Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/5/2008 12:00:00 AM

Las dos guerras

Urabá y el Norte del Valle son el epicentro de cruentas 'vendettas' entre grupos paramilitares y mafiosos.

Dos de las zonas más estratégicas de Colombia están convertidas en un verdadero polvorín. En Urabá dos facciones de ex paramilitares están enfrascadas en una guerra que tan solo en el último mes ha dejado casi medio centenar de muertos entre los dos bandos. Y el Norte del Valle del Cauca es el escenario de una oleada de asesinatos selectivos como producto de una vendetta entre grupos mafiosos de esa región que luchan por quedarse con el poder. Aunque en el norte el conflicto es entre paras y en el sur la guerra es entre narcos, las dos guerras tienen algo en común: el narcotráfico.

Lo que está ocurriendo en el Golfo de Urabá tiene como protagonista principal a Daniel Rendón Herrera. Conocido con el alias de 'Don Mario', este hombre se quedó con el control de una vasta región, que abarca departamentos como Antioquia y Chocó, la cual era controlada por dos jefes paramilitares que se desmovilizaron hace más de un año y que hoy están presos en la cárcel de Itagüí: su hermano Freddy Rendón, alias el 'Alemán', y Hernán Hernández, alias 'HH'. Tras el sometimiento a la Ley de Justicia y Paz de estos dos ex comandantes de los bloques Élmer Cárdenas y Bananero, respectivamente, 'Don Mario' copó las zonas que antes estaban bajo el dominio de ellos.

'Don Mario' se vinculó a las autodefensas de la mano de Fidel Castaño. Por orden de éste y Carlos Castaño fue el encargado de la expansión paramilitar en los Llanos Orientales. Allí, junto con Miguel Arroyave, creó el bloque Centauros y consolidó la presencia para en el oriente del país. Tras el asesinato de Arroyave, en 2004, 'Don Mario' se vio obligado a regresar a Urabá. Cuando su hermano, el 'Alemán', y 'HH' se desmovilizaron, aprovechó para quedarse con una zona que es considerada la 'joya de la corona'. Por su ubicación estratégica Urabá es un sitio clave para el tráfico de armas y de droga. De allí su importancia histórica para los grupos ilegales.

'Don Mario' reclutó a antiguos combatientes del bloque de el 'Alemán' y de 'HH'. Hoy su ejército llega a 600 hombres, la mayoría de ellos desmovilizados que retomaron las armas. No conforme con controlar el Urabá antioqueño y el chocoano, 'Don Mario' comenzó una expansión para copar otras zonas dejadas por los antiguos jefes paras.

Entre otros lugares, intentó incursionar en zonas que habían sido controladas en el pasado por Diego Murillo, alias 'Don Berna'. Hombres de 'Don Mario' comenzaron a hacer presencia en sectores como la Comuna 13, en Medellín; Envigado, y Tierralta, Córdoba. Esas zonas habían quedado desde hace más de un año bajo el dominio de Carlos Mario Aguilar, alias 'Rogelio', quien se quedó con gran parte del imperio criminal que tuvo 'Berna' en años anteriores, incluida la temida 'oficina de Envigado'.

'Rogelio' es la cabeza visible de una organización de ex paramilitares conocida como los 'Paisas', básicamente dedicada al tráfico de drogas. A sangre y fuego 'Don Mario' intentó quedarse con parte de los negocios de 'Rogelio' y los 'Paisas'. La guerra fue inevitable. Los asesinatos selectivos en Medellín por parte de los 'Marios' desencadenaron una violenta reacción de los 'Paisas'. Estos últimos optaron por atacar a 'Don Mario' en su propio territorio: Urabá. Los 'Paisas' reclutaron ex desmovilizados de varios bloques e iniciaron desde comienzos de este año una ofensiva en diferentes municipios del Urabá antioqueño.

El punto más alto de esa confrontación ocurrió en Semana Santa. Hombres de los 'Paisas' comenzaron una serie de asesinatos de miembros y colaboradores de los 'Marios' en zonas cercanas a Chigorodó y San Pedro de Urabá, entre otros municipios. De acuerdo con las cifras de los organismos de inteligencia, tan solo entre el 14 y el 28 de marzo se registraron cerca de 40 muertes en esas zonas. Sin embargo, la 'campaña militar' de los 'Paisas' sufrió un duro revés el Viernes Santo, cuando hombres de 'Don Mario' asesinaron siete integrantes de los 'Paisas´ y secuestraron otros 25. El jueves de la semana pasada se divulgó en los medios de comunicación un video en el que 'Don Mario' señalaba que detrás del ataque en su contra estaba 'HH'y 'Don Berna', acusación que los dos ex jefes paramilitares negaron en un comunicado público.

Para las autoridades no es claro que 'Berna' y 'HH' estén detrás de los 'Paisas', como lo afirma 'Don Mario'. Lo único cierto es que lo que está ocurriendo en Urabá es una batalla por el control de corredores estratégicos para el narcotráfico. Controlar a 'Don Mario' y recuperar la tranquilidad de una zona que, como Urabá, era una de las regiones de 'mostrar' de la política de seguridad democrática se ha convertido en un desafío inmediato para la Fuerza Pública. Pero no es el único.

El combo de 'Comba'

En el occidente del país también se libra una guerra que no es menos intensa y cuyo principal protagonista es Luis Enrique Calle Serna. Conocido con los alias de 'Comba' o 'Combatiente', este hombre aprovechó la reorganización de las estructuras mafiosas del cartel del Norte del Valle y a punta de vendettas se ha convertido en el nuevo amo y señor del narcotráfico en el suroccidente colombiano.

Después de la captura y la extradición de Hernando Gómez Bustamante, alias 'Rasguño', y el arresto de Diego Montoya, alias 'Don Diego', en septiembre del año pasado, el cartel del Norte del Valle quedó prácticamente bajo el mando de un sólo capo: Wílber Alirio Varela, alias 'Jabón'. A raíz de la persecución de las autoridades, Varela se había refugiado desde hacía varios años en Venezuela y dejó como encargado de su organización criminal en Colombia a quien había sido durante años uno de sus hombres de mayor confianza: 'Comba'. A comienzos de febrero de este año, decidió que había llegado el momento de dejar de ser el segundo al mando y asesinó a su jefe, Varela. Como suele ocurrir en el mundo de la mafia, muchos de los integrantes de la organización de Varela no sabían o no estuvieron de acuerdo con la decisión que tomó 'Comba'.

A finales de febrero, 'Comba', junto a su socio Diego Pérez, alias 'Diego Rastrojo', y Daniel el 'Loco' Barrera, llamaron a todos los antiguos integrantes del imperio criminal de Varela para notificarles que ellos eran los nuevos jefes de la organización. Varios fueron asesinados y sus cuerpos aparecieron en Bogotá. Otros, que lograron escapar de la vendetta inicial, buscaron hacer alianzas con antiguos lugartenientes de 'Don Diego' y 'Rasguño' para tratar de enfrentar a 'Comba'. Pero también han ido cayendo en esa vendetta en los últimos meses.

Tal es el caso de un ex policía de apellido Cárdenas, quien era el encargado de manejar una de las oficinas de cobro de Varela, con influencia en Cali y en Buenaventura. Otro caso ocurrió en Buga, en el centro del Valle, donde fue muerto, con fusil, José Ignacio Bedoya, uno de los testaferros de mayor confianza de 'Jabón'. A finales de febrero las autoridades de Pereira, Risaralda, hallaron los cuerpos descuartizados de dos hombres. Se trataba de los hermanos Húber y Dagoberto González Rivas quienes, según las autoridades, eran los responsables de controlar las rutas de la droga en el Pacífico para la organización de Varela. En ciudades como Tuluá, Andalucía, Cartago, Ansermanuevo, El Dovio, Versalles, Zarzal, La Unión y Bugalagrande, también se han registrado asesinatos selectivos ordenados por 'Comba'.

Las autoridades sólo saben que el hombre encargado de ejecutar estos asesinatos es conocido con el alias de 'Cero Seis' .Según los cálculos de los organismos de inteligencia, tan solo en los últimos dos meses cerca de 35 personas que pertenecían al grupo de Varela han caído en esta nueva guerra de la mafia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.