Jueves, 18 de diciembre de 2014

| 2013/07/19 00:00

La prueba reina de la desmovilización del ELN

Semana.com revela videos que demostrarían que la rendición de una compañía de esa guerrilla en el Cauca, es real.

Tomado del video. Guerrilleros del ELN se cambian antes de la desmovilización. Foto: Cortesía.



Luego de padecer tres días en el ojo del huracán por cuenta de las suspicacias que generó la impecable desmovilización de toda una compañía de la guerrilla del ELN, la cúpula militar y los oficiales que arriesgaron su vida en la operación, vuelven a respirar tranquilos y recuperar su honor.
 
El as bajo la manga surgió este jueves en la noche, cuando esta revista entrevistó a uno de los dos oficiales que participó en la desmovilización que terminó con la entrega voluntaria de 30 miembros de la compañía Lucho Quintero Giraldo, al mando de alias ´El Tigre´ y que operaba en El Tambo, Cauca.
 
El oficial reveló varios videos y fotografías que se hicieron durante la extracción de los subversivos y que solo hasta ahora se conocen, pero que ponen fin a las suspicacias surgidas alrededor de esa desmovilización.
 
El escándalo surgió porque la compañía subversiva se presentó oficialmente ante los colombianos luciendo uniformes, morrales y botas nuevas. Esa buena apariencia de los guerrilleros contrastaba con la imagen desgastada que tradicionalmente exhiben cuando abandonan la selva.
 
Por cuenta de ese detalle que no pasó inadvertido, desde varios sectores de la opinión pública nacional surgieron voces cuestionando la desmovilización y recordando penosos episodios de falsas rendiciones como el de la Cacica Gaitana, que aún hoy es investigado por las autoridades; “nos dolió en el alma que una operación en la que arriesgamos nuestras vidas, terminara cuestionada”, dijo el oficial que se infiltró en esa compañía del ELN.
 
Sin embargo, las pruebas documentales demuestran que la desmovilización fue real y no hubo manipulación previa de los guerrilleros. Las imágenes a las que tuvo acceso esta revista de manera exclusiva, tienen mucho valor porque revelan que el famoso cambio de uniforme fue una acción voluntaria de los hoy exintegrantes del ELN y no premeditada o impuesta por los oficiales.
 
Tal como lo explicaron desde un comienzo el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón y el propio jefe del Comando Conjunto Suroccidente, el general Leonardo Barrero, “por dignidad, los guerrilleros querían verse bien, aún en medio de una desmovilización”. Durante el escándalo el general Barrero dijo en una entrevista radial una frase muy escasa entre los funcionarios públicos del país, “pongo mi carrera militar sobre la mesa, si hubo algún fraude”.


Así lucían los guerrilleros del ELN meses antes de la desmovilización.

En su momento las explicaciones tanto del ministro, el general y hasta el jefe guerrillero parecían sacadas del sombrero por su simpleza, pero era la verdad. Eso es precisamente lo que se observa en uno de los videos minutos antes que aterrizaran los dos helicópteros que los recogió en las montañas de El Tambo, Cauca, en la mañana del martes 16 de julio.

En la imagen se aprecia a los subversivos aseándose y cambiando el tradicional overol verde oliva por el camuflado ´chispiado´ del Ejército. Algunos limpian sus botas y las mujeres que tanto llamaron la atención porque estaban bien arregladas y peinadas, se observan en típica actitud de vanidad femenina.
 
Esa imagen es la prueba contundente de que el cambio de uniforme no fue una idea surgida del Ejército, como una forma de mejorar la apariencia de la cuadrilla guerrillera y así elevar su perfil bélico. Incluso, se llegó a pensar que esos uniformes se los entregó el propio Ejército. Al respecto, alias ´El Tigre´ insistió ante esta revista que los compraron hace meses en el mercado negro y cada uniforme tiene un valor de 160.000 pesos.
 
En el segundo video se observa a uno de los oficiales que coordinó todo el trabajo de campo con los subversivos, explicándoles las medidas de seguridad que debían tener en cuenta al momento de abordar y durante el vuelo en helicóptero. Incluso, les enseña cómo deben llevar los fusiles dentro del aparato.
 
La tercera imagen es igualmente reveladora, por cuanto muestra el abordaje al helicóptero y se observa que en la zona del encuentro están solos los desmovilizados, los dos oficiales de la operación y un emisario que actuó como intermediario durante los cuatro meses que duró la rendición.
 
Aunque existen más videos que revelan otros detalles de la manera como se ejecutó este hecho y extracción de los guerrilleros, no se pueden publicar porque dejan en videncia la identidad de los oficiales y los desmovilizados.


Así lucían los guerrilleros del ELN meses antes de la desmovilización.

Sumado a lo anterior, esta revista tuvo acceso a cada una de las hojas de vida de los guerrilleros sometidos y pudo constatar en fotografías, que en efecto todos tenían un pasado dentro de la organización.
 
En los archivos digitalizados que tenía alias ´El Tigre´ en su computadora, había un registro fotográfico de cada uno de los desmovilizados que estaban bajo su mando. Esas fichas que maneja la guerrilla cuentan con fotografías de ellos como civiles y subversivos.
 
La fuerza de esa prueba es que las fotos en las que aparecen vestidos con el uniforme, no son nuevas y se observa a varios de ellos con el tradicional overol verde oliva, otros con camuflado, pero no tan nuevos. Todo ello sumado a que algunos tienen antecedentes por rebelión, hace más creíble la tesis que en verdad son guerrilleros. Semana.com revela algunas de esas fotografías, pero por seguridad de los desmovilizados, se abstiene de mostrar sus rostros.
 
Pero hay más pruebas de la veracidad de la desmovilización. Existen otras imágenes del encuentro entre los dos oficiales infiltrados y el jefe guerrillero, con algunos de sus hombres. En la imagen se les aprecia en la zona del campamento un día antes de la rendición y tal como lo explicaron en las distintas entrevistas radiales, lucen el uniforme verde oliva y no el camuflado.
 
Quizás para los incrédulos las nuevas imágenes no aporten la contundencia que esperan, pero lo que no se puede negar es que la cuestionada presentación impecable de los guerrilleros desmovilizados, fue un gesto de dignidad; así de simple.


Alias ‘El Tigre’ comandaba el grupo que se desmovilizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×