Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/28/2015 8:38:00 PM

Las denuncias contra el interventor de Saludcoop

La SuperSalud intervino la EPS por irregularidades en la época de Carlos Palacino. Ahora, un grupo de especialistas de la entidad acusa el trabajo de la interventoría por posibles anomalías.

Ana Janeth Lozano tiene 62 años y una hernia en la columna que no la deja vivir en paz. El dolor en su espalda es constante e insoportable, al punto de que el pasado 24 de junio un cirujano de la Clínica Jorge Piñeros de Saludcoop, en el norte de Bogotá, le dijo que debía ser operada.

Desde ese momento, Ana Janeth empezó la maratónica tarea de tomarse los exámenes médicos necesarios para someterse a una intervención quirúrgica, la primera en los 15 años que lleva afiliada a la EPS Saludcoop.

Con los resultados positivos, el pasado 13 de julio Ana regresó a la clínica para que le dieran la fecha de la cirugía. Sin embargo, se llevó una sorpresa cuando le advirtieron que no la podían operar porque se habían cancelado los contratos con todos los ortopedistas, y la remitieron a la IPS Madre Laura, en la calle 57 con carrera 26 de Bogotá.

Ana Janeth no entendía el cambio. No había oído hablar de ese centro de salud y tampoco sabía por qué la enviaron para allá. Aunque puso el grito en el cielo, debió asentir e ir al lugar. Al llegar, su sorpresa fue mayor. El aspecto de la IPS le generó serias dudas, que se exacerbaron con la pésima atención. La devolvieron porque las citas se agendan telefónicamente.

Desde entonces, no ha logrado conseguir la orden para la cirugía y su dolor no hace más que agudizarse. Para el grupo de ortopedistas y traumatólogos del país y el sindicato de Saludcoop, Ana Janeth es sólo una de los cientos de afectados por la decisión que tomó la EPS de cancelar los contratos de estos profesionales con Saludcoop.

“Ni siquiera nos notificaron que se cancelarían los contratos y que dejaríamos de prestar el servicio”, manifestó uno de los especialistas a Semana.com.

Según denuncian, en las últimas semanas el cambio en la contratación se debió a que el agente interventor de la EPS, Guillermo Grosso, le entregó el monopolio de estos servicios a un “amigo suyo”. Por esto, para este miércoles, citaron a una rueda de prensa para entregar públicamente las pruebas.

La historia

El pasado primero de julio, la EPS Saludcoop adjudicó un millonario contrato para la atención de pacientes que necesiten tratamientos de ortopedia y traumatología. El contrato fue entregado a una unión temporal registrada por las firmas Orthohand S. A. S. y Hospital Madre Laura IPS, en abril del 2015.

Según la interventoría, los contratos con las clínicas de Saludcoop se cancelaron porque “no cumplían las condiciones y porque, según la ley, sólo el 30 % de los contratos pueden ser con la red propia”.

Sin embargo, esto no convence al grupo de ortopedistas que denunció y aseguran que Saludcoop contrata con dos empresas relativamente nuevas en el sector. Orthohand fue creada en el 2011 y, en principio, se dedicada al servicio de parqueaderos. En el 2013 se constituyó como IPS. Ese mismo año se creó Madre Laura. Para esa época, coincidencialmente, Grosso se posesionó como interventor.

Para muchos, esta contratación pretende beneficiar intereses particulares, pues el representante legal de Orthohand, Carlos Eduardo Medina González, es un viejo conocido del interventor. Él, según manifestó Saludcoop a Semana.com, fue contratado porque es reconocido y tiene experiencia con varias EPS y aseguradoras en salud.

Pero ello no es lo único que causa suspicacias. La empresa contratada para comprar el material de osteosíntesis –utilizado para las cirugías de ortopedia y traumatología– es Cortical Ltda., cuya dueña es Marcia Cristina Lima Amorín, esposa de Medina. De ahí que se evidencie una especie de “negocio familiar”.

“En Saludcoop para nadie es un secreto la relación personal que desde hace años tienen Medina y Grosso”, manifestó un ortopedista. Lo dicen porque en 2009, la ARL Positiva contrató por cuatro años la recién creada (2008) Cortical Ltda. para que le vendiera dicho material. Curiosamente, el gerente médico de la Administradora en ese momento era Guillermo Grosso.

¿Tienen capacidad?

Según el grupo de ortopedistas que encabeza la denuncia de las posibles irregularidades, tan solo en Bogotá la EPS Saludcoop emite más de 10.000 consultas de ortopedia y más de 4.000 cirugías al mes. En Medellín aproximadamente 7.000 consultas y 2.000 cirugías. ¿Pueden las IPS Orthohand y Madre Laura asumir esta responsabilidad?

Semana.com visitó sus instalaciones y evidenció que, físicamente, la sede de esa unión temporal es insuficiente para atender la enorme cantidad de pacientes que a diario son enviados desde la EPS. Ese día, este portal conversó con varias personas, que expresaron su inconformidad, unos porque no los atendían y otros por el desorden que allí imperaba.

Según Saludcoop, los contratantes sí tienen la capacidad para atender los pacientes. La interventoría explicó que las dos sedes existentes en Bogotá cuentan con seis camas para cuidados intermedios, cinco salas de cirugía y 10 camas para cuidados intensivos.

Mientras eso sucede en Bogotá, en Cali y Medellín hay cinco sedes, pero la capacidad instalada también parece insuficiente para atender a los pacientes de 25 ciudades capitales del país.

“Los contratos por fuera de la red propia afectan la corporación, a sus especialistas e infortunadamente también a los pacientes. Lo que hace es debilitar la corporación y sus finanzas y hacerla inviable dentro de su proceso de reestructuración al favorecer a terceros en contratos millonarios, dentro de una red externa insuficiente para la atención de la población que requiere estos servicios”, reza un comunicado del grupo de ortopedistas y traumatólogos.

Todo en familia

Desde hace unas semanas trabajadores de Saludcoop están inconformes porque, según ellos, Grosso no sólo le dio, presuntamente, un millonario contrato a un conocido suyo, sino que, además, llevó a trabajar con él a su hermana Martha Grosso, cercana al polémico expresidente de Saludcoop Carlos Palacino.

En 2009 Martha estuvo en la junta directiva suplente de Salucoop y también trabajó en la creación de un software de la empresa Heon Health on Line, una empresa que hizo parte de la multinacional de negocios creada por Palacino.

Según Saludcoop, la hermana de Grosso no tiene ningún contrato directo y actual con la EPS. Pero, curiosamente, la empresa Heon Health on Line contrató a Martha para que brindara una asesoría tecnológica. "En el sector todos saben que Heon fue creada como muchas otras empresas asociadas a Saludcoop. Es decir, a Martha la contratan indirectamente", dijo una fuente a este portal.

Mientras los especialistas continúan con las denuncias y Grosso defiende su gestión, llama la atención una sentencia que la interventoría entregó a Semana.com y que evidencia el caos de la entidad. En ella aseguró, cuando se le preguntó por el futuro de Saludcoop, que esta no tenía solución a la vista y que lo más probable es que entre en liquidación.

La multinacional de la salud, como llaman a la entidad creada por Carlos Palacino en 1994, sigue teniendo problemas estructurales que cada vez más quedan en evidencia, por ejemplo, con el cierre de varias sedes en la costa caribe. Pero además, la deuda de la entidad con la red pública de salud hace que varios hospitales clausuren también sus puertas, lo que afecta a los más necesitados.



IPS Madre Laura, en la calle 57 con carrera 26 de Bogotá. Foto: Ana Vallejo / SEMANA
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.