Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/2014 12:00:00 AM

La salsachoke, el género caleño que desconocen los salseros

Nació en los barrios populares de Cali y conquistó a todos los estratos de la capital mundial de la salsa. ¿Por qué no es bien vista en algunos sectores?

Para empezar, Cali es conocida internacionalmente como la capital mundial de la salsa. Su nombre retumba en el exterior y en todas las regiones del país por canciones como: Cali ají, Oiga mira vea y Cali pachanguero, de las orquestas renombradas en todo el mundo:'Guayacán', ‘Son de Cali’ y ‘Grupo Niche’. Canciones y orquestas que siguen revelando el furor con el que se vivió el género desde los años 70, hasta la actualidad. La salsa caleña y la danza acrobática de sus bailarines son de renombre, pero en la actualidad, un nuevo género se robó el show y justamente, nació en la ‘sucursal de cielo’.

Aunque muchas personas creen que la ciudad dejó de ser tan salsera como en décadas anteriores, porque géneros como el reguetón y la bachata también cogieron mucha fuerza, en las discotecas y emisoras está más viva que nunca. Sin embargo, parece que un nuevo género llegó para quedarse: la salsachoke. 

Ahora, en Cali, la salsachoque se vive casi igual que la salsa. Incluso, aunque muchos analistas y conocedores de salsa lo niegan, cambió el estilo de bailar en nuevas generaciones.

Canciones como: La Tusa, Chichoki, El Bochinche, Bien pegadito, Con la punta del pie, entre otras, llegaron a la capital mundial de la salsa desde el 2008 y hasta ahora, siguen siendo favoritas a la hora de la rumba. Pero más allá de la acogida que ha tenido en la ciudad, en la actualidad hay un debate ardiente entre los directores de orquestas de salsachoke y los analistas de la salsa: ¿la denominación de salsa - choke es correcta? ¿Es un género o un ritmo? 

Semana.com habló con el director de orquesta líder de la salsachoke Integración Casanova, Yeison Ibarguen, y defendió lo que él denomina un género musical. 

“El género nació en el 2008 en el Distrito de Aguablanca, oriente de Cali. Nosotros le dimos ese nombre y hubo una confusión porque le decían salsa urbana, pero no era así porque lo de nosotros tiene más furor, más sabor. El nombre nace porque la gente lo empezó a bailar chocando el cuerpo, pero fue evolucionando y llegó al baile de ahora, llegó oficialmente con la canción: La tusa”, aseguró Ibarguen.

Según él, la fórmula de la salsachoke es salsa de golpe tradicional (Boogaloo), con instrumentos del pacífico como la marimba y, con influencias urbanas. 

Algunos críticos de música, aseguran que es una degradación de la salsa. Ibarguen lo acepta. “Es una degradación pero positiva. Gracias a la salsachoke, la salsa volvió a tomar vitalidad en la ciudad, porque el reggaetón y la bachata la habían opacado. Los artistas de la vieja guardia necesitan que surjan nuevos ritmos. Entonces, los críticos deberían empezar a aportarle más al género, que se vuelva más ‘calidoso’, porque los muchachos casi siempre son de barrios populares y lo hacen con lo que tienen, con lo que crecieron, sería muy valioso que nos ayudaran a perfeccionarla”, agregó el director de la orquesta.

El periodista Umberto Valverde, escritor, crítico de cine y estudioso de la música, opina lo contrario. Para él, la salsachoke es una moda y no tiene nada que ver con la salsa.

“La denominación está mal hecha porque no tiene nada que ver con la salsa, ya que lo musical está hecho en computador, con unos muchachos que improvisan y no tienen rítmica de la salsa, no utilizan instrumentos del género. No tiene los esquemas, ni la melodía, ni el ritmo. Ellos parten de otros conceptos. El primer error es el mismo nombre, ellos se pegaron aun nombre que históricamente tiene mucho prestigio”, explicó Valverde.

No obstante, acepta que es un ritmo que conquistó a la ciudad y que debe abrirse un debate sobre el mismo. “Que el Mundial de salsa lo ponga como un debate, es precisamente porque sí les paramos bolas. Si vamos a realizar una discusión teórica, es porque queremos interpretar esta expresión o fenómeno y saber qué va a pasar con esto, qué tan efímero va a ser. Haremos críticas propositivas. Eso no es original y es muy parecido a ritmos que se están haciendo en Cuba, ese cruce de la timba con el reguetón, conocido como salsatón”, precisó el periodista.

Los aspectos que no están bien valorados, según Valverde, son sus letras: “sus letras, su lírica es absolutamente mediocre y elemental. Se ha convertido en música comercial que es basada en la repetición”.
Sin embargo, el escritor añadió que lo que rescata es que desplazó al reguetón de la ciudad: “para no ser tan negativo, por ejemplo, que sustituyan el mercado del reguetón en esas zonas vulnerables, es positivo. 

Otro aspecto que le parece preocupante de la salsachoke, es el baile. “El otro punto interesante pero peligroso es el baile. La salsa caleña se caracteriza por el movimiento de los pies, este nuevo baile rompe con la tradición del baile caleño y puede afectar la manera como se baila en la ciudad, porque los protagonistas son los hombros. Ya veremos con el tiempo si lo validan como género, ni siquiera nosotros los analistas y conocedores lo sabemos. Un ejemplo es la champeta, que lleva 40 años pero no ha podido encontrar espacio propio”, concluyó el analista.

Por otro lado, Carlos Paz, bailarín de la vieja guardia y miembro del grupo Delirio, uno de los más importantes del mundo, dice que es un género increíble. 

“Es algo súper increíble que se ha creado dentro del corazón de la ciudad de Cali, tanto así que está desplazando al reguetón de la ciudad. La salsachoke es un ritmo que tiene bailes del pacífico y ha encantado a todas las generaciones. Es una moda pero hay que valorarla como género musical. Si pongo una canción de ese género todo el mundo sale a bailar. Incluso, Delirio ya tiene ciertos montajes con salsachoke”, argumentó Paz. 

Johanna Cote, propietaria de Zaperoco, una de las discotecas de salsa más tradicionales de Cali, le dijo a este portal que se siente una magia diferente cuando se pone una canción de salsachoke en el lugar.
“Sí ponemos salsachoke, una o dos en la noche, le hemos dejado la puerta abierta. Es una manifestación de los jóvenes de los barrios populares de Cali y nos parece valido darle la oportunidad a que su música suene este tipo de lugares tan típicos de la ciudad. Cuando la ponemos la gente se conecta demasiado, se siente una magia impresionante. Es más, podría volverse una nueva tendencia de la salsa. Antes habían golpes afrocaribeños y boleros y alguien dijo que eso se llamaba salsa, quién son yo para decir que no es una tendencia, no es clásica, pero es algo nuevo”, dijo Johanna.

En cuanto a la producción, varios aspectos varían entre la salsa y la salsachoke. Jorge Cortez, uno de los productores de salsa más importantes del país, califica la salsachoke como un fenómeno.

“La salsachoke o salsa urbana, es un fenómeno que ha sido de una aceptación que los mismos salseros criollos nos hemos quedado impactados por la fuerza que ha cogido. Como productor sé que esto está pegado. Con respecto al género trataremos de ir metiéndonos más, haciendo énfasis en la afinación. Como productor y salsero, lo que he criticado es que a veces suenan cosas en las emisoras que uno dice: se está degradando la salsa. Yo crecí en el golpe de la salsa criolla y me da miedo que se tiren la buena música”, dijo Cortez. 

Además, el productor asegura que ha hecho salsa urbana y que le está apostando a ese proyecto, pero que sigue metiéndole “el golpe criollo”. 

“A la salsachoke no lo metería en el género de la salsa, lo enfocaría hacia el baile, porque no se le puede llamar a un género ‘salsa’ porque esa ya está hecha. La salsachoke se hace en un computador y la arman en media hora. A nosotros como productores musicales nos ha hecho daño esto porque ya nos cuestionamos hacia dónde vamos o qué hacer. Está pasando por un buen momento, no sé hasta donde vaya a pegar, contrario a la salsa, que tiene apagadas por temporadas, pero nunca se acaba. En cambio, géneros como la champeta o la lambada, son modas que llegan y se van”, concluyó Cotez.

Lo cierto es que, aunque no se ha definido como género musical, la salsachoke ya puede escucharse hasta en los lugares más tradicionales de salsa, en la sucursal del cielo. Incluso, en las discotecas, puede diferenciarse a las nuevas generaciones de las viejas, no por su aspecto físico, sino por el tumbao’ con el que bailan estos dos géneros. Para aquellos que no conocen el género, cuando se ve a una pareja o a una persona sola, mezclando bailes de la música del pacífico, como la chirimía, con el reguetón y la salsa, eso sería bailar salsachoke.

Estas son algunas canciones representativas del género.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.