Martes, 21 de octubre de 2014

| 2013/07/24 00:00

La primera unión marital entre personas del mismo sexo

Carlos y Gonzalo quedan para la historia como la primera pareja gay que se casó en Colombia

Gonzalo Ruiz Giraldo y Carlos Hernando Rivera se casarán ante un juez. Foto: Guillermo Torres / SEMANA

A las 10 de la mañana de este miércoles los empresarios Gonzalo Ruiz y Carlos Hernando Rivera hicieron realidad su sueño de casarse por la vía civil. Los dos hombres son la primera pareja del país que se presenta ante un juez para formalizar su unión.

Semana.com estuvo presente en la audiencia. Carlos y Gonzalo entraron al juzgado. En ese momento, apareció Luigi Parra, representante de la fundación Un hombre, una mujer. Parra, el único opositor de la unión que se presentó en el juzgado, manifestó su descontento con una imagen sobre una pareja heterosexual. Esa fundación presentó una petición de nulidad ante la decisión y asegura que apelará el casamiento.

Ante los gritos de Parra, los hombres se bajaron de un taxi vestidos con traje formal y arribaron al juzgado 67 civil municipal de Bogotá. La pareja hizo su ingreso en medio del asedio la prensa.

En una corta intervención, Carlos dijo que la unión “es como quitar la última piedra en este muro de Berlín”. Mientras tanto, Gonzalo aseguró que lo único que quieren él y su pareja es “que nos casen”.

Mientras sus acompañantes se quedaron esperándolos afuera del juzgado y ondeaban banderas de colores que representan la comunidad LGBTI en el mundo, Gonzalo y Carlos subieron los siete pisos que conducen al juzgado de Carmen Lucía Rodríguez, la juez que, pese a muchos contradictores, argumenta que la unión de la pareja está amparada por la legislación colombiana.

El pasado 20 de junio, Carlos y Gonzalo acudieron a un juzgado para solicitar la audiencia para casarse. Su petición fue aceptada, por eso, tras 20 años de relación, los hombres podrían estar unidos legalmente.

Ante su petición, el juzgado 67 civil municipal de Bogotá les requirió para que comparecieran ante ese despacho, acompañados de dos personas. Marcela Sánchez, la directora de Colombia Diversa, y Julio Martínez, un amigo de la pareja, fueron los testigos de la histórica unión.

Desde cuando su solicitud fue aceptada, Carlos y Gonzalo prepararon su boda. Ahora, algunos de sus allegados han contado que el evento se festejará a lo grande.

Según el fallo de cinco páginas, fechado el pasado 2 julio y emitido por la juez Carmen Lucía, no hay impedimento ante la ley para que Gonzalo y Carlos formalicen su relación de pareja.

En ese sentido, la funcionaria judicial resaltó que el artículo octavo de la Ley 153 de 1887 indica que “de no haber ley exactamente aplicable al caso controvertido, se aplicarán las leyes que se requieran en el caso o materias semejantes”.

La juez manifestó que su determinación partió del hecho de que la Corte Constitucional dio plazo hasta el 20 de junio del 2013 para que el Congreso de la República legislara sobre el tema, pero como no se hizo antes de esta fecha, aclaró que, desde ese momento, las parejas del mismo sexo pueden acudir ante notarios y jueces para formalizar el vínculo que les permita conformar una familia.

Aunque en el fallo se contempla el artículo 42 de la Constitución Política de Colombia -que señala que el matrimonio es una “institución” reconocida para uniones heterosexuales-, se aclaró que la no mención a las parejas del mismo sexo no significa que se les pueda excluir de la posibilidad de tener una familia legalmente constituida.

"Tampoco impide que se prevea una figura o institución jurídica contractual que solemnice la relación surgida de la expresión libre de la voluntad de conformar una familia con mayores compromisos que la originada en la simple unión de hecho", asegura el documento.

La juez concluyó que ante la falta de una regulación sobre las uniones maritales entre parejas del mismo sexo, es necesario garantizar los derechos de Gonzalo y Carlos, conforme a los requerimientos de cualquier matrimonio civil. Sin embargo, su determinación ha sido cuestionada hasta tal punto que se ha pedido una investigación en su contra por una supuesta extralimitación en sus funciones.

Entre sus opositores está la Procuraduría. El Ministerio Público considera que la juez, al ser municipal, no es competente para realizar el matrimonio civil. La pareja celebra porque cree que ha dado un paso adelante. Para ellos, ahora están casados. No importa que no se haya mencionado la palabra matrimonio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×