Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/31/2015 10:00:00 PM

La petrolera que negociaba con el ELN

Cómo los altos directivos de una petrolera multinacional acabaron de aliados con guerrilleros del ELN, hubo extorsión, atentados y asesinatos.

Asesinatos, extorsiones, secuestros y millones de dólares entregados a la guerrilla del ELN y las Farc por dos altos ejecutivos extranjeros de una multinacional petrolera son algunos de los ingredientes del que puede llegar a ser uno de los mayores escándalos de los últimos tiempos.

El asunto estalló la semana pasada cuando Noticias RCN reveló algunos de los pormenores de una larga y compleja investigación que desde hace más de dos años viene realizando la Fiscalía y que salpicaría a altos directivos de la multinacional italo - argentina Sicim, en multimillonarios pagos de vacunas al ELN y Farc en el oriente del país.

Sicim, una de las más importantes constructoras de oleoductos a nivel internacional, con presencia en más de 20 países, fue la encargada de construir  uno de los proyectos de infraestructura petrolera más importantes del país: el oleoducto Bicentenario.

Este oscuro capítulo cobra  especial relevancia, ya que la investigación por esos pagos se conoce después de la advertencia que hizo el presidente Juan Manuel Santos a mediados de 2012 en el sentido de que las empresas que pagaran extorsiones o vacunas serían expulsadas del país.
El antecedente más recordado en esta materia fue el de la Mannesmann, que tuvo lugar en los años ochenta y terminó desencadenando un gran escándalo nacional. Esa multinacional alemana le había pagado multimillonarios sobornos al ELN para que liberara a unos ingenieros secuestrados. Curiosamente en ese entonces Sicim, que hoy está en el ojo del huracán, era socia de la empresa germana. Gracias a los millones de dólares entregados a los ‘elenos’ ese grupo subversivo logró tener un segundo aire, luego de que la ofensiva del Ejército los tuvo al borde de la extinción a finales de los años setenta. (Ver artículo)

De allí que no menos preocupante resulta ahora el hecho de que los pagos efectuados por Sicim desde 2012 nuevamente habrían servido para fortalecer las finanzas de los frentes orientales tanto del ELN como de las Farc. Estas dos estructuras guerrilleras son de las más violentas y activas que tienen las guerrillas colombianas y se han caracterizado por los ataques a la infraestructura petrolera por medio de voladuras a oleoductos, extorsiones y secuestros.

Dentro de los pagos que Sicim habría hecho a la subversión – que están siendo investigados por la Fiscalía– estaría, entre otros, uno por 6 millones de dólares repartido así:  tres para el ELN y un monto similar para las Farc.  Este pago está documentado en una carta de finales de septiembre de 2012 redactada por alias Fidel Rondón a sus jefes de las Farc, en la cual comenta los detalles de  cómo ese grupo se puso de acuerdo con sus antiguos enemigos del ELN para vacunar a esa multinacional (ver carta). En enero del año pasado Rondón entró a formar parte del grupo de comandantes que están adelantando los diálogos de paz en Cuba.

Así fue la historia

SEMANA tuvo acceso a la totalidad de las pruebas que hoy tienen en el ojo del huracán a Sicim. Y sin duda alguna esa investigación es la más completa y documentada que hayan realizado las autoridades colombianas en cuanto a pagos de empresas petroleras a grupos guerrilleros en el país.

La investigación empezó en mayo de 2012 cuando el Ejército y fiscales antiterrorismo en Arauca comenzaron a investigar a los guerrilleros del frente oriental del ELN. Se trata de la estructura más importante de esa guerrilla porque es la columna vertebral de las finanzas de ese grupo que se nutre de secuestros y extorsiones, principalmente a empresas petroleras.

Las primeras pesquisas y las denuncias de la población llevaron a los investigadores a identificar  rápidamente a Salvador Gaitán Garrido, conocido como Gaitán, como uno de los jefes de Finanzas del frente  Domingo Laín. A través de interceptaciones telefónicas se pudo establecer que su esposa, Leidy Méndez, quien aparecía como presidenta de una junta de acción comunal cerca de Tame, Arauca, en realidad era una militante activa del ELN. De igual forma  identificaron un tercer personaje que resultaría clave en toda la investigación. Se trataba de Amaly Fernanda Meza, alias la Gorda, quien aunque se desempeñaba como líder social, los investigadores probaron que era en realidad un miembro activo del ELN en Arauca.

La Fiscalía intervino durante varios meses los celulares de estos tres personajes y empezó a grabar todas las conversaciones en donde recibían órdenes de la cúpula del ELN para realizar todo tipo de extorsiones. A los analistas les llamó la atención que alias la Gorda mantenía una fluida y muy familiar comunicación con dos hombres de acento extranjero. La sorpresa fue mayúscula cuando descubrieron que uno de ellos era  un español llamado Francisco Elizondo, gerente y representante legal de la multinacional Sicim en Colombia.

No menos sorpresa causó cuando los fiscales determinaron que el otro interlocutor habitual con quien la Gorda hablaba amistosamente era Roberto Jorge Rigoni, otro alto ejecutivo de la petrolera. “Pasaron de víctimas a financiadores. En enero de 2012 Elizondo había instaurado una denuncia como  víctima de extorsiones por parte del ELN y las Farc en Arauca. Sin embargo, tiempo después comenzaron a colaborar con ellos y accedieron a las vacunas. Existe la duda de si la denuncia fue real o simplemente parte de una estrategia para blindarse haciéndose pasar por víctimas y así no levantar sospechas cuando hicieran los pagos”, explicó a SEMANA uno de los investigadores del caso.

A mediados de noviembre de 2012 la investigación tuvo un impulso inesperado. Un hombre que trabajaba para Sicim se acercó a las autoridades y empezó a colaborar con información. Se trataba de una de las personas que acompañaba y prestaba seguridad al ejecutivo argentino Rigoni cuando visitaba los trabajos de su empresa en Arauca. En ese momento fue reclutado por la Fiscalía para trabajar como agente encubierto infiltrado.

Como parte de su misión, comenzó a acercarse a la Gorda con quien terminó sosteniendo una relación sentimental. “Como ya me tenía confianza, ahí ya me contó que ella era del ELN y que trabajaban con Rigoni”, contó el infiltrado a la Fiscalía. “La primera reunión a la que acompañé a Rigoni y a la Gorda Fernanda a entrevistarse con el comandante Gaitán fue en una mata de monte como a 10 kilómetros del aeropuerto. Ahí estaba Gaitán con diez muchachos armados. Rigoni habló como 40 minutos y cuando se subió al carro me dijo ‘No diga nada que no está pasando nada. Acá toca trabajar así y es por el bien de la empresa”,  contó el infiltrado.

Durante meses ese personaje vio de primera mano y entregó información probatoria muy valiosa que permitía  corroborar todo lo que los investigadores habían obtenido de las interceptaciones telefónicas. “En un hotel de Paz de Ariporo el jefe de seguridad del señor Francisco Elizondo, que es el general manager de Sicim en Colombia, nos entregó con Rigoni un paquetico y nos dijo que van 600 millones de pesos en euros. Eso se lo llevamos al enlace del comandante Lenin que es el jefe del ELN”, contó el infiltrado quien a su vez informó a la Fiscalía de otros muchos pagos millonarios a los ‘elenos’, algunos de los cuales quedaron grabados en las conversaciones que sostuvo Rigoni con la Gorda. A continuación las conversaciones:

Por un puñado de dólares

Estas son algunas de los cientos de grabaciones en poder de la Fiscalía en las cuales conversan sobre pagos y negocios los ejecutivos de la multinacional Sicim con los integrantes del ELN.

1. “Hay un billetico bueno, agarrémoslo” (Escuchar audio)
En la conversación, el empresario argentino Roberto Jorge Rigoni le propone a alias la Gorda del ELN una buena suma de dinero para que le ayude a pasar 17 tractomulas de la empresa Sicim desde Banadía (Arauca) hasta Sucre, ya que la zona estaba paralizada por problemas de orden público. La Gorda promete ayudarle con su jefe, alias Gaitán, para que el ELN les brinde seguridad.

2. “Hay un billete grande para mover esas mulas” (Escuchar audio)
La gorda llama a su jefe alias Gaitán y le comenta del dinero que les ofrece Roberto Rigoni para que dejen pasar las 17 tractomulas. Finalmente, el guerrillero accede. La mujer también le dice que Francisco Elizondo, gerente general de Sicim Colombia, destinó un rubro para comprar gente y arreglar lo de la denuncia.

3. “Me voy para el campamento para hablar con Elizondo” (Escuchar audio)
Alias la Gorda le comenta a Roberto Rigoni que  todo está listo para el paso de las mulas y que el pago será de 15 millones de pesos. Rigoni afirma que va a hablar con Francisco Elizondo, gerente general de Sicim Colombia, para que le dé el dinero. La Gorda le dice que si las mulas pasan necesitan el dinero el día siguiente.

4. “Iba a cumplir el compromiso, llevaba 600.000 dólares”
Alias la Gorda habla con un hombre que se identifica como Leonardo. El hombre le dice que a Roberto Rigoni le incautaron un dinero cuando llegaba a Saravena (Arauca). La Gorda deja en llamada en espera a Leonardo y habla con alias Leidy, guerrillera del ELN. A Leidy le dice que al argentino (Rigoni) la Policía le quitó 600.000 dólares. El dinero sería la última cuota extorsiva que le iban a pagar al ELN en Arauca.

5. “Creo que es lo último, me retiro y no jodo más” (Escuchar audio)
La Gorda habla con Gaitán sobre su situación en la cárcel y le dice que Roberto Rigoni está en Argentina planeando un negocio más grande que lo beneficiaría a él. La Gorda también le dice que esta sería su última intermediación porque piensa retirarse del negocio.

6. “Nos toca de a 13 millones a cada uno”
(Escuchar audio)
Alias la Gorda llama a Leydi y le dice que habló con Francisco Elizondo, gerente de Sicim para que pasen una cuenta de cobro. Unos minutos más tarde en la continuación de la conversación le dice a su interlocutora que ya habló con alias Beto y que van a pasar la cuenta de cobro por 42 millones de pesos que serían divididos entre los tres miembros del ELN y les correspondería 13 millones a cada uno.

7. “Estaba ocupada porque me tocó hacer un informe de guerra”
(Escuchar audio)
La Gorda conversa con alias Camilo y Beto. A este último le comenta que estuvo ocupada porque estaba realizando un informe de guerra para sus jefes.

8. “Dale saludos al comandante”
(Escuchar audio)
El argentino Rigoni le comenta a alias la Gorda que ya tiene listo el dinero para ella y su jefe, alias Gaitán, como pago por la seguridad y permitir el paso de una caravana de tractomulas de la multinacional la cual fue escoltada por miembros del ELN.

9. “Cuánto es lo mínimo que se arregla” (Escuchar audio)
Conversación entre alias la Gorda y Francisco Elizondo en donde el gerente de Sicim le pregunta a la guerrillera sobre una deuda que tiene con ella de 34 millones de pesos.

10. “Pase la cuenta por 30 millones”
(Escuchar audio)
El 23 de enero de 2014 en una nueva conversación entre Elizondo y la Gorda el gerente de la multinacional le dice  que ella pase una cuenta de cobro por 30 millones de pesos “por servicio contractual” y que le cambie la fecha.


“La Gorda y Leydi le habían dicho a Rigoni que aparte de los pagos al ELN la empresa debía hacer también un acuerdo con las Farc que estaban en la zona. Yo llevé al argentino Rigoni a reunirse con alias Asprilla del frente 10 de las Farc y quien era el delegado de alias Rafael (tercero al mando del bloque oriental)”, contó el infiltrado a la Fiscalía. “A los ‘elenos’ se hacían mensualmente los pagos los 23 de cada mes. A los de las Farc los días siete. Esa cuota nos la entregaba el señor Francisco Elizondo en una cajita de ponqué, la cual llevábamos a alias Rafael de las Farc hasta Venezuela”.

Los datos que recogía el agente encubierto sobre el terreno fueron corroborados con otra serie de hechos por parte de los investigadores. Casi un año después de que el agente encubierto estuviera trabajando como infiltrado de la Fiscalía, ocurrió algo que permitió establecer que Rigoni realizaba cumplidamente los pagos al ELN en las fechas que describió el infiltrado. El 23 de julio de 2013, en la vía que comunica a Fortul y Saravena, tropas del Ejército detuvieron una camioneta para una requisa. El vehículo era de propiedad de Sicim y en él viajaba Rigoni acompañado de dos personas. Envueltos en bolsas negras y dentro de una caja de ponqué le encontraron 179 millones de pesos en efectivo. El argentino argumentó que era dinero para pagar compromisos de la empresa. Aunque Rigoni quedó en libertad, el dinero fue incautado y se inició una investigación por lavado.

Otro hecho que corroboró la veracidad de lo que informaba el agente encubierto ocurrió en agosto de 2013. Tras la muerte en combate del jefe de Finanzas del frente 45 de las Farc las autoridades encontraron varias usb con valiosos datos. Entre ellos una carta enviada por alias Fidel Rondón de las Farc a sus jefes en la que les cuenta de los pagos de Sicim al ELN y las Farc (ver recuadro).

¿Víctimas o aliados?

La relación entre los ejecutivos Elizondo y Rigoni con alias la Gorda del ELN y los miembros de las Farc fue mucho más allá del pago de multimillonarias vacunas a esos grupos guerrilleros. “Rigoni sospechaba que de pronto la ley lo estaba siguiendo y dijo que había que hacer un montaje para hacer creer que la guerrilla estaba brava con él y para darle credibilidad a esta versión acordaron un punto para volar un tubo”, informó el agente encubierto a la Fiscalía. “Ese trabajo lo iban a hacer entre alias Garrido del ELN y alias Asprilla de las Farc. Pero esa complicidad entre los ejecutivos de Sicim y los guerrilleros fue aún más lejos. Rigoni tuvo un problema con  la empresa PBR  y le sugirió a las Farc que los extorsionara. Como PBR se negó a pagar la guerrilla les robó una camioneta”, contó el agente encubierto.

Este tipo de ‘favores’ entre el ejecutivo y los guerrilleros se volvieron frecuentes aún después de la captura de alias Gaitán en junio de 2013. Tras su arresto en la cárcel de Cúcuta, el jefe guerrillero siguió dando instrucciones telefónicas a la Gorda, quien asumió  un papel más relevante tras la detención de su jefe. En el expediente hay varios casos documentados en los que ella, siguiendo instrucciones de los ejecutivos de Sicim, ejecuta actos violentos para sacar a otras empresas del camino. A comienzo del año pasado una de las empresas contratistas víctima de esa conspiración fue Ismicol, a la que el 9 de febrero de 2014, cerca de Paz de Ariporo, le quemaron dos retroexcavadoras. “Llama al ingeniero residente en Paz de Ariporo. Es para que le pegues una buena sacudida porque él cree que las máquinas se las quemó la delincuencia común y fíjale nuestra posición contra ellos. Puedes aprovechar para darles el ultimátum para que abandonen la zona”. Este fue el mensaje de texto interceptado por la Fiscalía a alias la Gorda cuando le daba instrucciones a uno de sus secuaces --alias Pichón-- para realizar la amenaza a esa compañía para que Sicim quedara con el contrato que tenía. Este no era un caso aislado. De hecho fueron muchos los atentados contra otras compañías que fueron planeados por la Gorda, varios de los cuales lograron ser impedidos gracias a la información oportuna del espía de la Fiscalía.

Según las autoridades los dineros girados por Sicim al ELN también fueron utilizados para sobornar policías, militares, fiscales y jueces en Arauca con el fin de frenar o archivar cualquier investigación judicial en contra de esta red extorsiva.

El 18 de noviembre de 2014, y tras dos años de estar infiltrado trabajando para la Fiscalía, el agente encubierto fue asesinado de cinco disparos. Unos días antes un alto mando del Ejército en Bogotá dio una rueda de prensa en la cual anunció que se había neutralizado un ataque terrorista contra el oleoducto. Ese dato solo lo conocía el agente encubierto pues se lo había dado la Gorda unos días antes. La actuación del Ejército con base en esa información dejó en evidencia ante los ‘elenos’ que tenían un infiltrado. Siete días después de ese homicidio los jefes del ELN ordenaron el asesinato de la Gorda y Leydi quienes murieron baleadas cuando viajaban juntas en una moto cerca de Fortul y Arauca.

SEMANA intentó comunicarse con los ejecutivos de Sicim, Elizondo y Rigoni, pero no fue posible localizarlos. Noticias RCN logró contactar al primero antes de abordar un avión y aunque aceptó conocer a la Gorda negó haber realizado cualquier tipo de negocio o pagos a ella, algo que queda desvirtuado en los audios que tiene la Fiscalía. En estos se escucha al argentino efectuando ofrecimientos y pagos a esa integrante del ELN. El jueves pasado la sede principal de la empresa Sicim emitió un breve comunicado de prensa en el que afirmaba que no había sido notificada por autoridades colombianas de la existencia de algún caso y anunció que de igual forma hará una investigación  interna sobre los hechos.

En los próximos días la Fiscalía anunciará medidas contra los protagonistas de esta investigación, incluidos Elizondo y Rigoni. Sin embargo más allá del proceso penal, este episodio deja en evidencia las complejidades de los territorios alejados en los cuales hay presencia de grupos ilegales. Lo que llama la atención del caso Sicim  no es tanto haber cedido a la extorsión como haberse convertido en aliado y cómplice del ELN en términos que no se habían conocido hasta ahora en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.