Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2001/08/06 00:00

La ONU y la justicia, los derechos humanos y el Derecho Internacional

La ONU y la justicia, los derechos humanos y el Derecho Internacional

Mediante esfuerzos realizados por las Naciones Unidas, los gobiernos han concertado cientos de acuerdos multilaterales que hacen que el mundo sea un lugar más seguro y más sano y con mayores oportunidades y más justicia para todos. Este amplio cuerpo de derecho internacional y de leyes en materia de derechos humanos constituye uno de los mayores logros de las Naciones Unidas.

Derechos humanos

En la Declaración Universal de Derechos Humanos, que la Asamblea General proclamó en 1948, se establecen los derechos y las libertades fundamentales para todos, entre ellos el derecho a la vida, la libertad y la nacionalidad, a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, a trabajar, a recibir educación y a participar en el gobierno.

Esos derechos son jurídicamente vinculantes en virtud de dos pactos internacionales en los cuales son parte la mayoría de los Estados. Uno de los pactos se refiere a los derechos económicos, sociales y culturales, y el otro, a los derechos civiles y políticos. Junto con la Declaración, constituyen la Carta Internacional de Derechos Humanos.

La Declaración sentó las bases para la formulación de más de 80 convenciones y declaraciones sobre derechos humanos; entre ellas, las convenciones para la eliminación de la discriminación racial y la discriminación contra la mujer, las convenciones sobre los derechos del niño, la situación de los refugiados y la prevención del genocidio, y las declaraciones sobre la libre determinación, las desapariciones forzadas y el derecho al desarrollo.

Dado que ya ha concluido prácticamente la labor destinada a la fijación de normas, las Naciones Unidas están dedicando cada vez más atención en su labor relacionada con los derechos humanos a la aplicación de la legislación sobre derechos humanos. El Alto Comisionado para los Derechos Humanos, que coordina todas las actividades de las Naciones Unidas relacionadas con los derechos humanos, está colaborando con los gobiernos a fin de fortalecer el respeto de los derechos humanos, prevenir las violaciones de los derechos humanos e investigar los casos de abuso. La Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, órgano intergubernamental, celebra sesiones públicas en las que se examina el comportamiento de los Estados respecto de los derechos humanos. La Comisión nombra a expertos independientes —"relatores especiales"— encargados de presentar informes sobre determinadas violaciones de los derechos humanos y de examinar la situación de los derechos humanos en determinados países. La Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra dispone de un servicio de fax abierto las 24 horas del día para recibir denuncias sobre violaciones de los derechos humanos (41 22 917 0092).

Los órganos de derechos humanos de las Naciones Unidas participan en actividades de alerta temprana y de prevención de conflictos, así como en las gestiones encaminadas a erradicar las causas fundamentales de los conflictos. Algunas operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas cuentan con un componente de derechos humanos. Las Naciones Unidas realizan actividades sobre el terreno en materia de derechos humanos en 27 países o territorios.

La promoción del respeto de los derechos humanos constituye un elemento cada vez más importante de la asistencia de las Naciones Unidas para el desarrollo. En particular, se considera que el derecho al desarrollo forma parte de un proceso dinámico que abarca todos los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales, mediante el cual es posible aumentar el bienestar de todos los integrantes de la sociedad. La erradicación de la pobreza, uno de los principales objetivos de las Naciones Unidas, es un elemento esencial para el goce del derecho al desarrollo.

Derecho internacional

En la Carta de las Naciones Unidas se dispone expresamente que las Naciones Unidas han de impulsar el desarrollo progresivo del derecho internacional y su codificación. Las convenciones, tratados y normas emanados de esa labor han proporcionado un marco para la promoción de la paz y la seguridad internacionales y el desarrollo económico y social. Los Estados que ratifican esas convenciones quedan vinculados jurídicamente en virtud de ellas.

La Comisión de Derecho Internacional prepara proyectos relacionados con el derecho internacional que pueden ser incorporados a las convenciones y ratificados por los Estados. Algunas de esas convenciones forman la base de las normas que rigen las relaciones entre los Estados, entre ellas la convención sobre relaciones diplomáticas o la convención sobre el uso de los cursos de agua internacionales. La Convención sobre el Derecho del Mar tiene por objeto garantizar el acceso equitativo de todos los países a las riquezas de los mares, proteger esas riquezas de la contaminación y facilitar la libertad de navegación e investigación. La Convención contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas es el tratado internacional más importante en la materia.

La Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional elabora normas y directrices destinadas a armonizar y facilitar la promulgación de leyes sobre comercio internacional. Las Naciones Unidas también han llevado la iniciativa en el desarrollo del derecho internacional en materia de medio ambiente. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente administra diversos acuerdos, entre ellos la Convención de Lucha contra la Desertificación, el Convenio para la protección de la capa de ozono y el Convenio sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos.

Con el propósito de combatir el terrorismo, las Naciones Unidas y sus organismos especializados han elaborado convenios internacionales que constituyen los instrumentos jurídicos básicos para la lucha contra el terrorismo.

Acabar con la impunidad

Las violaciones masivas del derecho humanitario cometidas durante las hostilidades ocurridas en la ex Yugoslavia llevaron al Consejo de Seguridad a establecer en 1993 un tribunal internacional para el enjuiciamiento de las personas acusadas de haber cometido crímenes de guerra en ese conflicto. En 1994, el Consejo creó un segundo tribunal para investigar los casos relacionados con las acusaciones de genocidio en Rwanda. Los tribunales han hecho comparecer en juicio a varios acusados. En 1998, el Tribunal para Rwanda emitió el primer veredicto de la historia de un tribunal internacional en relación con el crimen de genocidio, así como la primera sentencia para ese crimen. El Tribunal para la ex Yugoslavia investiga también los crímenes cometidos durante el conflicto en Kosovo.

En 1998 se alcanzó uno de los principales objetivos de las Naciones Unidas, el de crear un mecanismo internacional que impusiera la rendición de cuentas respecto de las violaciones masivas de los derechos humanos, cuando los gobiernos acordaron establecer la Corte Penal Internacional. La Corte proporciona un mecanismo amplio para sancionar a los autores de genocidio y otros crímenes contra la humanidad. Al aprobar el establecimiento de la Corte, la comunidad internacional expresó con claridad que la impunidad —el supuesto de que los delitos no serán sancionados— ya no constituye una salida para quienes cometen atrocidades.

Las Naciones Unidas han contribuido también a la elaboración de diversas convenciones relacionadas con el derecho internacional humanitario.

Otras medidas relacionadas con la justicia y la igualdad de derechos

En 1945, 750 millones de personas vivían en territorios no autónomos. En la actualidad, esa cifra se ha reducido a 1,3 millones, principalmente gracias a la importante función desempeñada por las Naciones Unidas, que han respaldado las aspiraciones de los pueblos dependientes y los han ayudado a avanzar más rápidamente hacia la independencia. Desde 1960, cuando la Asamblea General aprobó la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, se han independizado unos 60 territorios coloniales, que se han incorporado a las Naciones Unidas como Miembros soberanos.

Una campaña dirigida por las Naciones Unidas, que duró más de 30 años, contribuyó a poner término al sistema de segregación racial imperante en Sudáfrica, conocido como apartheid. En 1994, una misión de observadores de las Naciones Unidas supervisó las primeras elecciones de ese país.

Desde su fundación, las Naciones Unidas trabajan para promover la igualdad fundamental de todas las personas, y para luchar contra todas las formas de racismo. En 2001, por decisión de la Asamblea General, se celebrará un Sudáfrica una Conferencia mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.