Martes, 21 de octubre de 2014

| 2013/01/30 00:00

Las 'diabluras' de los pastores de la iglesia

Homicidios, narcotráfico, extorsiones, violaciones y adulterio son algunos de los ´pecados´ que cometen pastores y sacerdotes.

Cortesía del servicio de fotografía del aeropuerto Sheremetyevo de Rusia. Foto: Sheremetyevo.

Que un colombiano sea detenido en un aeropuerto internacional con droga en su estómago, tristemente es una noticia que ya suena a paisaje; pero que ese compatriota reclutado como 'mula' del narcotráfico sea un sacerdote, sin duda es una noticia que desborda la capacidad de asombro.

 

Eso fue lo que ocurrió este miércoles 30 de enero en el aeropuerto Sheremetievo de Moscú, en Rusia, donde la Oficina Federal de Lucha contra las Drogas detuvo al sacerdote adscrito a la Iglesia anglicana en Bogotá Fabio Ricardo Rodríguez (ver organigrama clerical de esa iglesia), con 780 gramos de coca en su estómago. Según una cadena de la televisión rusa, el religioso se defendió argumentando que “cometí esta acción, presionado por un grupo mafioso”.


 

Sin entrar en detalles del penoso episodio, lo cierto es que en los últimos meses varios 'Siervos de Dios' se han visto envueltos en escándalos inimaginables, que si bien pueden ser considerados hechos aislados, ocurren en momentos difíciles para sus iglesias.

 

Para no ir muy lejos, hace apenas dos días el mundo entero fue sorprendido con la insólita noticia de la captura de un pastor en Brasil, acusado de abusar de sus feligresas.

 

Pero eso no es todo. Según detallaron medios de ese país, el pastor lo hacía argumentando que “su aparato reproductor era sagrado porque tuvo un encuentro con Jesús en un burdel y le asignó la misión de difundir la leche sagrada”. Cabe aclarar que entre las denuncias reportadas aparecen detalles de cómo varias mujeres, incluso ancianas, ingerían mediante sexo oral, la supuesta leche sagrada.

 

La denuncia es tan descabellada que parece inverosímil y algunos creen que se trata de otra falsa noticia sembrada a través de las redes sociales, una práctica muy de moda por estos días.

 

También fue conocido el caso de monseñor Kevin Tallin. Este párroco fue detenido en Connecticut el pasado 22 de enero por la cantidad de metanfetaminas que tenía en su casa y por participar en la venta ilegal de estupefacientes. Además, se descubrió que el cura era el dueño de la tienda sexual ‘Land of Oz’ y que tenía relaciones sexuales vestido de mujer y dentro de la parroquia.

Sin embargo, en Colombia el tema no es tan ajeno y por el contrario suena familiar gracias a un escándalo similar que hace unos meses protagonizó otro pastor y que fue difundido en video a través de internet.

Se trata de Álvaro Gámez, pastor de la iglesia de Salem en Pasto, Nariño, donde 27 feligresas lo denunciaron por abusar de ellas. En las imágenes que aportó a la Fiscalía la Red de Apoyo a Victimas de Sectas, se observa a Gámez teniendo supuestas relaciones sexuales con dos mujeres, en la oficina privada de su iglesia, mientras en el salón principal sus feligreses oran y levantan las manos (ver video al final del artículo).

Aunque formalmente la acusación solo se hizo por una de las mujeres, que al parecer, al momento de los hechos era menor de edad, hoy el pastor se encuentra libre pero vinculado al proceso. El gancho para obtener los placeres sexuales de sus adeptas era el mismo: Un cuerpo con poderes divinos.

El abogado Abelardo De La Espriella, defensor del pastor, argumentó que el delito del que acusan a su cliente no existe: decirle mentiras a una mujer para acostarse con ellas.

Otro caso conocido fue el del cura católico Isaac Ramírez Sandoval, que actualmente está detenido en la cárcel Modelo por abusar sexualmente de un menor de 14 años. A pesar de esto, la comunidad de la iglesia María Inmaculada en Soacha, protegía al párroco y aseguraban que era inocente.

Al momento de ser trasladado del Complejo Judicial de Paloquemao hacia la Modelo, Ramírez aseguró que no se quitaría la sotana.

Los abusos de sábanas de los pastores también lo padecen algunos integrantes de la iglesia católica. El caso más recordado ocurrió en 2010 en Cali, Valle, y que protagonizó el sacerdote Rodrigo Carvajal Vargas, acusado de tener dos mujeres amantes. Irónicamente ese mismo cura oficiaba en la capilla La Merced, que es el santuario ícono de la fidelidad donde la crema y nata caleña contrae nupcias.

El escándalo estalló cuando al sacerdote lo denunció una de sus concubinas tras descubrir que éste mantenía en secreto otra relación amorosa desde hace 20 años, “A mí me trataba como la amante y a la señora Blanca Vélez como su esposa. Era un depravado sexual que sólo me buscaba para motelear”, confesó para entonces a esta revista la señora Noelia Quintero, una de sus presuntas amantes. El cura fue separado de sus funciones sacerdotales.

No todos los pecados de los pastores de la iglesia son de sábanas. En esas 'diabluras' de sotanas también hay sangre, dolor y muerte. Tal como ocurrió con el caso del sacerdote José Francey Díaz, condenado a 23 años de prisión por el crimen de su compañera sentimental y una niña que tenía con ella. El trágico episodio ocurrió el 15 de febrero de 2007 en Mistrató, Risaralda y según la confesión del propio cura, las asesinó golpeándolas en la cabeza y luego las incineró. El monto de la condena está en apelación y podría ascender a 46 años.

A mediados del año pasado la policía sorprendió al país con la captura de un grupo de extorsionistas, supuestamente liderada por un pastor. Era tal el descaro de esa organización que se hacían llamar la 'banda de los pastores de Costa Rica'.

Costa Rica es el nombre de una vereda del municipio de Ginebra, Valle, donde se escondían. De acuerdo con la información oficial, el líder de la banda y presunto pastor, fue identificado como Wilson Enrique Gaitán González, que coordinaba las extorsiones, atracos y amenazas en la zona. Además, auxiliaban a una columna guerrillera de las FARC, con los víveres que les donaba la comunidad.

Si bien no se puede cometer la injusticia de estigmatizar a toda una comunidad religiosa por los pecados de sus ovejas descarriadas, estos casos dejan a la vista que pastores y sacerdotes son tan terrenales, que el mismo diablo les quedó chiquito. 


Video del pastor Álvaro Gámez de la iglesia cristiana de Salem, Pasto.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×