Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/2002 12:00:00 AM

¿Lazos familiares?

La vinculación de la hermana de la ex congresista Martha Catalina Daniels como presunta responsable de su asesinato le da un escalofriante giro a la investigación.

La semana pasada la investigación por la muerte de la ex senadora Martha Catalina Daniels tomó un rumbo sorpresivo y adquirió características que difícilmente se habría imaginado el más osado libretista de thriller policíaco. Por orden de una fiscal un grupo de agentes del CTI detuvo en una notaría en el norte de Bogotá a quien los investigadores señalan como posible autora intelectual del asesinato de la ex senadora Daniels: su hermana Sandra Lucrecia.

Junto a ella quedó detenido Pedro Antonio López Soto, su conductor, y posiblemente miembro de una banda dedicada a actividades ilícitas que actúa en Villeta, Zipacón y Bogotá. López tenía una medida de aseguramiento de la fiscalía de Villeta por tenencia y fabricación de armas de uso privativo de las Fuerzas Militares. Cuando el CTI allanó su lugar de residencia, detuvo a William Saldaña González y a José Salvador Jiménez Ornero, acusados de ser presuntos miembros de una banda delincuencial que, al parecer, participó en el asesinato de la congresista, ocurrido el pasado 2 de marzo

Aquel fatídico día la ex senadora salió a las 5 de la mañana de su casa en Bogotá en compañía de su amiga Ana María Medina de Rodríguez y su conductor, Carlos Germán Lozano. Dos horas y media más tarde los tres aparecieron muertos y sus cadáveres fueron encontrados en un abismo de una profundidad de 50 metros, a cinco minutos del brumoso municipio de Zipacón, Cundinamarca.

Los primeros indicios tras el crimen señalaban a la guerrilla, ya que Martha Catalina estaba mediando en la liberación de dos secuestrados, entre ellos el esposo de Ana María Medina. Poco después esa hipótesis fue reemplazada por otra según la cual detrás del crimen estaría una banda de delincuencia común. De allí que la noticia de la captura y vinculación de Sandra como presunta responsable por el asesinato de su hermana haya sorprendido a la familia Daniels y a la opinión pública en general. “En menos de un mes recibimos dos golpes muy duros. Primero la muerte de Martha y ahora esta sindicación de Sandra involucrada en todo esto”, dijo a SEMANA el hermano de Martha y Sandra, Jorge Eliécer Daniels. ¿Pero qué fue lo que llevó a la Fiscalía a tomar una decisión tan polémica y grave de sindicar a Sandra de haber participado en el asesinato de su hermana?

La prueba reina

La que es considerada por ahora por ese organismo como la ‘prueba reina’ de la investigación es una carta, escrita de puño y letra por la ex senadora Daniels, la cual nunca llegó a manos de su destinataria, la hija mayor de Martha Catalina, Liliana Sánchez Daniels. “Estoy decepcionada de mi hermana (...) Se quiere quedar con el dinero. Estoy muy preocupada por las intermediaciones que ha tenido Sandra... y por las relaciones con ‘Hugo’...”. Estas son, según la Fiscalía, algunas de las frases de la carta, las cuales comprometen a Sandra.

Según los investigadores el dinero al que hacía referencia en la carta Martha Catalina era por el pago de secuestros en los que presuntamente habría intermediado Sandra Lucrecia, en una aparente confabulación con alias ‘Hugo’, comandante del frente 22 de las Farc que actúa en Cundinamarca.

Basadas en la famosa carta las autoridades desarrollaron una hipótesis según la cual Sandra Lucrecia, que conoció a ‘Hugo’ durante su secuestro de seis meses el año pasado, se habría convertido en una persona cercana a él después de que la congresista Martha Catalina gestionara su liberación en septiembre del año pasado. Según las autoridades existe información confidencial según la cual un familiar de un secuestrado le habría reclamado a la senadora por qué a pesar de pagar el dinero para su liberación ésta no se produjo. Incluso la amenazó con denunciarla públicamente.

La senadora le habría reclamado a su hermana Sandra Lucrecia por la fuerte suma de dinero que se había pagado y le exigió que le pidiera explicaciones a ‘Hugo’. Al parecer la senadora se contactó con el ‘Mono Jojoy’ para saber qué había pasado con ese secuestro y habían acordado un encuentro. Una de las hipótesis más fuertes que barajan los investigadores es que ‘Hugo’ se apropió de ese dinero con la complicidad de Sandra Lucrecia, no lo entregó a sus jefes de las Farc y pretendía salir del país en compañía de Sandra con dineros cobrados por varios secuestros.

Según explicó a SEMANA Liliana Sánchez Daniels, hija de Martha Catalina, el episodio de la carta, sobre el cual ha girado la base de la sindicación de las autoridades contra Sandra, había sido aclarado por la propia senadora meses atrás. “La carta fue escrita hacia mediados de enero y principios de febrero. Poco antes de que mataran a mi mamá ella me llamó un día y me dijo que estaba muy nerviosa porque le había llegado una información. Me dijo que si le llegaba a pasar algo ella me iba a dejar una carta en mi cuarto, detrás de un cuadro. Días después me volvió a llamar y me dijo: ‘mira, no te preocupes, fueron informaciones erróneas que me llegaron, chismes y especulaciones”, afirmó Liliana (ver recuadro).

Más allá de la carta, según las autoridades, la supuesta relación entre Sandra y el comandante guerrillero está respaldada por interceptaciones a su línea celular y labores de inteligencia adelantadas por el CTI desde hace un mes con apoyo de personal militar adscrito a la Decimotercera Brigada del Ejército, algo que rechaza la familia. “No se trató de un síndrome de Estocolmo. Insinuarlo es algo macabro. Es imposible que Sandra tuviera algún tipo de relación con el hombre que la secuestró”, dijo a SEMANA Jorge Daniels.

Como era de esperarse, la vinculación de Sandra al proceso ha desatado una polémica entre la familia y la Fiscalía. Lo cierto del caso es que esta semana la fiscal que lleva el proceso deberá resolver la situación jurídica de Sandra Daniels. Con base en las explicaciones dadas en la indagatoria y en la valoración de las evidencias encontradas, la funcionaria decidirá si sigue vinculada al caso. Mientras esto sucede Liliana, la hija de Martha Catalina, no duda en afirmar insistentemente que “yo sé de corazón que mi tía es absolutamente inocente de todo cargo. Mi tía no tiene nada que ver en ningún sentido en el asesinato de mi mamá, y confío en que todo esto se aclare”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.