Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/14/2014 10:50:00 PM

Las peleas que armaron las FARC

La guerrilla ha motivado agarrones en todo el establecimiento. Y mientras tanto, sus voceros felices en La Habana.

La semana pasada puede haber sido de récord: políticos de todos los colores y, sobretodo, antiguos aliados, protagonizaron una especie de pugilato, y todo en menos de una semana.

El expresidente Andrés Pastrana se agarró con su excomisionado de paz Víctor G. Ricardo. El expresidente Álvaro Uribe y el presidente Juan Manuel Santos tuvieron un nuevo round en su larga confrontación. El excomisionado de paz de Uribe, Luis Carlos Restrepo, agarrado con Santos y con el periodista Daniell Coronell. Y por si fuera poco, el propio presidente Santos ventiló algunas diferencias con su pupilo Juan Carlos Pinzón, ministro de Defensa.

Y detrás de todas estas tensiones, hay algo en común: las FARC son las que las han atizado. Y eso que ninguno de sus cabecillas, la mayoría negociadores en La Habana, ha abierto la boca.

Andrés Pastrana y Víctor G. Ricardo se agarraron porque el segundo aseguró que el entonces presidente sabía de antemano que ‘Tirofijo’ lo iba a dejar plantado en la instalación de la mesa de diálogos del Caguán. Pastrana rectificó y desautorizó a uno de los pocos amigos que le quedaban en la política.

El presidente Santos le dijo al país que los acercamientos entre el gobierno Uribe y las FARC eran ciertos y por eso calificó al expresidente y senador de actuar con “doble moral”, a la vez que le pidió, de una vez por todas, dejar de torpedear el actual proceso de paz. Uribe, sin negar los acuerdos, insiste en que Santos lo traicionó. Y quizá por eso es que su oposición es férrea y visceral contra el actual proceso.

A la orilla de esta pelea, el excomisionado de paz de Álvaro Uribe, Luis Carlos Restrepo, dio muestras de supervivencia en una carta que dirigió desde la clandestinidad al periodista Daniel Coronell. Era una respuesta a las grabaciones en las que Restrepo hablaba con Hugo Acosta, quien sirvió de enlace con ‘Pablo Catatumbo’, de las FARC, para explorar un proceso de paz. Restrepo aprovechó para declararse víctima de chuzadas de una “empresa criminal” y para acusar de ‘chuzador’ al propio Coronell.   

Pero quizá la tensión de mayor impacto fue la del presidente Juan Manuel Santos y su ministro Juan Carlos Pinzón, todo por la revelación que hizo el funcionario de tener evidencias de que ‘Timochenko’, el jefe de las FARC, había estado en La Habana. Pareció que Pinzón actuara como rueda suelta o como palo en la rueda del proceso de paz. Tanto, que el fin de semana Santos haló las orejas de sus ministros y les pidió cerrar la boca ante informaciones concernientes a los diálogos con las FARC y el ELN.

En definitiva, el establecimiento agarrado por las FARC. Y ellos, los voceros de la guerrilla, encabezados por Iván Márquez, Jesús Santrich, Rodrigo Granda y compañía, tomando el sol en La Habana, a la espera de un nuevo ciclo de conversaciones con el Gobierno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.