Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/2012 12:00:00 AM

Las 2.990 voces que se pronunciarán en La Habana

Están consignadas en diez tomos y fueron entregadas por la Comisión de Paz del Congreso al embajador de Colombia en Cuba.

Durante dos meses 2.990 colombianos formularon las primeras propuestas para que el Gobierno y las FARC puedan firmar el pacto para la terminación del conflicto armado en el país.
 
Estas personas representan a campesinos, indígenas, afrodescendientes, mujeres, sindicalistas, estudiantes, defensores de derechos humanos, ambientalistas, comunidades LGTBI, iglesias, gremios empresariales, académicos, investigadores sociales, niños y víctimas del conflicto armado.

Ellos asistieron a las nueve mesas regionales que las comisiones de paz del Congreso adelantaron en Sincelejo, Barranquilla, Villavicencio, Pasto, Medellín, Bucaramanga, Florencia, Popayán y Bogotá, para formular propuestas sobre tres puntos específicos de la agenda de negociación que las FARC y el Gobierno discuten desde el pasado mes de noviembre en La Habana, Cuba.

Los temas que concentran estas propuestas se ocupan del desarrollo agrario, la participación en política de desmovilizados y la sustitución de cultivos ilícitos.

Las propuestas fueron reunidas sin ninguna edición por las Naciones Unidas, que imprimió los diez tomos de la que fue bautizada “la enciclopedia propositiva para la paz”.
 
Según uno de los presidentes de la comisión de Paz del Congreso, el representante Iván Cepeda (Polo), se trata de “una botella que lanzamos al mar que contiene un mensaje de paz”.

Bruno Moro, relator en Colombia de la organización de Naciones Unidas, y el presidente del Senado, Roy Barreras, le entregaron los documentos a Jorge Iván Mora Godoy, el embajador de Cuba en Bogotá. Este sábado, serán entregados los documentos a los representantes plenipotenciarios del Gobierno y de las FARC.

Tanto el Gobierno como los voceros de la guerrilla legitimaron el ejercicio de participación ciudadana que adelantó el Congreso con el auspicio de las Naciones Unidas.

Primero porque el presidente Juan Manuel Santos definió el rol de las comisiones de paz en el proceso de negociación, que fue precisamente recibir las opiniones de los colombianos que residen en las regiones más afectadas por el conflicto.

El pasado 28 de noviembre, Rodrigo Granda, uno de los representantes de las FARC en la mesa de negociación, manifestó que las mesas regionales de paz que realizó el Congreso “no puede tener sino las puertas abiertas del corazón de quienes verdaderamente anhelan la reconciliación y la culminación de la guerra”.

Por su parte, Ángela Robledo, integrante de las comisiones de Paz, dijo que el principal “clamor” de los casi 3.000 colombianos que alimentaron los foros es no levantarse de la mesa hasta acordar el fin del conflicto.

Finalmente, Bruno Moro, el relator de la ONU en Colombia, consideró que la paz en el país “será más sostenible y duradera” si las partes toman en cuenta las propuestas de la sociedad civil en la mesa de diálogos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.