15 julio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Las pruebas que enredarían a Patiño

JUDICIALLa Fiscalía tiene declaraciones clave que comprometerían al general por el caso del 'grafitero'.

Las pruebas que enredarían a Patiño . General Francisco Patiño.

General Francisco Patiño.

Foto: SEMANA

El general de la Policía Nacional Francisco Patiño tendrá que comparecer nuevamente ante la justicia por el caso del asesinato del joven Diego Felipe Becerra. En esta ocasión el fiscal sexto delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Álvaro Osorio, lo llamó a interrogatorio, en el que deberá explicar cuál fue su participación en la presunta manipulación de la escena del crimen de quien -en principio- fue señalado por las autoridades de ser un ladrón de bus. Luego se esclareció que el menor de edad era tan solo un grafitero.

Semana.com conoció las pruebas de la Fiscalía que señalan la presunta responsabilidad del entonces comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá en el que se le relaciona con una supuesta adulteración de las pruebas en el lugar en el que cayó asesinado Becerra bajo las balas de un patrullero.

Existen tres declaraciones contundentes de vinculados al suceso. La primera de ellas es la del conductor de microbus, Jorge Narváez, quien interpuso la falsa denuncia que implicaba al joven Becerra en un supuesto atraco dentro de su vehículo. Se suman los testimonios de su esposa, Nubia Mahecha, y del patrullero Johan Rolando Soler López. Todos coinciden en relatar un extraño episodio en el CAI del 20 de Julio, el mismo día en que murió el menor, el 22 de agosto de 2011.  

En declaración a la Fiscalía rendida el pasado 9 de octubre del 2012, Soler López aseguró que tomó los datos de la denuncia de Narváez por hurto: señalaba que el joven se había subido al automotor de servicio público con una pistola y con la intención de robarle el recaudo de los pasajes.

Sin embargo, precisó recordar que “estaba por imprimir la denuncia y llegó mi J1 (es decir el general Patiño). Fui al panel de la impresora y cuando volví estaba mi general Patiño dentro del CAI con el denunciante y la teniente Leidy. No me dejó entrar al CAI y me dijo que esperara, que mi general Patiño estaba hablando con el señor. Pasados cinco minutos mi general Patiño salió del CAI y yo ingresé a imprimir la denuncia”.

La declaración demostraría que Patiño no sólo estuvo en el CAI, sino que también que habló con el conductor Narváez.

Según el informe de la Fiscalía 295, “la noticia criminal se recepcionó de manera atípica, evidenciándose que existió un interés de personas por establecer, para que el quejoso (el conductor Jorge Narváez) señalará no sólo una fecha distinta sobre la ocurrencia del hecho, sino que se prestará para que los medios de comunicación señalaran al occiso (Diego Felipe Becerra) como participe de un hurto”, dice el texto del proceso.

Patiño tendrá que responder también por la supuesta entrega de dos bonos de 200.000 pesos a la esposa del conductor, Nubia Mahecha, quien está vinculada al proceso y cobijada con detención domiciliaria por estar a cargo de un menor de edad.

En la diligencia, que se llevará a cabo en el propio despacho del fiscal Osorio, el general tendrá la oportunidad de que le sea archivado el proceso si da explicaciones convincentes de su inocencia. De lo contrario, el ente acusador pasaría a estudiar una imputación de cargos por los delitos de falsa denuncia y fraude procesal.

El tema ha sido una piedra en el camino del general Francisco Patiño para ascender a mayor general, promoción que se debe someter a aprobación del Senado. Allí el oficial debió rendir ya explicaciones sobre la muerte de Becerra, pero su promoción quedó oficialmente suspendida hasta que los legisladores vuelvan de receso. Sin embargo, de no lograr convencer a la Fiscalía, se abre de par en par la posibilidad de que el uniformado deba olvidarse de sus altas aspiraciones y tenga que pensar más bien en el retiro.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad