Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/20/2012 12:00:00 AM

La rama de olivo de Santos al Congreso

En su primer encuentro con los congresistas, luego de la crisis de la reforma a la Justicia, el presidente aprovechó para hacer una larga rendición de cuentas de sus dos años en el poder. No hubo sorpresas, pero sí les brindó una rama de olivo.

Tras dos años de gobierno, el presidente Juan Manuel Santos visitó por primera vez el Salón Elíptico de la Cámara como primer mandatario de los colombianos. Y como buen periodista empezó su discurso, esta vez sin teleprompter, con las últimas noticias de la semana. "Cualquiera que sintonice en estos dias un noticiero en la televisión o la radio, seguramente pensará que estamos en crisis, en un momento difícil de la Nación". Pero inmediatamente aseguró que como marino que es, tiene claro el rumbo y el puerto de destino, el cual resume en "más empleo, menos pobreza y más seguridad". Ese puerto de destino, en otras palabras, es la prosperidad, por lo cual durante una hora, en medio de varias docenas de halagos a los congresistas, enumeró los mayores logros de todas sus carteras con cifras (demasiadas) en mano. Su propósito era dejar claro que su gobierno le está cumpliendo a Colombia.

Tal vez lo más notorio y repetitivo del discurso fueron los halagos al Capitolio. Al hablar de la reforma a la Justicia afirmó que "era positiva en su concepción general, pero las adiciones de última hora me obligaron como guardián de la Constitución a solicitar su archivo". También teconoció la labor del Congreso, que archivó la reforma sin un voto en contra al decir "eso hay que reconocerlo y agradecerlo". Y terminó ese aparte con humildad diciendo que el gobierno asumió su cuota de responsabilidad, y que aunque tarde, había actuado. Poco después, volvió a hacer hincapié en la gran labor del Legislativo. "Este episodio del que todos hemos aprendido lecciones, no debe, no debe, empañar una labor legislativa que ha sido magnífica en estos dos años". Los congresistas no aplaudieron, el silencio, incluso ante tales halagos, fue sepulcral.

El único aplauso fue para las fuerzas militares. Santos decidió hacerle un homenaje a los hombres que cargan las armas en nuestro pais. Y cuando nombró a cuatro hombres de las fuerzas armadas, uno de cada fuerza, quienes participaron en operaciones históricas frente a la guerrilla, y que se encontraban en el recinto, los senadores, representantes y todos los asistentes se pararon a aplaudirlos. El aplauso, para las fuerzas militares, fue sonoro y prolongado. Se repitió cuando Santos presentó ante el recinto al sargento García, el valiente hombre que fue maltratado por los indígenas en el Cauca. De resto, el silencio fue total.

La rendición de cuentas también hizo un repaso por la economía, la cual subrayó, está creciendo por encima al promedio mundial. Se mostró preocupado por la reciente desaceleración, pues su propósito es mantener un crecimiento estable y sano, les agradeció a los congresistas haberle ayudado a pasar leyes como la regla fiscal y la sostenibilidad fiscal, y recordó que hace unos días anunció un presupuesto histórico de inversión. Dijo que la economía es uno de los mayores tesoros y dedicó también unos minutos a hablar de comercio exterior y el buen momento que vive el país de fronteras para afuera. "A Colombia la miran con buenos ojos" dijo. Luego, destacó que la diplomacia y las buenas maneras siempre rinden frutos.

Mencionó también la infraestructura, tal vez uno de los peores cuellos de botella del país y mencionó una inversión histórica de 700 millones de pesos para el río Magdalena. También habló del campo, el TLC, la Ley de primer empleo (hay más de un millón de nuevos empleos) y la lucha contra la pobreza, uno de los logros que lo hace sentir más orgulloso. Dedicó también minutos a la reforma a las regalías, que es una realidad gracias al Congreso, y explicó cómo dicha reforma se convertirá en una estrategia para navegar hacia la equidad. Habló de la salud, sector en el que reconoció falencias, pero sobre el que dijo: con la salud "no se puede hacer politica". En ese sentido, explicó el nuevo Plan Obligatorio de Salud y la cobertura.

Después habló sobre la vivienda, su apuesta más ambiciosa para conquistar a los colombianos y agradeció al Congreso, de nuevo, por la Ley de Vivienda.

Dedicó varios minutos a hablar sobre la seguridad, tal vez su talón de Aquiles en los últimos días. Además del homenaje a los miembros de las fuerzas armadas y al sargento García, Santos volvió a recordar que su gobierno dio de baja al número 1 y al número 2 de las FARC, y repitió su misma frase trasnochada de siempre: "Estamos llegando a sus madrigueras". Con cifras, trató de transmitir un parte favorable de seguridad, habló sobre los bajos índices de homicidios, las toneladas de cocaína incautadas y una baja en el accionar de delitos. Terminó este aparte agradeciendo al Congreso el apoyo a la reforma al fuero militar, y adelantó que ya trabaja en la ley estatutaria para reglamentar la norma.

Después de casi una hora, varias cosas quedaron claras. Santos vino en ánimo conciliador. Quiso tender puentes y resaltar al Congreso. Fue humilde, agradeció más de una vez el apoyo de los legisladores y reconoció sus errores. También fue claro que el mandatario quiso salirle al paso a los rumores de que su gobierno vive una crisis al precisar que le está yendo bien. Gracias, claro está, a la ayuda de los congresistas. Así las cosas, con este discurso empezó el segundo tiempo del gobierno Santos, quien dijo que de él depende meter los goles y fortalecer la defensa para poder ganar el partido. Le quedan 747 días de gobierno. ¿Estarán los congresistas en su mismo equipo?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.