29 marzo 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

La plata en las minas de oro

CUENCA DEL RÍO NECHÍLa historia de Zabala, a quien las Farc le encargaron exprimir la minería de oro en Zaragoza y El Bagre, desnuda cómo los grupos armados hacen fortunas extorsionando a toda la cadena de producción del metal.

La plata en las minas de oro. José Alfredo Portela, alias Zabala, jefe guerrillero muerto este año, recorría las minas todos los meses y en su morral llevaba una gramera en la que pesaba el oro de la ‘vacuna’ que le pagaban algunos mineros. Otros pagaban en efectivo.

José Alfredo Portela, alias Zabala, jefe guerrillero muerto este año, recorría las minas todos los meses y en su morral llevaba una gramera en la que pesaba el oro de la ‘vacuna’ que le pagaban algunos mineros. Otros pagaban en efectivo.

“Han mejorado las entradas en el gravamen a la explotación aurífera”, escribió el hoy jefe de las Farc, Rodrigo Hernández, el 25 de abril de 2010 en un correo a sus hombres. “Se ha retomado la experiencia en la explotación en minas con buenos resultados hasta el momento. En la Gerardo Guevara se ha
centrado la actividad en la aplicación de la política tributaria a las explotaciones”.

Según la Policía, este mensaje y otros documentos que encontró en una operación contra el Bloque del Magdalena Medio de esa guerrilla, indican que meses atrás los cabecillas le habían encargado a Zabala –cuyo nombre real era José Alfredo Portela– y a los 42 hombres bajo su mando en la compañía Guevara, convertir el negocio de la explotación de oro en una importante fuente de ingresos. 

Como si se tratara de un gerente al que le acaban de encargar un nuevo negocio para su empresa, lo primero que hizo Zabala fue estudiar el mercado. Los documentos revelan que realizó un inventario de minas, mineros, maquinarias, insumos y combustibles en toda el área de influencia del bloque. No tardó en darse cuenta de que la zona más promisoria para la extorsión era la rica cuenca del río Nechí, al occidente del Magdalena Medio, sobre todo en los municipios de Zaragoza y El Bagre, con medio centenar de puntos de producción de oro. 

Asegura la Policía que no se debió contentar con la información que recogió entre los mineros porque, según se deduce de los documentos que le incautaron, disfrazó a algunos de sus hombres de barequeros y sacó cuentas precisas de cuántos castellanos –la medida de tiempos coloniales que equivale a 4,6 gramos por unidad– obtenía en promedio una persona removiendo la arena del río con su batea de sol a sombra.

Después empezó a cobrar a todo el mundo su tajada: por ingresar una retroexcavadora, 7 millones de pesos; por operarla, 2 millones mensuales; 16 millones por permitir montar un nuevo entable, y uno de cada cinco castellanos que produjera cada entable a la semana; 20.000 pesos por galón de gasolina; y a los barqueros cinco gramos de cada 100 que sacaran. Según la contabilidad de Zabala, solamente los pagos extorsivos por 58 dragas le representaron a las Farc 1.393 millones de pesos en 2012.

Por la información que recogió después la inteligencia policial, todos los meses Zabala iba por las veredas cobrando, y en su morral llevaba una pesa para calcular la ‘vacuna’ en oro que varias de sus víctimas pagaban. Sus hombres voceaban, fusil en mano, que era el día de la expoliación y la gente, mansa, hacía fila durante todo el día. Sabían que al que no pagara lo sacaban de la zona. Pero en 2012, a Zabala se le abrieron las agallas y comenzó a matar a dueños de minas y de terrenos auríferos para quedarse con sus tesoros. 

La gente se cansó del abuso y lo denunciaron. La Dirección de Inteligencia Policial (Dipol) envió a un agente a la zona, quién durante meses asumió el papel de comerciante de oro. Como los demás, el agente infiltrado tuvo que acudir a las reuniones donde Zabala ejercía su chantaje. Fue él quien completó el panorama de la depredación criminal de la minería de oro en esa región que los documentos hallados en 2010 habían comenzado a dibujar. Cada grupo armado tiene su zona: las bandas criminales –principalmente Urabeños– saquean Caucasia y parte del Bajo Cauca; el frente Darío Ramírez del ELN extorsiona en el sur de Bolívar; y las Farc, en El Bagre y Zaragoza.

“Tener claro que en el negocio del oro no hay amigos”, decía uno de 17 puntos de un documento del ELN en el que el Comando Central de esa organización le daba pautas a sus hombres sobre cómo moverse en el mundo minero (ver imágenes). Esta orden fue encontrada por las autoridades luego de un bombardeo en mayo pasado a un campamento. Allí también hallaron un acta que cuenta de una reunión con representantes de una multinacional para definir qué ‘impuesto’ debía pagar: “Ofrecen 5.600 millones, pero se les hizo una contrapropuesta de 10.000 y están estudiando la propuesta” (ver imágenes).

Así que mientras el ELN chantajeaba multinacionales, Zabala seguía con su saqueo, sin saber que la Policía le seguía los pasos. El 5 de marzo pasado, sus hombres citaron al agente de la Dipol que posaba de comerciante para que fuera a la vereda Amagá, cerca de Zaragoza a pagar su cuota. Cinco días después, a las 11:15 de la mañana, Zabala y su segundo al mando estaban por entrar al lugar de la cita, cuando en vez del supuesto comerciante les aparecieron ocho agentes. Se armó la balacera y Zabala cayó. Los mineros de la región podrán trabajar por un tiempo más tranquilos.
ORO Y CRIMEN

Artículo

Oro y crimen: minería ilegal . Cientos de personas se agolpan  a barequear en una mina del río Timbiquí durante la hora feliz en que las dragas les permiten entrar.INVESTIGACIÓNOro y crimen: minería ilegal

Grupos armados sembraron el terror y destruyeron el medio ambiente por cuenta de la minería informal. SEMANA investigó.

ORO Y CRIMEN

Artículo

Chocó, tierra de dragones. Hoy 350 entables mineros, 800 retroexcavadoras y 50 dragones le arrancan día a día los tesoros a la selva chocoana, uno de los lugares más biodiversos del mundo. Hasta los ríos han cambiado de curso.
INFORME ESPECIALChocó, tierra de dragones

Las dragas arrasan la inmensa riqueza natural de las selvas y cambian el curso de los ríos chocoanos, y en medio de la guerra enriquecida por el oro, el Estado no consigue detenerlas.

ORO Y CRIMEN

Artículo

‘El Dorado’ de la guerrilla en Timbiquí. La guerrilla de las Farc controla la explotación ilegal de oro en el río Timbiquí, uno de los cuatro más importantes que tiene el Cauca sobre la cuenca del Pacífico. INFORME ESPECIAL‘El Dorado’ de la guerrilla en Timbiquí

Hace dos años llegó la fiebre del oro a esta aislada población caucana. Las FARC regulan el negocio.

Artículo

El minero que va contra la corriente. Las Águilas Negras se llevaban a los mineros y amenazaban con matarlos para manternerlos bajo su dominio. Cuando estas se fueron, vinieron los Urabeños a exigir tajada. La gente no tuvo paz.BAJO CAUCAEl minero que va contra la corriente

La historia de un minero en esta turbulenta zona antioqueña, quien por tratar de trabajar en lo que sabe ha sido víctima de todos los grupos armados, y el Estado lo declara ilegal.

ORO Y CRIMEN

Artículo

La selva herida por la minería. La mina de oro de la fotografía es controlada por la guerrilla en la serranía de Neuquén entre Brasil y Colombia. Calculan que hay 60 dragas operadas en su mayoría por brasileños y 300 indígenas.GUAINÍALa selva herida por la minería

Colombianos y extranjeros están afectando la frágil geografía de la Orinoquia y la Amazonia, afiebrados por la ambición del oro y del coltán.

ORO Y CRIMEN

Artículo

Oro sano en Santa Cruz. INFORME ESPECIALOro sano en Santa Cruz

Contar con un título colectivo puede haber hecho toda la diferencia para que en esta aldea del sur de Bolívar, literalmente asentada sobre los socavones, la violencia que pasó no se haya instalado.

ORO Y CRIMEN

Artículo

El periodista de las denuncias valientes. INFORME ESPECIALEl periodista de las denuncias valientes

Gracias al trabajo investigativo de Leiderman Ortiz, la policía puso desbaratar una banda de ‘Urabeños’ que extorsionaba a mineros y compradores de oro en el Bajo Cauca antioqueño.

Este documento fue encontrado por las autoridades al ELN. En éste se fijan 17 puntos para la explotación aurífera.

Este guerrillero del ELN posa cerca a una mina donde ese grupo extorsiona, sobre el río Tigüí. Una operación policial del año pasado les encontró cuentas sobre las finanzas del oro.

Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook