Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/21/2015 8:40:00 PM

Liberan a Jacobo, el niño secuestrado en Urabá

El menor, que ya se encuentra en su casa al lado de su familia, fue rescatado por el Gaula de la Policía.

Jacobo Álvarez, el niño de 5 años de edad que el lunes había sido raptado de su casa, ya se encuentra al lado de sus familiares, informó la Policía de Urabá.
 
En un operativo adelantado por el Gaula se pudo dar con el paradero del menor, a quien mantenían cautivo en una casa del corregimiento El Reposo, de Apartadó.
 
En el municipio de Carepa, Antioquia, las noticias relacionadas con secuestros prácticamente habían desaparecido. Por eso en el sector Casa Verde de ese municipio del Urabá antioqueño no salían del estupor por el rapto, ocurrido en la tarde del lunes.
 
A eso de las 5:30 de la tarde, cuatro encapuchados habían entrado a un conjunto residencial llamado Los Almendros. Lo hicieron violentando una malla por la parte de atrás, un lugar poco vigilado desde donde sólo se divisa monte.
 
Acto seguido, los hombres entraron a la casa de César Arbeláez, un arquitecto y profesor de la dirección de posgrados de la Universidad de Antioquia, esposo de una nutricionista.
 
En la vivienda sólo estaban Jacobo, el hijo de la pareja, y la empleada doméstica. En cuestión de segundos, los cuatro hombres, valiéndose de armas blancas, se llevaron al niño.
 
Según el teniente coronel Jairo Rojas, comandante de la Policía de Urabá, ninguno de los integrantes de la familia había sido víctima de amenazas o de algún tipo de extorsión.
 
Desde cuando ocurrió el secuestro, hombres de la Policía y el Ejército buscaron casa por casa a Jacobo, en operativos que duraron toda la noche y todo el día del martes. Las pesquisas incluyeron retenes a ambos lados del puente de Vijagual, en los límites entre Carepa y Apartadó.
 
“La comunidad está muy triste. Los niños se reúnen en las diferentes casas a compartir, a jugar. Este es un sitio muy tranquilo. Luciana, mi hija, es muy amiguita de Jacobo. Estamos consternados. El secuestro no puede volver a ser una constante en esta región”, decía Jaime Herrera, un habitante de Los Almendros.
 
En el momento del secuestro, Jacobo estaba vestido con una pantaloneta gris y una camisa a cuadros. Para el momento del rescate, el niño llevaba otra camisa.
 
Cientos de mensajes de repudio al secuestro se habían difundido en redes sociales con el hashtag #LiberenAJacobo. Desde 1998 no ocurría el secuestro de un niño en el Urabá. Ese año hubo gran conmoción por el rapto de Cristian Banguero, hijo de Phidalgo Banguero, un exalcalde de Apartadó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.