Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/9/2014 9:30:00 PM

Las razones de ‘Timochenko’ para haber ido a La Habana

Semana.com revela qué estuvo haciendo Rodrigo Londoño Echeverri, el número 1 de las Farc, en la isla.

Rodrigo Londoño Echeverri, el número 1 de las FARC, se ha reunido en varias ocasiones con el equipo negociador de esa guerrilla en La Habana, Cuba. De sus viajes fue informado el presidente Juan Manuel Santos, quien le dio el visto bueno a sus desplazamientos. La presencia de 'Timochenko' en la isla, confirmada a Semana.com por fuentes de la Casa de Nariño, muestra los enormes avances para alcanzar una salida negociada al conflicto armado que desangra el país desde hace más de medio siglo.

“Estamos en la recta final del proceso, es difícil saber los tiempos precisos, pero en cuanto a los temas chuleados, no hay duda de que ya se hizo la mayor parte de la tarea”, dijo a este portal la fuente. ¿Por qué? De los seis puntos de la agenda que discuten el gobierno y las FARC se han logrado acuerdos en tres de ellos y ahora se habla de manera simultánea en dos. Aunque matemáticamente son menos, lo cierto es que estos son los que encierran mayor grado de complejidad para la guerrilla.

En la mesa se está hablando de las víctimas que han dejado en su levantamiento de armas las FARC, de lo que va a pasar con las armas y de qué ocurrirá con cada uno de sus militantes tras la firma definitiva. Por tratarse de temas tan sensibles, la guerrilla pidió a los países garantes y amigos del proceso la posibilidad de que ‘Timochenko’ se desplazara a La Habana. Estos, a su vez, le transmitieron la información al gobierno de Colombia, que respondió que sí. ‘Timochenko’ entonces se desplazó a la isla y se encontró con sus hombres.

“Hay que entender que las FARC son una organización que toma decisiones de manera colegiada. Por la trascendencia de los temas que se están tratando, ellos requerían de la presencia de ‘Timochenko’ y eso fue lo que ocurrió”, le dijo la fuente a Semana.com. A manera de comparación, la fuente explicó que ocurre una situación más o menos similar del otro lado de la mesa. El equipo del gobierno nacional va a La Habana, discute durante once días continuos con las FARC y luego viaja a Bogotá para darle un parte de lo ocurrido al presidente Santos. “Esta revelación se puede interpretar como una buena noticia porque muestra que Colombia realmente está a pasos de la terminación del conflicto armado”. A la pregunta de Semana.com sobre la forma como trascendió esta noticia –en boca del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón–, la fuente dijo que “no era lo deseado, pero ahora hay que mirar hacia adelante”.

El ministro afirmó en la mañana de este jueves que la inteligencia militar tiene información de que el jefe máximo de las FARC ha estado recientemente en La Habana, sede de los diálogos de paz.  Pinzón dijo en una entrevista con Caracol Radio que los organismos de seguridad tienen información desde hace tiempo de que varios jefes de las FARC “no están en el país”. Al ser preguntado sobre si los servicios de inteligencia saben de viajes clandestinos de ‘Timochenko’ a Cuba desde que se inició el diálogo de paz en noviembre del 2012, el ministro respondió afirmativamente.

“Sí, ha habido informaciones alrededor de ese tipo de situaciones varias veces, hay información de que ha hecho presencia en distintos momentos”, manifestó en el programa radial. Su revelación causó una enorme controversia. El mismo funcionario, sin embargo, horas después la calificó de “polémica innecesaria”. Ante las reacciones que provocaron sus palabras, Pinzón ratificó que su posición “nunca ha sido ni será” la de intervenir en el proceso de paz, y pidió al país confiar en las Fuerzas Militares y de Policía.  En este sentido, rechazó las declaraciones de algunos sectores que llegaron incluso a apuntar que busca “torpedear” el proceso de paz.

“Me parece que no es cierta esa afirmación y si algo podemos decir es que hemos hecho una contribución permanente al cumplir las órdenes del Presidente con la estrategia combatir terroristas y criminales”.

Que 'Timochenko' haya ido a La Habana puede resultar escandaloso porque es el máximo jefe de las Farc y porque el gobierno, en los casi dos años que lleva el proceso, jamás le contó a los colombianos de tal hecho.

Sin embargo, en la práctica, él tiene las mismas características de guerrilleros como Iván Márquez, Jesús Santrich o Rodrigo Granda que están en Cuba desde finales de 2012. Las reglas que acordaron el gobierno y las Farc para iniciar los diálogos no incluyen el poder de veto sobre quién puede está en La Habana y quién no. Es decir, tanto el gobierno del presidente Santos como la guerrilla son libres de decidir quién va a la isla, aún si no se sienta en la Mesa de Conversaciones.

En la noche de este jueves, en la Casa de Nariño optaron por no valorar más lo hecho por el ministro, y tras confirmar la presencia de ‘Timochenko’ en La Habana fueron categóricos al subrayar que todas las actuaciones del Presidente han sido hechas “en el marco de la ley”.

Y aclararon que “nunca jamás” ‘Timochenko’ se ha visto con alguno de los miembros del equipo negociador del presidente Santos. “En eso, como en todo el proceso, queremos ser enfáticos, la trasparencia ha sido nuestra norma. Eso lo demuestra la divulgación para todos los colombianos de la totalidad de los acuerdos firmados. Allí queda en evidencia que no se está negociando el modelo económico, que no se han negociado las Fuerzas Militares, nada de eso, todo lo que se ha hecho y se hará es ajustado estrictamente a nuestra Constitución”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.