieron entre marzo de 2003 y octubre de 2005, durante su paso por la dirección del DAS.

En la sentencia proferida el 6 de septiembre de 2017, el máximo tribunal lo acusa de haber gestionado la creación de la "organización criminal" G-3 sin justificación legal y de haber facilitado su actuación en las entrañas del DAS, en coordinación con al menos tres subdirecciones del organismo y varias direcciones seccionales a lo largo del país.

Bajo cubierto de realizar "inteligencia estratégica" destinada a mantener informado al presidente en temas de amenazas, riesgos y situaciones de relevancia que ocurrieran dentro y fuera del país, el grupo se convirtió en un órgano dedicado a interceptar y seguir a las ONG´s, periodistas y miembros de la sociedad civil considerados como opositores de gobierno.

En contexto: Las ‘chuza-DAS‘

E incluso, en ocasiones a hostigarlos a través de constantes llamadas amenazantes o del envío de coronas fúnebres y muñecas descuartizadas, además de realizar seguimiento de sus ‘blancos‘ en eventos fuera del país.

De acuerdo con el texto redactado por el magistrado Luis Guillermo Salazar Otero, al igual que durante la primera condena en su contra, en esta ocasión varios de los subordinados de Jorge Noguera ofrecieron su testimonio en contra del ex director del DAS.

Así, tanto el exdirector de inteligencia, Giancarlo Auque de Silvestri, como el antiguo asesor al que él mismo contrató, José Miguel Narváez, declararon que Noguera no sólo sabía de la existencia del G-3 sino que incluso acudió a varias reuniones, lo cual fue clave para configurar el delito de concierto para delinquir agravado por el que fue condenado.

Al parecer eran tan conocidas las funciones de este organismo al interior del DAS que el G-3 tuvo que ampliar su espacio físico para contener su nueva planta de personal y disponía de vehículos y gastos reservados para el cumplimiento de sus funciones.

Frente a estas acusaciones, Noguera se declaró durante un tiempo en rebeldía judicial por considerar que era víctima de una persecución política en 2011, pero eso no impidió que el proceso siguiera su curso a pesar del recurso de nulidad que intentó interponer posteriormente su defensa.

Te puede interesar: Jorge Noguera se declara en rebeldía judicial

Debido a la lentitud de la actuación judicial que finalizó después de 8 años, los delitos de interceptación ilegal de comunicaciones y utilización ilícita de equipos transmisores y receptores prescribieron, en tanto que el de abuso de autoridad no prosperó, lo que explica la baja condena a la que fue sometido por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.

A pesar de que consideró que la conducta agotada por Jorge Noguera fue "de extrema gravedad (...) porque desconoció su obligación constitucional de proteger a las personas residentes en Colombia (...) y adelantó sin reparo y con frialdad una "guerra política" en contra de un número considerable de personas que hacían parte de la sociedad civil", el máximo tribunal estimó que la fiscalía no dedujo agravantes genéricas por lo que ubico la pena en el cuarto mínimo posible de 7 años, 10 meses y 15 días de prisión.

Sugerimos: La Fiscalía acusa a Jorge Noguera de haber puesto el DAS al servicio de los paras

Junto con la condena penal, la corte ordenó a Jorge Noguera pagar 100 salarios mínimos legales mensuales vigentes a las víctimas Gloria Inés Flórez Schneider y Martha Cecilia Monroy Pinzon, así como a los herederos de Carlos Gaviria Díaz, Gustavo Callón Giraldo y Miguel Alberto Flórez Orozco.

Además de 50 smlmv a José Rodrigo Orozco, Víctor Albeiro Collazos, Ángel María Solano Acosta, Patricia Pinzón Rivera, a la Comisión Colombiana de Juristas y al partido político Polo Democrático Alternativo.

La compulsa de copias a Álvaro uribe

A la par de la condena emitida en contra de Jorge Noguera, la Corte Suprema de Justicia accedió a la solicitud elevada por la parte civil de expedir copias de la actuación a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes para investigar al ex presidente de la República Álvaro Uribe Vélez.

El hecho se basó en la manifestación de varias víctimas que consideraban haber sido señaladas como traficantes de derechos humanos y terroristas por el ex mandatario, calificativos que vincularon con las actuaciones delictivas del DAS.

Así como con lo expuesto por el ex asesor y subdirector del DAS José Miguel Narváez Martínez, "en cuanto que el G-3 desarrolló la inteligencia estratégica como parte de la política de seguridad democrática impulsada por la Presidencia de la República".

Cabe recordar que el abogado samario Jorge Noguera fue nombrado en la dirección del DAS a sus 39 años, a pesar de que no constaran en su hoja de vida referencias en temas de inteligencia o de seguridad alguno.

Recomendamos: Chuzadas: María del Pilar Hurtado fue condenada a 14 años de prisión

Sin embargo, lo que sí quedó evidenciado fue que Noguera fue nombrado en su puesto después de fungir como director de campaña de Uribe en el Magdalena, el único departamento de la costa en donde triunfó en 2002.

"Nombré a Jorge Noguera por su hoja de vida y su familia, he confiado en él, si hubiera delinquido me duele y ofrezco disculpas a la ciudadanía" expresó Uribe en su cuenta de twitter, después de la primera condena del exdirector del DAS. Queda por ver si en esta ocasión hará lo mismo tras la segunda sentencia en contra del que alabó en su momento como un "buen muchacho" antes de nombrarlo en el consulado de Milán.

De cualquier forma, no es la primera vez que se ordena investigar al ex mandatario por el caso de las chuzadas del DAS; en los anaqueles de la Comisión de Acusación reposa otro expediente iniciado en 2005 junto con los -cuando menos- 186 proceso adelantados en contra de Álvaro Uribe que no han prosperado a la fecha.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1854

PORTADA

Cartas explosivas en el caso del Andino

Desde la cárcel, varios de los capturados del MRP por la bomba del Centro Andino siguen urdiendo sus siniestros planes. Cartas y documentos evidenciarían la relación de esa célula terrorista con el ELN y un ex alto funcionario cubano.