| 2004/08/29 00:00

La selva o la vía

Una carretera construida por las Farc en el Meta tiene enfrentados a la comunidad y el gobierno.

Desde el aire, la carretera parece una cicatriz amarilla en medio de la selva. Aunque en mal estado, es la única vía entre Vistahermosa y la Macarena.

Una de las carreteras que fue abierta por las Farc durante la zona de distensión se ha convertido en el centro de un debate ambiental entre la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de La Macarena (Cormacarena) y los habitantes de este municipio ubicado al sur del Meta.

Para los macarenenses, esta carretera significa la única vía terrestre que los comunica con la población de Vistahermosa y el resto del departamento. Durante décadas siempre tuvieron que desplazarse en viejos aviones utilizando la vetusta pista de aterrizaje de La Macarena y pagando pasajes aéreos que superan los 250.000 pesos.

Según los campesinos de la zona, la vía les ha permitido no sólo comunicarse con el resto del departamento sino que ha facilitado bajar los costos de comercialización de sus productos básicos y disminuir los precios de la canasta familiar ya que todos eran llevados en aviones DC-3 desde Villavicencio.

La vía, que tiene aproximadamente 135 kilómetros de extensión, se ve desde el aire como una larga franja amarilla que atraviesa la Serranía de La Macarena. Fue abierta por primera vez en los años 60 por los campesinos de la zona que, a punta de machetes, arrasaron con parte de la selva para hacer una trocha que les permitiera sacar el ganado hasta Vistahermosa.

Sin embargo, durante la zona del despeje, las Farc con maquinaria pesada adecuaron y mejoraron esta vía y construyeron incluso puentes y alcantarillas para los caños que atraviesa.

Un año después de terminados los diálogos, la Fuerza Aérea destruyó tres de esas estructuras, con el argumento de que la guerrilla utilizaba la vía para sacar y comercializar la coca que es producida en la región. Aunque la carretera quedó inhabilitada para el transporte pesado, es transitanda en jeeps, motocicletas y caballos.

"Creemos que la única cosa buena que nos dejó el despeje fue esa carretera, por eso defenderemos su mantenimiento porque es la única esperanza de desarrollo para La Macarena", comentó un habitante de la zona que prefirió mantener su nombre en reserva. Por su parte, el director de Cormacarena, Joaquín Patarroyo afirma: "Nosotros entendemos que la comunidad de La Macarena necesita de esta vía de comunicación para poder tener un mejor desarrollo, pero nosotros como entidad del Estado tenemos que proteger esta reserva por ser un patrimonio natural histórico del mundo".

Luis Mario Sánchez, director de la Corporación Ambiental Conoser con sede en La Macarena y quien ha tenido que debatirse entre defender la selva o la vía, es categórico en decir que el impacto ambiental que podía haber producido la carretera ya se produjo, pues ya está abierta."Ahora el principal problema que puede generar es la colonización, pero vamos a trabajar duro en eso e impediremos que se establezcan aldeas o caseríos que destruyan las selvas", anotó Sánchez.

El alcalde (e) de La Macarena, Luis Villar, dijo que su municipio no soporta más aislamiento y que la vía a Vistahermosa es la esperanza para buscar el desarrollo: "Es necesario que esta carretera se adecue para poder comercializar nuestros productos. Por ahora es imposible porque los costos del transporte aéreo son muy caros para los productores; por ello algunos se ven obligados a tener cultivos ilícitos.

En su visita a La Macarena, en abril 2003, el presidente Álvaro Uribe afirmó que "a mí no me chocan las carreteras abiertas por las Farc, sino los fusiles de esa organización", al tiempo que se comprometió en que el gobierno trabajaría en estudiar fórmulas para adecuar esas carreteras. Pero desde entonces nada ha pasado.

Los habitantes de La Macarena están dispuestos a defender la carretera, a pesar de la oposición de varios sectores gubernamentales. Es tanto el interés de la comunidad por sacar adelante este proyecto que los habitantes han hecho bazares y rifas en los que ya llevan recaudado 10 millones de pesos para invertir en su mantenimiento. "La carretera se terminará a las malas o a las buenas", dicen.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.