Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/11/2010 12:00:00 AM

Lazos familiares

El caso de la hermana de la jefa de la Unidad Antinarcóticos de la Fiscalía, que terminó en una peligrosa banda de narcotraficantes, envuelve un drama y un dilema.

Uno de los cargos más importantes y estratégicos en la Fiscalía General es la jefatura de la Unidad Nacional Antinarcóticos y de Interdicción Marítima. Más conocida por sus siglas, la Unaim es considerada la punta de lanza en la lucha contra el narcotráfico. Todas las investigaciones, grandes y pequeñas, relacionadas con ese delito pasan por esa unidad, que además tiene relación directa con todas las agencias y fiscales antidrogas del mundo, con las cuales mantiene un fluido intercambio de información y desarrollo de investigaciones. Desde hace poco más de un año, la jefe de esa unidad es Ana Margarita Durán. Hace algunos meses ella y sus investigadores, junto a la Policía, fueron los responsables de capturar y desvertebrar la red de los hermanos Caicedo, considerados los grandes capos del momento en el país junto a Daniel 'el Loco' Barrera. En diferentes operativos, a esa organización le fueron decomisados más de 120 millones de dólares en caletas. Así como ese, han sido varios los casos de gran impacto en los que Durán ha participado. Sin embargo, para la jefa antimafia de la Fiscalía no todo ha sido color de rosa.

Hace dos semanas, a raíz de una operación que terminó con la captura de varios integrantes de la banda criminal denominada Los Paisas, se conoció que su hermana, Alma Isabel Durán, era parte importante de esa organización criminal dedicada al narcotráfico. También que había sido la compañera del jefe de esa estructura, conocido como alias 'el Calvo' y que durante varios años hizo parte de esa banda. Aunque la noticia solo se supo hace 15 días, la realidad es que el caso en el que resultó involucrada la hermana de la fiscal antimafia empezó hace más de un año.

A comienzos de 2009, el DAS y la Policía iniciaron una investigación para desvertebrar y atacar a los integrantes de la banda Los Paisas. En el desarrollo de las pesquisas se descubrió que algunos miembros de la fuerza pública, especialmente en el departamento de Córdoba, colaboraban con ese grupo narcoparamilitar. Con el avance de las investigaciones también quedó al descubierto que una de las personas claves del grupo, que, entre otras funciones, era la encargada de sobornar y reclutar integrantes de las fuerzas armadas, Inpec y Policía, era nada más y nada menos que la hermana de la jefa de la Unaim. Interceptaciones telefónicas, seguimientos y declaraciones hacían parte de las pruebas en su contra. En marzo de este año, la hermana de la fiscal se entregó a las autoridades e ingresó al Programa de Protección a Testigos de la Fiscalía, en el que empezó a colaborar con las investigaciones.

Las actividades ilegales de su hermana le cayeron como un baldado de agua fría a la fiscal. Y no era para menos. Aunque no es la primera vez que un familiar de un alto funcionario del Estado termina en líos con la justicia, la situación es muy incómoda para ella por el cargo que ocupa y el delito por el que fue investigada su hermana. El miércoles de la semana pasada, en un reportaje con el diario El Espectador, la fiscal se refirió por primera vez a su caso. Dijo que cuando los investigadores le informaron a ella que su hermana aparecía en conversaciones telefónicas interceptadas avisó inmediatamente al fiscal general encargado, Guillermo Mendoza Diago, quien la respaldó y le pidió que se mantuviera al margen de cualquier aspecto de esa investigación. En ese artículo contó que desde hacía más de seis años no tenía contacto con su hermana, desde que tomó distancia de ella cuando tuvo indicios de que andaba en malos pasos, e incluso que ella y su esposo terminaron haciéndose cargo de los hijos de su hermana. El drama familiar narrado por la fiscal en el reportaje sin duda es conmovedor y evidentemente ha aumentado con la detención de su hermana, que terminó por salpicar y perjudicar su carrera. Durán dijo que las agencias antidrogas internacionales con las que trabaja comprendieron la situación y también le ofrecieron su respaldo.

La fiscal ha sido enfática en afirmar que durante el desarrollo de la investigación nunca preguntó ni quiso enterarse de nada que tuviera que ver con su caso y que se apartó deliberadamente del asunto. Como si fuera poco la incómoda situación, la semana pasada un nuevo elemento la sembró de suspicacias. En una emisora radial insinuaron que resultaba sospechoso que la funcionaria afirmara que nunca supo del caso, si se considera que la persona encargada de realizar la investigación contra la banda de Los Paisas y su hermana era justamente su esposo, el coronel de la Policía Wilson Vergara, quien es el jefe de la Unidad de Vida de la Dijín. "Él no ha estado llevando la investigación. Él es el jefe de la Unidad de Vida completa y allí hay 15 secciones. Ellos tienen Unidad de Delitos de Derechos Humanos, tienen investigación contra policías, tienen investigaciones contra homicidios. La unidad que llevó ese caso es la que tiene que ver con bandas criminales. Mi esposo no tenía conocimiento porque lo estaba llevando otra persona. A mí no me dijeron nunca. Cuando se tuvo conocimiento inmediatamente se les avisó al general Ramírez y, en el momento, al Fiscal General de la Nación. Mi esposo no recolectó ni hizo ninguna investigación con ese caso. Mi hermana ahí está declarando y punto. No sabe el drama familiar por el que estoy pasando. Lo que sucede es que tengo enemigos poderosos que me quieren joder y sacar de la Fiscalía, y no me voy a dejar", explicó a SEMANA la fiscal.

La carrera de Durán está llena de pergaminos y éxitos. Justamente por estar en el cargo que ocupa queda expuesta a todo tipo de ataques. En este caso, lamentablemente el ataque que le ha hecho daño a su carrera no provino de los enemigos de la mafia a quienes combate a diario, sino de su propia hermana, que tomó el camino equivocado y terminó por exponer a Ana Margarita a la picota pública.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.