06 abril 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

“Las minas ya no se hacen en tarros de café”

CONFLICTOUn técnico en explosivos, explica cómo han cambiado las minas antipersonal.


El sargento Edison Chaves es un técnico en explosivos que trabaja con el Ejército hace 21 años. Durante su experiencia, ha visto cómo se han transformado las minas antipersonal, que pasaron de ser muy rústicas y hechas para herir, a tener todo lo necesario para matar a una o varias personas.

A pesar de ser un arma no convencional que está prohibida en el Derecho Internacional Humanitario, los grupos armados ilegales las utilizan para atacar, principalmente, a las fuerzas armadas.

Incluso, algunas minas contienen heces, pedazos de vidrio o animales en descomposición para que, al momento de ser activadas, causen más daño del esperado. 

De esta manera, se infecta la herida que causa la explosión y aumentan las probabilidades de muerte para la víctima.

A pesar de que durante el 2013 han disminuido las cifras respecto al 2012 (71 heridos frente a 105 en los dos primeros meses de cada año), las minas antipersonal siguen siendo una de las problemáticas de Colombia, el segundo país más minado del mundo después de Afganistán. 

De los 32 departamentos, en 31 se han presentado algún tipo de evento con estas armas no convencionales. 

Para el 2012, hubo 496 víctimas, que hacen parte de las 10.253 que ha habido entre 1990 y febrero del 2013, según cifras del  Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (PAICMA).

Del total de las víctimas, el 62 por ciento pertenecen a la Fuerza Pública y el 38 por ciento son civiles. Los tres departamentos que más afecta este flagelo son Antioquia, Meta y Caquetá.

Publicidad
artículos relacionados

CONFLICTO

El militar que enseña a vivir mutilado

Un coronel relata cómo cayó en una mina antipersonal y narra la historia de un niño que también fue víctima.

Horóscopo
Semana en Facebook