Viernes, 21 de noviembre de 2014

| 2013/01/16 00:00

Las FARC destapan sus cartas en el tema agrario

SEMANA tuvo acceso a las 10 propuestas sobre el agro que las FARC pondrán sobre la mesa de diálogos.

La mesa de negociaciones retomó la conversación sobre la paz la semana pasada en La Habana, Cuba. Foto: AFP

Las FARC anunciaron, el lunes pasado, que presentaría paulatinamente 10 propuestas sobre el tema agrario, el más complejo en las conversaciones de La Habana. Ese día, Iván Márquez reveló la primera.

SEMANA tuvo acceso a los puntos restantes cuyo eje es una reforma agraria integral que ponga fin a las profundas inequidades en el campo mediante la redistribución del ‘latifundio improductivo’ entre el campesinado pobre.

Éstas y otras propuestas de la guerrilla coinciden con lo que amplios sectores del país, al igual que expertos, vienen planteando como remedio a la crisis histórica del campo colombiano.

1. Lograr una “reforma rural y agraria integral”. Antes, las FARC tenían un programa agrario para eliminar el latifundio en general. Ahora, plantean erradicar “el latifundio improductivo, inadecuadamente explotado u ocioso" para redistribuirlo. Otro punto a destacar es la “prohibición o establecimiento de límites estrictos a la extranjerización de la tierra".

Su discurso también tuvo un cambio sutil en lo que respecta a los TLC. “Revisar o denunciar los tratados de libre comercio que afectan la soberanía alimentaria, las condiciones de nutrición y la alimentación”. Además, esta primera proposición también habla sobre la “reparación integral de la población víctima del desplazamiento forzado” y sobre la superación de las condiciones que ha generado la violencia “por parte del Estado y fuerzas paramilitares en las zonas rurales ".

2. Mejorar las condiciones de vida, de trabajo y los derechos de los campesinos mediante la “erradicación del hambre, la desigualdad y la pobreza de los pobladores rurales”. Para ello, las FARC solicitan una infraestructura social integral y programas masivos de nutrición y de empleo.

3. Construir una “nueva ruralidad” que se base en la justicia territorial. El grupo guerrillero asegura que este punto implica que el gobierno cubra la deuda histórica que tiene con el campo, “impone la desmilitarización del Estado y de la sociedad” y supere la estigmatización que tiene de los campesinos.

4. Lograr un ordenamiento de la tierra para estimular los usos agrícolas en vez de la producción de ganado y así privilegiar la producción alimentaria. Además, las FARC hablan de una “prohibición o regulación” de la minería a cielo abierto a la vez que propone apoyar a pequeños y medianos mineros. También, este ordenamiento debe contemplar “acciones frente a los cultivos de uso ilícito para transitar hacia producciones alternativas o de sustitución, o para su legalización atendiendo fines medicinales y terapéuticos o razones culturales”.

5. Garantizar el acceso real a la tierra mediante la creación de un fondo que se apropie de los “latifundios improductivos, ociosos o inadecuadamente explotados, tierras baldías, tierras apropiadas mediante el uso de la violencia y el despojo, y tierras incautadas al narcotráfico” para luego redistribuirlas entre los campesinos. Después de esto, las FARC proponen que se cubran las condiciones necesarias para sacarle provecho a esos predios. Además, aseguran que la política tributaria se debe erigir en un instrumento para la desconcentración de la propiedad.

6. Reconocer y respetar los territorios de indígenas, afros, raizales y palenqueros. Además, la guerrilla plantea el establecimiento de espacios “interétnicos” donde coexistirían estas comunidades de manera autónoma.

7. Definir las tierras de los campesinos que deberán tener “los mismos alcances de las otras formas de territorios colectivos”. Además, las FARC proponen que dichos predios sean divididos en “zonas de reserva campesina” y en “zonas de producción campesina de alimentos”. Al final de este punto, hacen un llamado al Estado colombiano para que adopte la declaración de los derechos del campesino de la ONU y el acuerdo 141 de la OIT.

8. Promover las diferentes formas de producción en beneficio de una soberanía alimentaria. Para ello, es necesario organizar todos los procesos que se relacionan con los alimentos, desde su cosecha hasta su consumo, para lograr un beneficio equitativo entre la zona rural y la urbana.

9. Fomentar la investigación y el desarrollo científico técnico que proteja el conocimiento ancestral y las semillas nativas.

10. Denunciar o revisar los tratados de libre comercio que afecten la soberanía alimentaria de los campesinos y que propicien el hecho de que extranjeros se apropien de los territorios.

Lea aquí las propuestas completas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×