Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2013/07/21 00:00

La pesadilla que se vivió en Quibdó

La protesta minera sitió la capital chocoana pero pocos manifestantes tenían que ver con la situación.

La Policía ahora trata de judicializar a los responsables de la toma en la capital chocoana. Foto: SEMANA.

Tal parece que en Quibdó muchos aprovecharon la marcha de los mineros -que reclaman mejores condiciones para su trabajo-, para hacer su agosto. Luego de la toma al aeropuerto local, que terminó con la destrucción parcial de un avión comercial y otro de la Fuerza Aérea, los manifestantes se tomaron la capital del departamento.

Después de dos días las autoridades retomaron el control y comenzaron a hacer un balance que demuestra a todas luces que, buena parte de los manifestantes, nada tenían que ver con la crisis minera departamental. En fin, muchos tiraron piedras y quisieron destruir la ciudad sin saber qué era lo que se reclamaba.

Así por lo menos quedó claro después de que 22 personas terminaron detenidas, la mayoría de las cuales presentaban antecedentes penales. No era más que delincuencia común mezclada entre los mineros quienes, según las informaciones periodísticas, rechazaron las vías de hecho, mientras que otros apoyaron a los manifestantes.

Los informes de las autoridades advierten también que un movimiento estudiantil, que tampoco estaba ligado con la protesta minera, hizo parte de los destrozos que se vivieron en el aeropuerto local que, poco a poco, ha venido recobrando sus operaciones. Dañaron, en un terminal aéreo que hasta hace muy poco fue remodelado, las luces de la pista de aterrizaje, que son fundamentales para vuelos nocturnos.


Este es uno de los aviones afectados.

La Policía ahora trata de judicializar a los responsables de la toma en la capital chocoana y serán los jueces los que decidan sí las pruebas materiales en su contra son suficientes para mantenerlos tras las rejas. El comercio, como pocas veces ocurre, estuvo semiparalizado y sus pérdidas fueron millonarias. No es un tema menor, si se tiene en cuenta que se trata de una región que vive del comercio pues las oportunidades en el sector público son escasas.

¿Y los mineros?


Más allá de los destrozos y las judicializaciones el paro minero continúa su camino. Según el gobernador (e) Hugo Tovar, su administración hará esfuerzos para que el gobierno central envíe pronto una comisión de alto nivel que logre conjurar la parálisis de ese sector.

Los mineros del chocoanos reclaman el cumplimiento de 10 puntos formulados con el Gobierno hace poco menos de un año cuando hicieron un pliego de necesidades hasta ahora, al parecer, insatisfecho. Piden, entre otras cosas, la formulación de una política minera integral y la creación de una entidad departamental que vele por la formalización de la actividad y por la protección del medio ambiente.


Dos días duraron las protestas.

También exigen que, por cuenta de la judicialización de la minería ilegal, haya una reglamentación en la retención de la maquinaria por parte de las autoridades judiciales. Esta, según parece, luego de confiscada es destruida en zonas mineras cercanas a los ríos lo que ocasiona un daño ecológico de grandes proporciones.

Mientras esto llega y Gobierno y mineros se sientan a la mesa, las autoridades siguen expectantes por lo que pueda ocurrir y están atentas a responder ante cualquier nuevo levantamiento. Por ahora se advierten nuevas capturas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×