Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/20/2008 12:00:00 AM

Le llegó la Navidad al Congreso

Luego de la dura racha de la para-política, se dieron tres buenas noticias para los congresistas. Cambia la manera de investigarlos y se reformará la pérdida de investidura

Hace apenas cinco meses en Colombia se estaba discutiendo si tras el huracán de la para-política, que tiene en entredicho a más de 70 congresistas, el Congreso de la República podría volver a levantar cabeza.

Pero ahora, y en particular desde la semana pasada, parece que la suerte le vuelve a sonreír. Se tomaron tres decisiones -algunas de las cuales pasaron inadvertidas para la opinión pública-, que no sólo son importantes para este Congreso sino para los que lo sucedan.

La primera decisión, tal vez la más difundida, fue la de la Corte Suprema. Los congresistas investigados por la para-política podrán seguir renunciando a sus curules para que sus casos sean asumidos por la Fiscalía. Es decir, podrán ser investigados y juzgados por fiscales y jueces de menor jerarquía y por ende, en teoría, más vulnerables o sujetos de presión que los magistrados.

Si bien los parlamentarios que han optado por esa vía dicen que lo hacen porque en la Fiscalía tienen la ventaja de que los investiga una instancia y los juzga otra, personas cercanas a sus casos aseguran que buscan una mano supuestamente más blanda.

Lo curioso es que prácticamente 24 horas antes de esta decisión, la Corte Suprema iba a tomarla en sentido contrario. No obstante, el magistrado Leonidas Bustos cambió su decisión. Aunque se esgrimieron argumentos jurídicos para dar ese paso, mucho tuvo que ver una consideración política: exigir que los congresistas fueran juzgados sólo por la Corte, como lo señala la Constitución, podría ser interpretado como una declaración de guerra al gobierno poco oportuna en este momento.

La segunda buena noticia para los congresistas, que pasó casi desapercibida, fue la publicación de un fallo de la Corte Constitucional que deja por ahora en el limbo las nuevas investigaciones a congresistas.

En su fallo, el tribunal constitucional dice que la Corte Suprema tiene que cambiar el procedimiento para juzgar a los congresistas y que no debe haber, como hoy, una sola instancia para investigación y juzgamiento sino que deben separarse. Y sólo se puede hacer por medio de una ley. Eso quiere decir que los delitos cometidos entre el 28 de mayo pasado (cuando los magistrados discutieron el fallo que apenas ahora fue publicado) y hasta que se apruebe una ley con el nuevo procedimiento no se podrá investigar a los congresistas que cometan nuevos delitos.

Pero tal vez el efecto del fallo que puede desatar mayores polémicas es que vía tutela los congresistas investigados por la para-política podrían reclamar el principio de favorabilidad, según el cual cualquier persona puede exigir que se le aplique una nueva norma si es más favorable que la anterior, y de esa manera tumbar sus casos. Si bien la Corte Constitucional fue enfática en decir que el fallo sólo rige para los procesos que se abran por delitos cometidos después del 28 de mayo, en su salvamento de voto el magistrado Humberto Sierra Porto deja entrever que sí podría dar lugar a demandas y que estaría en manos de cualquier juez decidir si concede el principio de favorabilidad o nó.

El tercer regalo de la semana para los congresistas fue la noticia de que a pesar del mensaje de urgencia para debatir la ley del referendo, sí podrán discutir y sacar adelante la reforma a la justicia. Más allá de los puntos más gruesos del acto legislativo, hay un artículo que les interesa a muchos de ellos y en particular a quienes han perdido su investidura en estos últimos 17 años.

De llegar a aprobarse la reforma a la justicia, los congresistas que cometan faltas ya no serán condenados de por vida a no volver a ser elegidos como senadores o representantes, sino que será una ley la que determinará las sanciones, las cuales, se anticipa, serán graduales y dejarán como una sanción excepcional la pérdida de investidura.

Las tres noticias, por coincidencia, se dieron esta semana. Pero tienen hilos comunicantes que las vinculan. Sin duda la mayoría de ellas tienen el propósito de ser más justas. Sin embargo no deja de ser paradójico que se den este tipo de noticias en un momento como éste, en el que el Congreso está no sólo en entredicho sino profundamente debilitado.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.