Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/02/22 18:57

El tire y afloje en el caso del general Martínez

El presidente Santos dijo que el retiro del general Luis Eduardo Martínez fue fundamentado. Por su parte, la hija del uniformado señaló que lo habían amenazado con retirarle la visa.

Contra el general Martínez no pesan investigaciones ni en la Fiscalía ni en la Procuraduría. Foto: Juan Carlos Sierra / SEMANA

Sólo este lunes, en una entrevista con La W, el presidente Juan Manuel Santos se refirió de manera directa al caso del general de la Policía Luis Eduardo Martínez, a quien sacaron de la institución hace pocas semanas. Dijo que su salida no fue fundamentada en “rumores” y que en los próximos días se darán detalles sobre los motivos de su salida.

Este anuncio es prácticamente un golpe de gracia para el general retirado, quien la semana pasada tuvo que dar un paso al costado y retirarse de la Policía tras 32 años de servicio. En el Decreto 252 del 15 de febrero del 2016  se informó que el llamamiento se hizo debido a que Martínez cumplió su tiempo máximo de servicio dentro de la institución y que “no significa sanción, despido ni exclusión deshonrosa”. Situación con la que no ha estado conforme la hija del general, Luisa Martínez, quien la emprendió contra el Gobierno, vía Twitter, al manifestar que se trata de una persecución contra su padre e incluso, insiste en que el saliente director de la Policía, Rodolfo Palomino, y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, lo amenazaron con hacerle quitar la visa de Estados Unidos si no renunciaba.

“El ministro de Defensa lo amenazó el pasado 18 de diciembre (2015) y el general Palomino el pasado jueves. Mi papá me lo contó”, aseguró. Y afirmó que su padre ha querido mantener eso por ahora en silencio porque “se está asesorando”.

En la noche de este lunes se especuló sobre el retiro de la visa a Estados Unidos al general, pero nadie ha certificado ese asunto.

Sin investigaciones

Del oficial se ha dicho que su retiro de la institución obedece a presuntos nexos con personajes al margen de la ley, lo que acarreó en el 2015 el frustrado ascenso por parte del Congreso de la República. Semana.com, sin embargo, consultó con fuentes de la Fiscalía y de la Procuraduría que informaron que, a la fecha, no registran procesos en contra del general (r).

En el caso del ente acusador se tiene un proceso preliminar solicitado por el mismo general Martínez. La asignación está a cargo de una fiscal delegada ante la Corte Suprema de Justicia por los delitos de enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir.

“En este momento la Fiscalía está a la espera de que Estados Unidos autorice para tomar la declaración a los extraditados Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias ‘Macaco’; Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’, y el general retirado Mauricio Santoyo”, señaló una fuente del ente acusador a este portal. Con esas personas, presuntamente, Martínez tuvo relación. Así se desprendió de anónimos que llegaron al Congreso.

Así las cosas, mientras no se tengan esas declaraciones no existe un proceso formal contra del alto oficial retirado, de quien a la fecha ya “se han desestimado otros procesos debido a que no existe el material probatorio suficiente para vincularlo”, señaló una fuente de la Fiscalía.

En lo que corresponde a investigaciones disciplinarias, el general (r) Martínez, quien se ha movido por cargos como comandante de la Policía en Medellín, Bogotá, además de encabezar operativos de talla mayor contra las FARC y el Clan Úsuga, la Procuraduría no tiene nada en su contra.

Según fuentes del Ministerio Público, así como en el sistema de antecedentes de la entidad, no se registran procesos vigentes en su contra.

Este tipo de señalamientos persigue al general retirado desde el 2012. Ese año apareció por primera vez su nombre relacionado con los de narcotraficantes. Con base en anónimos, algunos medios en ese entonces informaron que alias ‘Macaco’ lo señaló de ser “uno de los hombres más cercanos al capo mexicano Francisco Cifuentes”. Por esa información, Martínez instauró una demanda judicial a un polémico periodista con quien no aceptó llegar a una conciliación.

El año pasado al Congreso llegó un anónimo, similar al que años atrás ya había circulado, que vinculaba al general Martínez con narcotraficantes. Semana.com conoció los detalles de esa misiva fechada en Miami el 24 de septiembre del 2014. En tres párrafos escritos en español, aunque con varios errores gramaticales, decía que el general Martínez recibió “pagos, sobornos y en algún momento propiedades, por la información que él proporcionaba a las organizaciones del narcotráfico alertándolos de la acción de las Agencias Americanas”.

En el documento se dice que esta información fue proporcionada por Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias ‘Macaco’; Dagoberto Giraldo Pérez, alias ‘Percherón’; Otto Herrera García; Salvatore Mancuso; Rodrigo Tovar Pupo, ‘Jorge 40’; Carlos Aguilar Echeverry; Patricia Rodríguez Guzmán, y el general Mauricio Santoyo.  

No obstante, Martínez logró demostrarle al Senado la falsedad del documento. Contrató un análisis pericial del documento, que fue contrastado con un memorando original de las agencias de Estados Unidos. Entre las principales conclusiones del análisis pericial se advierte que “existe una evidente intención de suplantar documentos oficiales de Agencias Federales de los Estados Unidos, y/o personas”.

Pese a todo esto, aún se mantienen las dudas que, según el propio presidente Juan Manuel Santos, serán despejadas esta semana. Martínez, sin embargo, frentero como siempre, ha prometido seguir demostrando su inocencia.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.