Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2011 12:00:00 AM

Las opciones para reconstruir a Gramalote

Esta semana los habitantes del desaparecido municipio deberán escoger entre dos lotes el lugar donde quieren vivir. Los terrenos opcionados son los recomendados por Ingeominas.

Esta semana los habitantes de Gramalote tendrán que tomar una importante decisión. Deberán escoger el lote entre las dos opciones que plantea Ingeominas para construir el nuevo pueblo, siete meses después de que el municipio prácticamente se desmoronara por una falla geológica que se agudizó por las fuertes lluvias del año anterior.
 
Los lotes se ubican en el sector Pomarroso (en la vereda Valderrama) y el sector norte del Instituto Técnico Agrícola (vereda Miraflores), en el mismo departamento: Norte de Santander, como lo ha solicitado la población.
 
Estos lugares, según la ministra de Vivienda, Beatriz Uribe, es el resultado del análisis de 12.000 hectáreas que desde hace varios meses realizaron los expertos de Ingeominas para encontrar el lugar indicado para ubicar a las cerca de 1.500 familias (cerca de 6.000 personas) que hoy están dispersas en Cúcuta y los municipios de Santiago, El Zulia, Lourdes y Salazar.
 
La ministra Uribe aclaró que después de que los habitantes escojan alguno de los dos terrenos, se realizarán las pruebas geotécnicas. Desde este lunes la población conocerá los avances en los planes de desarrollo económico, social, de infraestructura, abastecimiento y saneamiento básico que tendrá el nuevo Gramalote.
 
Además de tener un terreno estable, uno de los criterios que tuvo Ingeominas para buscar los lotes era que contaran con un lugar para la disposición de basuras y las facilidades para adecuar los servicios públicos domiciliarios. Gramalote tiene una historia de 150 años y se ha fundado en dos oportunidades y, en esta tercera oportunidad, según la ministra, la idea es no cometer errores del pasado.
 
Como dato curioso, la primera estructura en construirse será la iglesia. Ese será el punto de referencia para la ubicación de los barrios que se espera sean los mismos que tenía el municipio que desapareció. También se inclurá el colegio y el convento.
 
El proyecto, cuyo desarrollo tardará todo el actual Gobierno, según lo reconoció Beatriz Uribe, incluirá la planeación vial, para que esté conectado con el departamento y con el país, y una política de generación de empleo en los sectores productivos que caracterizaron a Gramalote.
 
Varios han sido los inconvenientes que han afectado la rehabilitación y la reconstrucción del municipio. El más importante, la escogencia del terreno: los lotes propuestos por la población, explicó la ministra de Vivienda, también tenían problemas geológicos, como el antiguo Gramalote, o son zonas que presentan riesgos de inundaciones.
 
A ellos se sumaron los problemas en los censos, en los que aparecieron más personas damnificadas de lo real, y la inestabilidad política que se generó luego de que se declarara nula la elección de Rafael Celis Rincón como alcalde del municipio.
 
En mayo de este año el Gobierno pidió celeridad a la Gobernación de Norte de Santander para escoger a un mandatario en propiedad, de una terna que presentó al Partido Conservador. Sólo hasta el pasado primero de julio se posesionó el nuevo mandatario, Ciro Alfonso Sandoval Ayala.
 
Gramaloteros siguen dispersos
 
Las 1.500 familias siguen dispersas en cinco municipios. Aunque la atención humanitaria (mercados y equipos de aseo) y subsidios de arrendamiento nunca han faltado, asegura la Gobernación, los problemas dentro de la población son evidentes.
 
Un estudio hecho por el departamento, en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), encontró que después de abandonar el pueblo y sus pertenencias, los problemas familiares como las discusiones y el maltrato se incrementaron.
 
“Papás, mamás e hijos entran en discusiones asociadas a los temores, y el llanto aparece. Para algunos es difícil afrontar y entender la situación”, aseguró a Semana.com Eusebio Enrique González, médico coordinador del Centro Regulador de Urgencias de Norte de Santander.
 
Gramalote es el único municipio afectado por el invierno que logró tener un diagnóstico sobre los problemas sicológicos de sus habitantes. Junto con la OPS se determinó el aumento del alcoholismo, la ansiedad y la depresión.
 
Aunque el alcoholismo ya se presentaba antes de la emergencia, se acentuó después de que Gramalote desapareciera. El no tener un trabajo ni una actividad clara, y más tiempo libre, ha llevado al aumento del consumo de licor, según explicó González.
 
Algunos menores que estudian en colegios de los municipios donde se refugian han sido señalados y rechazados por su condición. Estos pequeños reciben atención sicológica en los establecimientos educativos, así como las mujeres, las que más registran problemas de depresión y ansiedad, que se han visto reflejados en desórdenes alimenticios, como el comer mucho o dejar de hacerlo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.