Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/18/2016 8:26:00 PM

Caquetá cambia de cara

Semana.com participó en el lanzamiento en Florencia del Programa Alianzas para la Reconciliación (PAR), que busca cambiar las narrativas de violencia por imaginarios de paz. Esta es una experiencia sobre cómo transformar la historia de guerra en arte y memoria colectiva.

"Señora sociedad, ¿usted ya no está cansada de vivir en guerra mutua? ¿Le tiene miedo a su familia? Porque allá puede estar su hijo, su padre, su hermano, y usted los odia… Yo me llamo Diego y a mis cortos 12 años de vida le pregunto: ¿alguna vez ha pensado en la palabra reconciliación?”

Las palabras de Diego Fernando Cañón, un estudiante de grado sexto del colegio La Esperanza, en el barrio La Gloria, donde conviven víctimas del conflicto, desmovilizados y comunidades vulnerables, desataron una ola de aplausos en el auditorio de la Universidad de la Amazonía en Florencia. Rebecca Hammel, una de las representantes de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y quien leyó la carta de Diego, no pudo contener las lágrimas.

Frente a décadas de conflicto armado y exclusión, Caquetá comenzó a cambiar su cara, a reemplazar el miedo y los fusiles por el arte y la ilusión de un mejor futuro. Por este motivo, la Usaid y la ONG Acdi/Voca eligieron Florencia el 17 y el 18 de noviembre como el epicentro del lanzamiento de su Programa de Alianzas para la Reconciliación (PAR), que estará presente en otros 20 municipios del país como Bojayá, Buenaventura, Tame, Apartadó y Vistahermosa.

Con un presupuesto de 56 millones de dólares y a través de alianzas público-privadas, el PAR le apunta a la creación de oportunidades en zonas altamente afectadas por la violencia, donde víctimas, desplazados y desmovilizados podrán tejer nuevos escenarios de convivencia y posconflicto desde la inclusión económica, el deporte y la cultura. Entre los socios estratégicos están la Universidad Javeriana, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), la Corporación Reconciliación Colombia y la revista SEMANA.

“Necesitamos cambiar las narrativas, pasar de las ganas de retaliación a la compasión y a la misericordia. El que perdona evoluciona. El perdón no cambia el pasado, pero cambia el futuro”, afirmó el padre Leonel Narváez, presidente de la Fundación para la Reconciliación.

En Caquetá la apuesta de la reconciliación definitivamente es por el arte. Tanto el alcalde de Florencia, Andrés Perdomo, como el secretario de Planeación, Óscar Rojas, subrayaron la importancia de una “transformación real tanto desde la infraestructura como desde la sociedad” y la necesidad de “impactar a cada vez más personas”.

Reconciliación puesta en escena

Y así lo está logrando la obra de teatro Victus, dirigida por la reconocida actriz Alejandra Borrero. Durante 80 minutos, 20 “actores naturales” llenaron el escenario de la Uniamazonía con sus historias, sus tragedias, su memoria, después de años de haber estado afectados de alguna manera por el conflicto. El grupo está compuesto por exmilitares, civiles víctimas de la violencia, exguerrilleros de las FARC y el ELN y excombatientes de los grupos paramilitares.

“Cinco días, cinco noches, cinco hombres”, es uno de los diálogos de Yuliza, una aguerrida mujer afrodescendiente que además de haber sido víctima de secuestro y tortura en Chocó, fue violada por varios paramilitares y decidió actuar por la reconciliación.

“Un día mataron a mi suegro y a mí me cambió la vida”. Claudia Girón es psicóloga, defensora de derechos humanos y propulsora de los “tejidos de memoria” para la construcción de memoria colectiva a través de la costura. “Me ofrecieron realizar el apoyo psicosocial de los miembros de Victus, pero decidí más bien participar como actriz, como la única víctima de un crimen de Estado”, le expresó a Semana.com.

Zapatos de payaso

Y los actores dirigidos por Casa Ensamble no son los únicos que se la están jugando por el arte y la cultura de la reconciliación. Florencia no sólo fue sede de la exposición fotográfica “Caquetá: mujer, conflicto y territorio”, que tiene el propósito de construir paz evidenciando el valor de la mujer, sino que también fue testigo de la construcción de un collage de cartas sobre la reconciliación de los niños del colegio La Esperanza.

"Muchos nos creen a nosotros (los florencianos) los de la coca, la guerrilla, pero cuando la gente viene cambia de pensamiento, por eso pintamos murales y estamos en el PAR", le dijo a Semana.com Yuly Tatiana Silva, estudiante de 16 años del colegio La Esperanza. Sin embargo, hay otra iniciativa que se podría enmarcar eventualmente en el proyecto de Usaid Colombia y el PAR.

“Ya hicimos la parte militar, ahora es la hora de la interagencialidad”, expuso el brigadier general Francisco Javier Cruz, comandante de la Sexta División del Ejército en Caquetá. Por esta razón, se creó El Circo de la Amazonía, conformado por varios militares del batallón, que quiere construir paz desde las risas de la comunidad.

Los soldados de la Sexta División con los payasos Lagrimita, Zapatico, Pinito y Cuqui del Circo de la Amazonía, una iniciativa lanzada por el Ejército en Caquetá. Foto: Cortesía Usaid.

Semana.com habló con el payaso ‘Zapatico’, representado por el militar Luis López, quien hace 16 años es soldado profesional pero hace tres años se disfraza para divertir a los espectadores. Su experiencia es la clara prueba del cambio de imaginario y la mentalidad que se está gestando en una las zonas más marcadas por la guerra armada. “Después de estar en el monte, reemplazar las botas de soldado por los zapatones de payaso es sin lugar a dudas un cambio impresionante”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.