Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/2014 12:00:00 AM

La distancia que se abre entre Uribe y Peñalosa

El expresidente compara al exalcalde con Santos y los verdes de plácemes con que el exalcalde se desmarque del uribismo.

Si hay algo a lo que Enrique Peñalosa le han sacado factura es aquel episodio en el que aceptó que el expresidente Álvaro Uribe lo apoyara en la campaña por la Alcaldía de Bogotá en el año 2011. Eso, a juicio de muchos, le costó una derrota más en su larga lista de fracasos electorales. Y en la presente campaña le ha significado todo tipo de dificultades en su propio partido, la Alianza Verde, que aunque lo aclamó como candidato en la consulta del pasado 9 de marzo, dos sectores del partido, los mockusistas y los petristas, se mantienen aún ajenos a su candidatura, precisamente por ese guiño que el expresidente le dio hace tres años.

Incluso, uno de sus competidores en la pasada consulta, Jhon Sudarsky, no dudó en calificar que el respaldo de Peñalosa provenía precisamente del uribismo. Y en la presente campaña mucho se ha especulado de que Uribe tendría como una especie de plan alternativo al exalcalde de Bogotá en su obsesivo propósito de que su exministro Juan Manuel Santos, a quien califica de traicionero, no consiga su reelección.

Pero las cosas parecen haber cambiado, precisamente en el momento en que Peñalosa ya es oficialmente candidato. Uribe, quien hace tres años lo calificó como el mejor alcalde que necesitaba Bogotá, ahora lamenta el respaldo de Peñalosa al proceso de paz que adelanta Santos.

Así lo confesó el viernes, en su tribuna de Twitter en la que manifestó: “Muy triste que el dr Enrique Peñalosa se identifique con el Pte Santos en la impunidad al terrorismo que genera más violencia (…)Qué tristeza que confirme equipo negociador con el terrorismo que con Pte Santos entrega el país a Farc”.

Ese trino tuvo una respuesta casi que inmediata del propio Peñalosa, quien en más de una ocasión ha reconocido que Uribe entregó un mejor país que el que recibió y por eso esta vez no quiso entrar en controversias con el expresidente que lo acompañó en su campaña de hace tres años, en la que incluso se dejó retratar cargándole el megáfono.

Peñalosa también ha insistido que no quiere hacer alianzas con los partidos políticos y que su estrategia será construir una alianza pero con los ciudadanos, sin importar sus principios ideológicos y sin ningún tipo de exclusiones. Por eso asegura que su proyecto no es anti-Santos, ni anti-Uribe, ni anti-Petro.

Pero lo que sí confesó Peñalosa es que ese caudal electoral del Centro Democrático, que en las pasadas elecciones superó los dos millones de votos, no le deja indiferente. Y en ese sentido fue la respuesta que le envió a Uribe cuando confesó la tristeza que ahora le genera Peñalosa. Por eso dijo que no se dejaba picar la lengua sino que buscaba convencer a los uribistas.

La estrategia de Uribe parece ser ahora marcar distancias con Peñalosa. Aunque lo haya apoyado en el pasado, ese respaldo bien podría significar una identidad para que algunos uribistas que aún no se sientan convencidos con la candidatura de Oscar Iván Zuluaga pudieran votar por Peñalosa, quien además empieza a crecer en algunas encuestas, a tal punto que algunas, como las del Centro Nacional de Consultoría o las de Datexco, lo ubiquen no solo como quien pasaría a una segunda vuelta sino que en escenario hasta derrotaría al presidente Santos.

Por eso Uribe quiere despejar todas las dudas de que en el presente debate su candidato es uno solo, a tal punto que le mandó un mensaje a Peñalosa en el sentido de que hace cuatro años Juan Manuel Santos se interesó por los votos uribistas, y a su juicio, “cuando los obtuvo, terminó aliado con las Farc”.

Uribe ahora compara a Peñalosa con Santos, y asegura que su candidato Zuluaga a diferencia de ellos no va solo por los votos uribistas sino que es el más leal a su causa. “Oscar Iván es firme y sin declives”, insiste el expresidente a quien parece molestarle que Peñalosa insista en cautivar a parte de su electorado.

Los que más parecen estar de plácemes con este cruce de mensajes entre Uribe y Peñalosa son los dirigentes de la Alianza Verde, quienes cada vez más parecen estar más convencidos con las posibilidades de Peñalosa y que con los trinos del expresidente queda claro que Peñalosa no es Uribe, como lo señalan sus contradictores, y esa distancia que se empieza a marcar en la campaña podría suponer un clima más favorable para que toda la Alianza Verde se una en torno a Peñalosa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.