Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/18/2017 4:40:00 PM

Poder de sanción de la Procuraduría también divide en el Estatuto de Oposición

Cuando se creía que la deuda con los partidos minoritarios ya estaba chuleada, no se logran poner de acuerdo en un artículo en el trámite de conciliación en el Congreso. Es el que crea una procuraduría veedora para el Estatuto.

La función de sancionar a congresistas por parte de la Procuraduría pasó a ocupar el primer lugar de la agenda de reformas políticas en el marco de la paz. 

Esta semana, la Misión Electoral entregó sus recomendaciones para realizar una completa reingeniría del sistema en Colombia. Uno de los cambios propuestos, que generó de inmediato el rechazo del procurador Fernando Carrillo, consiste en que el Ministerio Público mantega sus facultades de investigación y de acusación frente a funcionarios elegidos popularmente pero no su capacidad de imponer sanciones que impliquen la separación de sus cargos. 

Esta función de sanción, en cambio, la tendría una nueva Corte Electoral con funciones jurisdiccionales. En pocas palabras, el mensaje es que no sea un órgano administrativo el facultado para castigar a líderes elegidos por las mayorías. 

Las facultades de la Procuraduría sobre los congresistas no es un tema fácil, y menos teniendo en cuenta que es el mismo Congreso el llamado a aprobar reformas en este sentido. 

Un punto similar tiene en stand by el Estatuto de Oposición, que fue aprobado hace un par de semanas luego de una deuda histórica de 26 años con los partidos minoritarios. A la luz verde que hace dos semanas le dio el Congreso, le hace falta un corto, rápido pero no menos polémico paso que se dará este miércoles para salir del legislativo: la conciliación.

El texto causa división por un artículo, el 30, que pretende crear una procuraduría delegada que vigile el buen funcionamiento del Estatuto y le entregue con ello a la oposición una carta de derechos en la política del país. Aunque el tema fue aprobado en Senado, en el trámite en Cámara fue eliminado por petición del ponente conservador, el representante Humphrey Roa. 

Las opiniones fueron divididas en Cámara y Senado frente a esa procuraduría, pero la izquierda colombiana representada en el Polo Democrático insiste en que esa institución es la única garantía para que sus derechos sean respetados.

Puede leer: Estatuto de oposición: las FARC hacen el milagro 

“No vale solo con enunciar lo que está establecido a favor de la oposición. Si no hay ningún tipo de mecanismo que vigile cuando algo se viola del Estatuto, este será un saludo a la bandera”, indicó el senador de esta colectividad Iván Cepeda

Semana.com le consultó al representante Roa el motivo por el cual decidió suprimir el artículo 30 y explicó que frente a una institución, en este caso el Ministerio Público, ningún partido debería tener exclusividad:  “la Procuraduría debe ser para todos los partidos políticos del país”.

"No significa que el Polo vaya seguir en la oposición y el partido de La U vaya seguir siendo gobiernista. En las próxima contiendas a nivel nacional puede cambiar y a nivel municipal puede ser igual. Entonces, las garantías las debemos dar nosotros tanto para el concepto nacional como para los entes territoriales del municipio más pequeño”, agregó.

Le puede interesar: La oposición podría controvertir alocuciones presidenciales 

La eliminación de ese artículo generó todo tipo de suspicacias. Algunos sectores políticos creen que fue excluído con el fin de hacerle el quite a los controles y posibles sanciones de la Procuraduría en caso de presentarse una violación del Estatuto.

Otros sectores, como el Polo, están más de la línea de defender la conformación de ese organismo para que sus derechos sean respetados como oposición. Sin embargo, no descartan que exista en los parlamentarios una especie de "síndrome" de persecución de la Procuraduría, como lo afirmó el representante Alirio Uribe. 

La balanza del artículo 30 se inclina más a que será aprobado que eliminado. El senador Roy Barreras, ponente en el Senado, indicó que defenderá la implementación de ese punto y hará “todo lo posible” para que la ponencia de él sea la ganadora.

Le recomendamos leer: Con 26 años de mora llegó el Estatuto de Oposición 

Los intríngulis de los actos legislativo en su paso por el Congreso han dejado entrever que las ponencias del Senado, por lo general, resultan siendo las ganadoras. La bancada de La U, que entre senadores y representantes suman 58, ha votado a favor del texto, más el Polo y los Verdes.

En el Senado para su aprobación, de los 55 presentes solo 2 votaron en contra y en la Cámara 115 votaron a favor de la iniciativa y 10 en contra. Es por eso que le auguran un paso exitoso a todo el articulado en la conciliación.

Finalmente, luego de casi tres décadas, este miércoles se conocerá como quedará la carta de derechos que definirá las reglas en el mundo político para el buen ejercicio de la oposición en Colombia. Un estatuto que es hijo del acuerdo de paz con las Farc.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?