Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/08/04 08:17

La trágica cita que Natalia cumplió por Facebook

La menor de 15 años fue encontrada muerta el pasado jueves luego de haber sido reportada desaparecida desde el 26 de julio.

Natalia Andrea Seña Foto: Archivo particular

La de Natalia Andrea Seña es una triste historia que pone una vez más sobre la mesa los riesgos a los que se exponen los jóvenes que a temprana edad empiezan a interactuar en las redes sociales. La menor fue encontrada muerta el pasado jueves junto con el hombre que la había contactado por Facebook.

Su historia ha tomado relevancia luego de que la Corte Constitucional determinó que los padres pueden acceder a la cuentas de redes sociales de sus hijos cuando encuentren que existen situaciones que vulneren la seguridad de los menores.

Natalia era estudiante de décimo grado de un colegio del centro-occidente de Bogotá. Ella, al igual que muchos adolescentes, encontró en las redes sociales una oportunidad para hacer amigos. Allí estableció amistad con Fernán Bello, un barranquillero de 21 años que la convenció para que saliera de su casa.     

Tras esperar unas horas y hacer llamadas para intentar determinar en qué lugar estaba la niña, el 26 de julio, la familia reportó a la Policía de Bogotá la desaparición. En ese momento arrancó una intensa búsqueda que terminó este lunes cuando identificaron el cuerpo de la menor.

Como hija única, Natalia tenía toda la atención de los padres, quienes estaban al tanto de sus gustos. Por eso nunca impidieron que entrara a Facebook para chatear con los amigos. Ahora se arrepienten de no haber regulado el tiempo que pasaba la joven en la red social.

“El tipo se la llevó por medio de engaños, le dijo que estaba solo y que nadie lo quería”, contó Katerín Rodríguez, tía de la menor. Fueron los propios familiares de Fernán quienes le dijeron que el hombre tenía problemas psicológicos “y hasta pacto con el diablo”, reconoció Katerín.

No es claro de qué murió Natalia. “La causa de la muerte está en estudio, no tiene signos de lesión externos o de órganos internos”, le dijo a Semana.com el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdez.   

El cuerpo de la menor, al igual que el del joven, fue encontrado en el sector de Patio Bonito el pasado jueves 30 de julio. Los dos cadáveres presentaban un avanzado estado de descomposición. Natalia no portaba ninguna identificación, lo que dificultó inicialmente que determinaran de quién se trataba. 

Desde el domingo la familia estuvo atenta a un cuerpo que indicaba que tenía características similares a las de Natalia. Sólo este lunes, con las huellas dactilares que aparecen en la tarjeta de identidad de la menor, se estableció que se trataba de la niña desaparecida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.