Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/3/2014 12:00:00 AM

¿Por qué mataron al abogado de la Secretaría de Tránsito Cali?

El macabro crimen de Cristian Silva ocurrió en medio de un paro transportador. Ya hay pistas.

A Cristian Eduardo Silva Alarcón lo amarraron de pies y manos con una cabuya y luego lo arrojaron con vida al río Cauca. Todo indica que ese macabro crimen ocurrió la misma noche del domingo 23 de marzo cuando desapareció en el norte de la capital del Valle.

El cadáver del joven contratista de la secretaría de Tránsito de Cali fue hallado seis días después flotando en las aguas del río, a su paso por el municipio de Buga. Su rostro estaba cadavérico, sin piel y aunque el dictamen inicial de Medicina Legal advierte que “el cuerpo no presentaba signos de tortura”, el caso se convirtió en todo un misterio y un reto para las autoridades.

Hoy los investigadores manejan tres hipótesis sobre los móviles de su muerte: un pleito personal; diferencias políticas y retaliación laboral.

Cristian nació en Florencia, Caquetá y era el hijo único de una exsecretaria de la Fiscalía, ya pensionada. Tenía 24 años y hace apenas año y medio se graduó como abogado y actualmente cursaba una especialización en derecho administrativo.

Fue presidente del concejo municipal de juventudes caleño y siempre militó en el partido Conservador, bajo los toldos del exconcejal y excandidato a la alcaldía Milton Castrillón. En las pasadas elecciones al Congreso, Castrillón se postuló a la Cámara avalado por Cambio Radical y se quemó; mientras que Silva apoyó la fórmula goda Heriberto Sanabria por el Valle y Luis Emilio Sierra al Senado, por Caldas. “A finales de 2011 se fue de mi organización amigablemente, a trabajar con Sanabria”, recordó Castrillón.

En 2013 Cristian fue contratado en la secretaría de Tránsito de Cali, y básicamente su función era atender jurídicamente todos los requerimientos, procesos, demandas y tutelas que se interpusieran contra la entidad, “era mi asistente jurídico en todos los temas, pero no tomaba decisiones”, explicó Alberto Hadad, secretario de Tránsito.

El móvil laboral surge como la tesis más obvia, especialmente porque su muerte ocurrió justo cuando la ciudad cerraba una semana crítica con los transportadores del servicio público urbano, quienes lideraron una protesta que terminó en actos vandálicos.

Todas las miradas se posaron sobre ese pleito, debido a que el blanco de las protestas era justamente la secretaría de Tránsito. Los transportadores libran una batalla jurídica contra esa entidad, para impedir que se ejecute el proceso de chatarrización y la salida de operación de casi un millar de buses que le hacen paralelismo al servicio de transporte masivo conocido como MIO.

Pero la verdad es que las pistas, que por torpeza o exceso de confianza dejaron los victimarios, sumadas a las pruebas técnicas que hasta el momento recogieron los investigadores, permiten inferir que ese móvil tan obvio no encaja, aunque sigue siendo una de las líneas de investigación.

Las autoridades no descartan que la muerte de Cristian esté presuntamente relacionada con un pleito surgido en medio de una relación homosexual, condición que era de público conocimiento entre su círculo de amigos más cercanos.

Mientras que la hipótesis de una retaliación política, si bien está en la mira de los investigadores, es el de menos fuerza debido a que Silva era un reconocido integrante de estructuras políticas, pero no manejaba votos, “su valor era más de estratega y operativo”, precisó a este portal César Alarcón, tío de Cristian.

Y el móvil laboral, si bien es el más taquillero, la verdad es que tiene demasiados cabos sueltos y poca veracidad.

Lo que sí está descartado por ahora es que se trate de un crimen producto de un paseo millonario, tal como sucedió con el asesinato del excongresista Octavio Zapata, a quien los fleteros arrojaron con vida al río Cauca. Los delincuentes creyeron que se les había muerto por exceso de burundanga.

En lo que sí coinciden ambos crímenes, es que todo parece indicar que tanto el excongresista Zapata y el abogado Silva, fueron arrojados vivos al río Cauca y en el mismo puente.

El celular y el carro son las dos pruebas que permitieron reconstruir las últimas horas de vida de Cristian y constituyen las piezas claves de ese rompecabezas criminal. A través del celular recibió la llamada de las dos personas con las que al parecer se reunió la noche del domingo 23 de marzo cuando desapreció; y en el carro quedó registrado todo el recorrido que hizo, ya que el vehículo cuenta con un servicio de monitoreo satelital.

Precisamente, el carro, un Chevrolet Sony, color rojo, último modelo, fue lo primero que hallaron los investigadores tras 48 horas de búsqueda. Estaba en un parqueadero en el municipio de Jamundí (sur de Cali) y en su interior había rastros de sangre en la parte de atrás, “creemos que esa sangre es de Cristian, pero aún no ha sido confirmada oficialmente”, dijo una fuente cercana al caso, tras agregar que ello explica por qué el abdomen de la víctima tiene lo que parece una herida con un objeto corto punzante.


Este es el carro del abogado que los delincuentes intentaron vender.

De acuerdo con el rastro satelital del automotor, cuando Cristian salió de la terminal de transporte donde dejó a sus primos luego de un almuerzo familiar, se dirigió hacia un sector rumbero del norte de Cali y una hora más tarde hacia un hangar cercano al puente donde se presume fue arrojado al río Cauca, entre Cali y Yumbo.

Lo insólito, es que los criminales intentaron vender en el bajo mundo, el carro de Cristian, pese a que ese vehículo los conectaba con la desaparición y muerte del joven abogado.

Esa torpeza sumada a la existencia de un testigo estrella, es lo que tiene en el radar de las autoridades a las dos personas que estuvieron con Cristian la noche de su muerte. Se trata de dos hombres jóvenes por quienes probablemente se ofrecerá una jugosa recompensa.

El último familiar que habló con Cristian esa noche, fue su madre Deissy Alarcón; “eran como las 9:30 p.m. y me dijo, - mamá voy a Yumbo y me regreso para la casa -. Al día siguiente no estaba en su cama”, dijo la señora Alarcón tras recordar que toda esa tragedia sucedió dos días después del cumpleaños de su único hijo.


Foto del levantamiento del joven abogado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.