Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2009 12:00:00 AM

La verdadera historia del falso secuestro de Fanny Lorena

La estudiante de 24 años que desapareció y mantuvo en vilo a las autoridades durante dos días, se “autosecuestró” en un intento desesperado por llamar la atención de alguien.

Fanny Lorena Pérez engañó a su familia, a sus amigos, a los medios, pero no pudo engañar a las autoridades. La joven de 24 años conmocionó a todo Bogotá cuando a comienzos de octubre desapareció misteriosamente, luego de haber dejado un estremecedor mensaje de voz en el celular de un profesor suyo: “¡me atacan, me atacan!”.

Pero según lo pudieron determinar las autoridades, esta estudiante de la ESAP (Escuela Superior de Administración Pública) y trabajadora de la Universidad Distrital, que apareció finalmente en un portal de Transmilenio, nunca fue secuestrada, ni violada, ni maltratada, ni drogada.

El martes 6 de octubre Fanny Lorena tomó un taxi en el sector de Chapinero e hizo algunas llamadas pidiendo auxilio porque supuestamente la estaban atacando. En principio, se creyó que se trataba de un paseo millonario, pero a esa hora, entre las 6:53 y 6:54 de la noche, la joven hizo personalmente dos retiros por 800 mil pesos en un cajero del Banco Caja Social del sector de Galerías. La Policía Metropolitana tiene el video donde aparece ella sacando la plata.

Según registros recuperados por la policía, esa noche se hospedó en el Hotel Gran Marqués, ubicado en al Avenida Caracas con calle 51, y pasó la noche sola. Al día siguiente, se dirige al Hotel del Puente, en la Avenida Boyacá con calle 26, y permaneció allí durante dos días, también sola. Durante ese lapso de tiempo, de su celular salieron llamadas y mensajes de texto.

“Ella dice que los mensajes los dejó cuando sintió que la estaban persiguiendo unos indigentes”, dijo el coronel César Augusto Pinzón, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá.
 
También hay registros de dos conversaciones que duraron varios minutos, una desde el barrio de Álamos y otra en Villavicencio.

El viernes 9 de octubre, en horas de la tarde, Fanny Lorena Pérez apareció finalmente en un portal de Transmilenio del Tunal, en el sur de la ciudad. Tenía otra ropa, un corte de pelo diferente y decía que no se acordaba de nada.
 
Fanny Lorena Pérez sostuvo siempre no recordar nada de lo que pasó tras subirse a un taxi el día que supuestamente desapareció. Pero muchos de sus testimonios luego de aparecer de forma espontanea pusieron en duda su versión de lo ocurrido. Según la joven, ella se subió al vehículo hacia las 6:10 de la tarde y luego perdió la memoria sobre lo ocurrido. Sin embargo la llamada en la que pidió auxilio se realizó a las 6:46, es decir más de media hora
después.

"No tengo noción de haber hecho ninguna de esas llamadas. No te puedo decir por qué, porque no tengo noción de haber hecho esas llamadas; tengo noción de haberme subido a un taxi, de haberme guardado el celular en un saco y no más", dijo hace una semanas a medios de comunicación.

Medicina Legal, tras los exámenes de rigor, estableció que no hubo ningún tipo de agresión contra la estudiante. Y ayer jueves, su familia supo, por las pruebas que tenían las autoridades, que Fanny Lorena nunca estuvo secuestrada.

Investigadores que siguieron el caso y que le hicieron varias entrevistas, concluyeron que Fanny Lorena tiene un cuadro clínico complicado, sufre de depresión, de lagunas mentales y tiene antecedentes de suicidio, y que el montaje lo hizo aparentemente para llamar la atención de algún tercero.  

Fanny Lorena Pérez podría enfrentar cargos por falsa denuncia y falso testimonio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.