Miércoles, 27 de agosto de 2014

El procurador general, Alejandro Ordóñez (izq.), y el fiscal general, Eduardo Montealegre, debaten acerca del marco jurídico para la paz.

| 2013/05/09 00:00

Las fuertes ‘pullas’ entre Fiscal y Procurador

El ‘rifirafe’ entre Eduardo Montealegre y Alejandro Ordoñez por el tema de la paz fue candente.

El recinto quedó mudo. El abogado defensor de derechos humanos Darío Blandón alzó la voz para reclamarle a uno de los integrantes del panel ‘dilemas jurídicos del proceso de paz’ en la Universidad Externado, que había participado en la muerte de las comunidades negras del departamento del Chocó. Nadie entendió la acusación y el abogado fue sacado del recinto en medio de rechiflas y aplausos.

Así comenzó la discusión de este foro que tuvo su clímax en un agudo round público entre el fiscal general, Eduardo Montealegre, y el procurador general, Alejandro Ordóñez. La pelea se veía venir por obvias razones: ambos tienen puntos disímiles sobre la aplicación del marco jurídico para la paz, que en gran medida definirá la suerte y futuro de las FARC.

Montealegre fue el primero en dar en el blanco con una frase lapidaria que hizo reír al auditorio: “Señor procurador estoy a su izquierda estratégicamente”. A lo cual Ordoñez con una risa protocolaria le dijo que se preparara para lo que venía.

Con un análisis de jurisprudencia constitucional, en palabras textuales, Montealegre le dijo a Ordoñez que era un “anticuado”, ya que en un proceso de paz, se permite la relativización.

“Los derechos fundamentales pueden ser flexibles, cuando convergen con otros derechos”, dijo el fiscal, lo que en palabras sencillas se traduce en que los combatientes que hayan cometido delitos de lesa humanidad deben ser condenados, pero que se pueden buscar penas alternativas. Tal y como lo sugiere el marco jurídico para la paz.
El procurador tomó atenta nota, de cada una de las palabras de Montealegre, las cuales parecían dagas que le llegaban a menos de diez centímetros donde estaba sentado su contradictor.

El procurador, a la derecha


Acto seguido habló Alejandro Ordoñez, quien respondió con un golpe directo al fiscal: “Lo saludo doctor Montealegre, que está a mi siniestra. Es evidente que usted está a mi izquierda”. El jefe del Ministerio Público empezó su discurso con una frase contundente: “El marco jurídico para la paz genera impunidad y no está ajustado a los estándares internacionales”.

Mirando fijamente al fiscal lanzó la segunda puya. “El marco jurídico que usted defiende señor Fiscal es una caricatura ya que los responsables de delitos de lesa humanidad van a tener amnistía o indulto”. Lo dijo al referirse a que las herramientas diseñadas para administrar la posible terminación del conflicto armado privilegian a los victimarios y afectan a las víctimas.

Montealegre siguiendo los pasos de su contradictor, anotó cada silaba que pronunciaba Ordoñez mirándolo a los ojos mientras que Ordóñez le lanzó otro duro golpe al pecho del Fiscal: “No lo dice Focault pero lo dice el Estatuto de Roma, los derechos de lesa humanidad deben ser juzgados efectivamente por la justicia”.

Segundo asalto

La intervención tuvo otro 'round' round y el turno de nuevo para Montealegre. Este aseguró que, según el Derecho Internacional, desde que se investigue los crímenes y no se produzca impunidad no se está vulnerando la Constitución, por lo cual el marco jurídico para la paz tiene todos los dientes para judicializar a los victimarios del conflicto armado interno.

Montealegre, quien por lo general no expresa opiniones salidas de tono, hizo estallar de risa nuevamente el teatro donde se realizó este evento: “Tengo que pedirle excusas, señor Procurador. Yo lo veía a usted con una concepción del derecho del siglo XVIII, ahora lo veo 2.000 años atrás”. Ordóñez ni siquiera se rio.
El procurador tomó la palabra una vez más y citó a dos grandes filósofos: “Jamás, ni en el presente, el pasado y el futuro, seré discípulo de Hegel y Kant. Soy seguidor de la ortodoxia jurídica”.

Así volvió a enfilar su artillería contra Montealegre señalando que el marco jurídico es impunidad porque no resuelve la investigación de los delitos sistemáticos. Ordóñez dejó incertidumbre en el auditorio: “¿Quién lo resuelve?”, preguntó el procurador y se respondió: “Será la Corte Constitucional a quien pido declare inexequible a norma”, dijo.

Las miradas entre los dos funcionarios se agudizaron con el pasar de los minutos y en un fundido abrazo y con un aplauso terminó la contienda de argumentos jurídicos y personales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×