Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/20/2014 12:00:00 AM

Las últimas palabras de Gustavo Petro como alcalde

Desde el balcón del Palacio del Liévano, Petro se despidió de los seguidores que lo acompañaron en todo el proceso.

Hacia las 7:00 p. m. de este miércoles, Gustavo Petro salió al balcón del Palacio del Liévano para despedirse de miles de seguidores que, durante tres meses, llenaron la Plaza de Bolívar para apoyarlo.

Con una entrada vehemente, Petro advirtió que su último discurso como alcalde estaría cargado de acusaciones a un gobierno que, según él, no respetó sus derechos. “Esta vez va a ser muy difícil hablar con tranquilidad”, inició Gustavo Petro. 

Petro habló poco más de media hora y su discurso prometedor volvió a esperanzar a sus fieles, quienes gritaban su apoyo. A continuación las palabras del burgomaestre:

"Creo que las cosas están al desnudo, creo que mejor que sea así, la hipocresía no vale para las decisiones que están por tomar, la Bogotá Humana, el alcalde ganó limpiamente en las elecciones, no compró un solo voto, no ensució la decisión popular, ni con la sangre ni con la cocaína, quienes dan el golpe de Estado contra la Bogotá Humana se han hecho elegir con los dineros de la corrupción, con la sangre y con los dineros de la cocaína.

La Bogotá Humana no solamente ganó en las elecciones, ganó también en la ciudadanía, después de dos años cuando llegamos aquí a este palacio con el 32 por ciento del electorado, hoy tenemos el 62 por ciento de la población bogotana al lado nuestro y no solamente nos ganamos el corazón de la ciudadanía bogotana , sino que nos ganamos el corazón de la ciudadanía colombiana, la Bogotá Humana, ganó en la justicia, cuando se le planteó el reto arbitrario de la destitución al alcalde acudimos a los instrumentos de defensa que la Constitución colombiana nos permitía, ganamos en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca la tutela, se dividió el Consejo de Estado ganamos la primera ponencia, resguardaba los derechos de la ciudadanía, los derechos de la ciudad, las libertades civiles y los derechos fundamentales del Alcalde y cuando el Consejo de Estado, en una mayoría solo determinada por los amigos y amigas íntimas del Procurador, decidió negarle al Alcalde y a la ciudad de Bogotá, el derecho a la tutela entonces ganamos el máximo de los derechos las medidas cautelares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos , ganamos en las elecciones, ganamos en el corazón de la ciudadanía y ganamos en la justicia, no les quedaba otro camino que la torpeza de la arbitrariedad antidemocrática, no les quedaba otro camino que el golpe de Estado y lo han dado, creímos que el Procurador ciego en su fanatismo que ha llevado a la ciudad y a Colombia a esta crisis institucional, solo porque no puede comprender la diferencia, solo porque considera pecadores a los que tiene opciones sexuales diferentes, a las mujeres que cuidan de su cuerpo o a quienes pensamos la vida y el mundo diferente, pensamos que esa arbitrariedad iba a quedar encerrada en las oficinas de la Procuraduría convertida en una Policía política, el señor Presidente de la República, Juan Manuel Santos, se comprometió públicamente y se comprometió personalmente con el Alcalde a que si las medidas cautelares de la Comisión Interamericana salían favorables al Alcalde, las respetaría, el Presidente de la República mintió, en cálculos políticos durante el día de hoy, que yo creo que tenían varios días antes, formulando unas ideas absurdas ante la opinión internacional, ha decidido destituir al Alcalde Mayor de Bogotá, elegido legítimamente e imponernos un Alcalde, al que en lo personalmente quiero, no deja de ser un impostor.

El Presidente de la República ha dicho que considera torpes las medidas cautelares porque se expidieron cinco horas después de las decisiones del Consejo de Estado, la torpeza es del Presidente, los pueblos de América Latina, de toda la América después de vivir tragedias, comenzando por la que vivió la ciudad de Bogotá, el 9 de abril de 1948, cuando empezó a gestarse en esta misma ciudad el Sistema Interamericano y mientras asesinaban al Alcalde y candidato Presidencial, Jorge Eliecer Gaitán, el pueblo latinoamericano que tuvo que sufrir el golpe de Estado de Salvador Allende y su muerte, que tuvo que vivir dictaduras sanguinarias en el Cono Sur y en Centroamérica, que tuvo que vivir guerras revolucionarias, que tuvo que vivir millones de exiliados, un millón de muertos por la violencia política, nuestra propia sociedad colombiana que lleva 60 años de violencia a la cual le han descuartizado sus hijos más valiosos, a Luis Carlos Galán a Pizarro, a Jaramillo, a Pardo a Garzón a tantos otros, viviendo esa tragedia de la historia contemporánea, ese pueblo latinoamericano con el pueblo colombiano fue construyendo el sistema interamericano de derechos humanos, fue construyendo unas instancias judiciales para proteger el derecho a la vida, el derecho a la expresión, el derecho a la libertad civil, el derecho político, de la tragedia de los muertos construimos ese sistema, lo defendimos, muchos aquí presentes en esta plaza, mucha gente humilde a lo largo y ancho de Colombia a visto salvar su propia vida por la existencia de ese sistema, protegiendo campesinos, protegiendo líderes de víctimas, protegiendo dirigentes sindicales, dirigentes juveniles, dirigentes políticos porque de otra manera en las esquinas de las ciudades y de los campos nos iban a asesinar, yo estoy aquí hablando como Alcalde porque me protegió la Comisión Interamericana hace 10 años y me salvó la vida.
La orden que habían dado era de asesinarme y gracias a las medidas cautelares que el Gobierno del año 2003 quiso quitarme, hoy estoy vivo aquí, ese sistema interamericano, esas instancias máximas de la justicia convencional, la justicia que protege los derechos y las libertades fundamentales de los pueblos de América ha sido agredida en el día de hoy por el Presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos.

A pesar de todas las críticas que podíamos tener a gobernantes, a Presidentes de la República como Gaviria, como Samper, como Pastrana, como Uribe, ni siquiera Uribe se atrevió a desconocer una sola medida cautelar expedida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ni siquiera Uribe y por primera vez en la historia del sistema interamericano un Presidente de la República de Colombia; se atreve a desconocer un requerimiento solo porque protegía un alcalde elegido por el voto popular que no pertenece a su partido, que pertenece a la izquierda progresista de Colombia. Lo que no hizo Uribe lo hizo Santos, el golpe de Estado contra Bogotá Humana arbitrario, torpe, desconociendo ya no simplemente el voto de la ciudadanía bogotana, sino la justicia interamericana, demuestra que está incapacitado realmente para hacer la paz de Colombia, ¿Cómo va hacer la paz?, como va a quienes ejercen violencia en Colombia, cómo va a acercárseles y decirles que él es capaz de garantizarles los derechos políticos, la vida y las libertades de esas personas que hoy se levantan en armas, si a quien no se levantó en armas y sanamente se ganó con el voto popular la Alcaldía, solamente por un triste cálculo político y electoral lo destituye. A quienes ganamos en las urnas limpiamente, en el corazón de la ciudadanía limpiamente y en la justicia limpiamente, nos destituyen ¿de qué garantías políticas y libertades civiles nos viene aquí a hablar? No existe en Colombia, las han anulado, si alguna vez las tuvimos, por tanto la pregunta es ¿Qué hacer? ¿Cómo comportarnos?
Desde el momento en que la oficina del fachismo, su sede en la Procuraduría, salió la destitución movilizamos la ciudadanía urbana, las nuevas ciudadanías, la viejas, el pueblo de Bogotá, sin que ni un solo acto de violencia hubiera ocurrido, la violencia salió de ellos, las amenazas de muerte, los balines contra las estaciones de TransMilenio, los sabotajes a nuestro sistema, las amenazas de muerte al Canal Capital, la censura de Canal Capital, la policía política permanente en nuestras oficinas.

En nosotros, la ciudadanía, queda depositada la única esperanza de paz para Colombia, quienes dirigen este país no tiene la estatura moral ni intelectual para hacerlo, quienes dirigen este país prefieren hacer el cálculo de los gamonales conservadores para las próximas elecciones, que el balance de las libertades civiles de la ciudadanía bogotana que deciden anular, quienes dirigen no son capaces, entonces esa capacidad para hacer la paz, esa capacidad para hacer las reformas democráticas, queda en manos del pueblo, desde este balcón cuando el batallón Guardia Presidencial se alista para que un alcalde no elegido por el voto popular reemplace al alcalde Petro, nos corresponde a nosotros la tarea de la paz y poder imponer la paz, poder liberarnos de la guerra y de la violencia, va depender exclusivamente de nuestra propia capacidad de movilización, de que seamos capaces de vencer el pesimismo, seamos capaces de vencer la tristeza, de que seamos capaces de vencer la ignominia, la arbitrariedad, el NO pasarán sigue siendo la consigna, nosotros seguiremos acudiendo a la justicia, le pediremos a los pueblos de América que no dejen destruir el Sistema Interamericano de Derechos humanos seriamente afectado por el presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos.

Lo que no hizo Chávez, que siendo presidente en Venezuela recibió mi carta como senador de la República donde le pedía que fortaleciera el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y protegiera los derechos cautelares del señor jefe de la oposición venezolana, Leopoldo López, miren ustedes la doble moral en Colombia, RCN, Caracol llenan sus espacios, sin agredir a la prensa por favor, que son compañeros trabajadores y trabajadoras a ellos les dan órdenes, con tranquilidad, los espacios de esos noticieros son llenados con las imágenes de la manifestaciones de la oposición venezolana, que claman allá porque se protejan los derechos y sus libertades cuidadanas, hablan de lo que la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos propugnó a favor de Leopoldo López, pero cuando lo mismo pasa en Colombia las imágenes no son transmitidas, cuando el dirigente de la oposición se llama es Gustavo Petro, solo porque es de izquierda, entonces los mismo que alaban y aplauden las medidas cautelares a favor del señor Leopoldo López, aquí denigran y destruyen la misma instancia porque hizo lo mismo a favor de Gustavo Petro, doble moral se llama eso, pues lo que ha hecho el presidente Juan Manuel Santos, no lo hizo en vida el presidente Chávez, él aceptó las medidas y aunque entabló una discusión con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, las aceptó, como las acepto Uribe en Colombia, como las acepto Samper y Gaviria, el único presidente que ha rechazado las medidas es el actual presidente de Colombia Juan Manuel Santos.

Les diremos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en un año la Corte Interamericana dirá que se resarcen lo derechos políticos del alcalde Gustavo Petro, en ese momento el presidente Juan Manuel Santos no habrá pasado a la historia por hacer la paz, sino por haber sido él que ayudo a destruir el Sistema Interamericano de Derechos Humanos de las Américas, triste papel en la historia solo por un pecueco cálculo electoral de corto plazo.

Nos corresponde a nosotros como pueblo colombiano ayudar a fortalecer ese sistema y la constitución de los derechos fundamentales de los pueblos de América, pero también vamos a actuar aquí, también vamos a seguir diciéndole a los magistrados, a los jueces, no piensen simplemente en el alcalde Petro, piensen en sus propios hijos, no dejen perder las posibilidades de las libertades, de la democracia y de la paz, seguiremos haciendo acciones judiciales al interior de Colombia, todos ustedes, todas ustedes, pueden hacerlo, la justicia de Colombia debe responderle a la ciudadanía colombiana.

Pero como pueblo, como ciudadanía, tenemos una responsabilidad mayor nos corresponde cambiar todas esas instituciones, nos corresponde que la dirigencia política de este país no le responda al narcotráfico y a la trampa, sino le responda a las ideas, a los principios, a la decencia a la ciudadanía, cambiar esas instituciones, construir las instituciones de la paz, la dirigencia de la paz, la generación de la paz, nos impone una tarea enorme, convocar a los pueblos de Colombia a la Asamblea Nacional Constituyente.

Yo no puedo decirles voten por aquel o por aquellas, el voto en Colombia no sirve, esta es la demostración histórica, nos lo habían repetido en el pasado pero decidieron ejercerlo en el presente, en el siglo XXI, quitarle el poder al voto ciudadano, quitarle la esencia a la democracia, quitarle la esencia y el alma al Estado Social de Derecho a la Constitución del 91, han matado la Constitución del 91 y por tanto nos corresponde como ciudadanía establecer las nuevas instituciones de la paz y eso no lo podemos hacer solos, eso no lo podemos hacer en esta Plaza de Bolívar por muy llena que esté, tenemos que llenar todas las plazas, tenemos que llegar a todas las ciudades y los campos, tenemos que convocar a los pueblos, no para decirles voten por tal, sino para decirles movámonos por la constituyente, movámonos por la paz.

No sé si vuelva a esta Alcaldía, creo que sería más importante que otros llenasen estos palacios del poder, otras llenasen estos palacios del poder pero con otro poder, el poder democrático del pueblo, retornar aquí a que nos amenacen, retornar aquí a que nos digan; o hacen las cosas como la oligarquía colombiana quiere o se va, no tiene sentido, yo no nací en una generación que se haya acostumbrado a arrodillarse ante la oligarquía colombiana, al lado mio murieron sin arrodillarse.

Yo he tomado con responsabilidad, con tranquilidad la decisión de no exponer esta ciudadanía que nos ha acompañado tan querida, la que sostuvo y sostiene a la Bogotá Humana, no quiero exponerla a la violencia, no quiero que nuestros hijos vean en nosotros los que convocan a la violencia, se que en este momento sería fácil, el camino más fácil sería el del levantamiento violento, pero no se lo merecen estas personas que sin moral no son capaces de respetar el voto, no se merecen la sangre del pueblo, no se merecen el riesgo del pueblo, no se merecen el temor del pueblo y por eso durante estos meses y en el día de hoy, esta noche seguimos convocando a la acción pacífica de la ciudadanía, el Alcalde va a salir de esa oficina y se va a instalar en los barrios populares en el sur de la ciudad, quien usurpa se va a sentar en mi escritorio y va a sentir la soledad del pueblo , nosotros allá donde estemos vamos a sentir la compañía de la movilización popular y desde allí vamos a convocar al pueblo de Colombia a la plaza pública, quiero llegar a Barranquilla, a Cali, a Medellín, a convocar a la ciudadanía por la Asamblea Nacional Constituyente, quiero que resistamos sin violencia desde la universidad, desde la calle, desde el barrio, desde el lugar del trabajo, desde la empresa pública, cuando aquí intenten privatizarla, desde la ciudadanía misma tejiendo los lazos de la unidad, quiero convocar al pueblo costeño todo, quiero convocar al pueblo vallecaucano todo, quiero convocar al pueblo llanero y al pueblo paisa y santandereano, no a que voten por mí, el voto hoy en Colombia no sirve, a que hagamos las nuevas instituciones, la Constituyente, quiero que nos declaremos en Asamblea permanente, quiero que no nos cansemos de la movilización popular.

La justicia quizás nos devuelva a esta oficina y ese día otra vez llenaremos la Plaza de Bolívar, pero mientras tanto llego la hora de levantar a la ciudadanía colombiana, los campesinos que de aquí salieron, los indígenas que de aquí salieron, los pueblos de las ciudades que aún no se movilizan, la fuerza que necesitamos en toda Colombia, en la diversidad política y social que sea del caso, para obligar a la oligarquía colombiana a convocar al Constituyente que haga la paz en Colombia.

Voy a ir a Barranquilla, voy a ir a Cali, voy a hablar con la dirigencia campesina e indígena, voy a ir a la Habana, voy a ir a Washington, pero fundamentalmente quiero ir al corazón de las colombianas y los colombianos, nos esperan días difíciles que vale la pena vivir, no saben cuanta intensidad de vida hemos tenido en estos meses, recuerden bien los mensajes de la Bogotá Humana, aquí demostramos que los servicios públicos no privatizados son mejores, aquí demostramos en apenas dos años que sacamos más muchachos y muchachas de los colegios públicos con calificaciones alta, superior y muy superior de los exámenes del Icfes que la educación privada, aquí demostramos en dos años que una ciudad de Colombia la más grande, podía llegar a no tener un solo niño muerto de hambre, aquí demostramos que se podía disminuir la pobreza y la desigualdad social, aquí demostramos en estos dos años que la paz es posible, aquí demostramos en estos dos años que el neoliberalismo no sirve para Colombia, por eso nos sacan. Que se quede esa oficina sola, sin ciudadanía, mientras la justicia restablece los derechos de pueblo, nosotros nos vamos al pueblo, quiero las organizaciones de comités ciudadanos por la Constituyente organizados en todos los barrios de Bogotá, en las universidades, en todos los municipios de Colombia, en todas las veredas del país, en todas las ciudades sin peleas liberales, conservadores, comunistas juntos, gente que no tenga que ver con partidos, jóvenes del hip hop, de las culturas, deportistas, artistas, mujeres, trabajadores y trabajadoras, pueblos indígenas y pueblos afros, rom, la diversidad de Colombia organizada en los comités por la Constituyente de Colombia, la próxima Plaza que visitaremos es la Plaza La Paz de Barranquilla, los invito pueblo caribe a que me esperen y los invito a ustedes a iniciar esta jornada por la transformación de Colombia, no pudieron vencernos, no pudieron hacerlo ni en las urnas, ni en el corazón y la mente ciudadana, ni en la justicia, los derrotamos plena e integralmente, la arbitrariedad de ellos es la demostración de su profunda debilidad, la fortaleza y el poder están aquí, no van a rodear este Palacio impidiendo que el que usurpa funciones del elegido entre, no quiero violencia, enfrentarán a pobres con pobres y eso ellos no se lo merecen, vamos a plantear la batalla civil en donde toca, en toda Colombia, aquí volveremos con las multitudes y con la justicia, así que podemos decirlo con toda certeza, No pasarán, podemos decirlo con toda certeza, la Bogotá Humana vive porque se quedó en el corazón del pueblo bogotano, podemos decirlo con toda certeza, esta generación, este pueblo, esta ciudadanía es la que es capaz de hacer la paz y la democracia en Colombia, la lucha por los derechos, la lucha por la libertad comienza en nuestros corazones, comienza ya, vamos a librar esa batalla. ¡Viva Bogotá!, ¡Viva Bogotá Humana!, ¡Viva la expresión genuina del pueblo!.

Si nos toca ir a paro nacional, a la huelga civil pacífica...
Si este gobierno no es capaz de aceptar las decisiones del pueblo, ni las decisiones de la justicia, como en el día de hoy ha demostrado de manera pacífica el pueblo colombiano, debe ir a la huelga general por la Asamblea Constituyente y la paz en Colombia, allí estaremos al lado de ustedes con la fortaleza de que Colombia se respeta y de que Bogotá se respeta, la democracia y la paz en Colombia se respetan y la haremos respetar.

Gracias ciudadanas y ciudadanos, mi corazón está con ustedes, sin temor, sin miedo, con la frente alta, con la decencia en nuestras manos. No pasarán.

Gracias.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.