Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/2013 12:00:00 AM

La reunión que envió a Zuccardi a la cárcel

Semana.com conoció, en exclusiva, la indagatoria de la excongresista con la que la Corte ordenó asegurarla.

Uno de los episodios más oscuros y violentos de Colombia fue la infiltración del paramilitarismo en la política. Y aun cuando el tema ha sido tratado ampliamente, definitivamente hay mucha tela por cortar.

El pasado 3 de marzo la Sala Penal de la Corte Suprema envió a prisión a la senadora Piedad Zuccardi por el presunto delito de concierto para delinquir, en el capítulo de un posible apoyo de grupos armados al margen de la ley a su causa política. Los principales testigos contra Zuccardi fueron Salvatore Mancuso, Édward Cobos Téllez, alias 'Diego Vecino', Úber Banquéz, alias 'Juancho Dique' y Manuel Antonio Castellano, alias el ‘Chino’.

Sin embargo, faltaban detalles por saberse. Semana.com conoció el audio de la indagatoria que por más de cinco horas rindió la exsenadora ante una magistrada auxiliar de la Sala Penal el 26 de febrero pasado, y que –desde entonces- ha sido guardado con celo por los intervinientes. La declaración trae aspectos verdaderamente sorprendentes.

Uno de los momentos cruciales de la diligencia fue cuando la magistrada que lleva el proceso le preguntó a Zuccardi sobre una reunión que ella tuvo con la cúpula de las AUC en el municipio de Valencia, Córdoba, en el año 2000. A esta asistieron los jefes paramilitares Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, entre otros. En ella se habría pactado no realizar un despeje en el sur de Bolívar para no dar espacio a la guerrilla. Los paramilitares querían el apoyo del Gobierno para evitar que las FARC entraran a la zona.

Zuccardi respondió: “Las reuniones que se realizaron con ocasión de los problemas del Bolívar estaban enmarcadas en lo que llamaba el presidente Andrés Pastrana unos ‘diálogos discretos’ que estaban teniendo con las AUC, para evitar que se enteraran las FARC y eso produjera un rompimiento de lo que pasaba en el Caguán”.

La Corte tiene pruebas de que esa reunión nunca fue autorizada por el Gobierno y por eso tiene indicios de que, desde ese momento, la exsenadora comenzó a tener apoyo de los paramilitares. Uno de los que negaron, tajantemente, la autorización de esa reunión fue el entonces comisionado de Paz, Víctor G. Ricardo.

“Nunca imaginé, para mí sería una sorpresa que esa reunión no fuera autorizada por el gobierno nacional de ese momento”, dijo la exsenadora.

Para ese momento el único autorizado para tener algún acercamiento con las AUC era el entonces representante Luis Carlos Ordosgoitia, quien a la postre fue procesado por paramilitarismo y, finalmente, absuelto. No se sabe si ese exrepresentante estuvo en ese encuentro, pero lo cierto es que Zuccardi no recuerda haberlo visto. Para la Corte es muy extraño que la exsenadora olvide semejante detalle si se tiene en cuenta que Ordosgoitia era uno de los pocos que tenían acceso autorizado a las AUC.

“No preciso si Luis Carlos Ordosgoitia estuvo en esa reunión. Yo fui como una participante más, pero no tuve injerencia y no tuve incidencia en cómo se realizó. Yo no recuerdo haber visto a Ordosgostía. Recuerdo a los parlamentarios de Bolívar (…) no sé si él coordinó los desplazamientos, pero no recuerdo haberlo visto”, declaró la excongresista.



El apoyo a Alfonso López Cossio 



Otro capítulo clave en la sesión de indagatoria fue la constante negativa de Zuccardi a reconocer el apoyo político que le dio ella al exrepresentante Alfonso López Cossio, su fórmula para la Cámara en 2002 y quien fue condenado por paramilitarismo. Sin embargo, después de tantas preguntas y contrapreguntas, la exsenadora terminó por reconocer ese apoyo.

“Alfonso López Cossio estaba en el Partido Liberal y yo iba en la lista del partido. Desde ese punto de vista se puede decir que la Cámara de Alfonso López Cossio votó por Piedad Zuccardi porque en su trasegar político no es ajeno a ese comportamiento (…)  Quisiera uno tener una Cámara firme y fija, que no le dé esos dolores de cabeza, pero eso es prácticamente imposible en política. Muy difícil, muy difícil”, manifestó. 



Hubo un asunto más por el que fue interrogada la excongresista. Se trata de una declaración del político Alejandro Escobar Hernández, en el proceso que se adelantó contra el excongresista Miguel Ángel Rangel, también condenado por parapolítica.

Escobar dijo que estuvo con Rangel en 1998 en un campamento con ‘Jorge 40’ y Salvatore Mancuso, y allí se habló del respaldo de Rangel a las Autodefensas. En esa indagatoria, Escobar precisó que el esposo de Zuccardi financió la campaña de López Cossio.

Todo ello, una vez más, confirmó la estrecha relación de la casa Zuccardi con López Cossio, quien sin duda estuvo ‘fletado’ por las AUC.

¿Nexos con la ‘Gata’?

En otro aparte de la indagatoria la magistrada señala la existencia de una fotografía en la cual aparece el que era para esa época fuera el candidato a la Gobernación en 2006: López Cossio. En la imagen muestra a Zuccardi y Héctor Julio López, hijo de la cuestionada empresaria del chance Enilse López, alias la ‘Gata’, señalada de tener presuntos vínculos con las AUC.

La excongresista dijo desconocer que su fórmula política, Alfonso López Cossio, tuviera apoyo de miembros cercanos a la ‘Gata’. Señaló que la presencia de Héctor Julio López en esa fotografía fue sorpresiva y que se realizó en el acto de inscripción de la candidatura de López Cossio a la Gobernación.

A todo esto se sumaron los testimonios de cerca de siete exjefes paramilitares que certificaron, en reiteradas ocasiones, las reuniones de la excongresista y su esposo, Juan José García, y el candidato Alfonso López Cossio con miembros de esa organización ilegal en corregimientos del sur de Bolívar como Ñanguma, Sabana (finca Los manguitos) y Casa Loma en la que presuntamente se cuadraron los apoyos del grupo armado a las campañas políticas.

Por momentos, en medio de su declaración, la exsenadora rompió en llanto y defendió a capa y espada su honestidad y su transparencia, así como a su esposo. No obstante, la Sala Penal –quizá- les creyó más a los testimonios de desmovilizados paramilitares que dieron las pautas para concluir, hasta ahora, que el trasegar político de Zuccardi y del exrepresentante Alfonso López Cossio estuvo bajo el manto de la ilegalidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.