Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/6/2015 5:20:00 PM

Juez de Estados Unidos anula fallo contra colombiano condenado

Johnny Hincapié quedó en libertad bajo fianza a cambio de un dólar luego de haber pagado 25 años de cárcel. Fue acusado de participar en el asesinato de un turista en Nueva York y deberá someterse a un nuevo juicio por este hecho.

Un colombiano encarcelado en Estados Unidos por un cuarto de siglo por el notorio asesinato de un turista en Nueva York será enjuiciado de nuevo, luego que un juez anuló el martes el veredicto en un caso que simbolizó una era de crimen y temor en la ciudad más grande del país.

Johnny Hincapié estalló en sollozos al escuchar la decisión del juez de anular su sentencia de culpabilidad por un asalto en un andén del metro, en el que el turista de Utah Brian Watkins murió al defender a sus padres.

El juez de la Corte Suprema estatal Eduardo Padro mencionó nueva evidencia, incluidos testimonios de dos testigos y un coacusado que dijeron que Hincapié no estuvo involucrado en el crimen. Padro no declaró a Hincapié inocente, como éste y sus abogados habían deseado, pero acordó dejarle en libertad bajo fianza de 1 dólar en espera del nuevo juicio.

"Luego de 25 años de sufrimiento, 25 años de injusticia, 25 años de noches de insomnio, Dios acaba de revelar su justicia", dijo el padre de Hincapié, Carlos. Su hijo no pudo ser excarcelado de inmediato a causa de un problema de inmigración que sus abogados trabajan para resolver.

Los fiscales dijeron que estaban ponderando apelar el fallo y estaban determinados a un nuevo juicio, si es necesario.

"Lamentamos que reabrir el caso vaya a someter a la familia del señor Watkins a un nuevo juicio, reabra viejas heridas y los obligue a revivir el horror de esa noche de hace 25 años", dijo la portavoz de la Fiscalía del distrito de Manhattan Joanna Vollero en una declaración.

La madre de Watkins no respondió de inmediato a un mensaje en busca de comentario.

Hincapié dijo que era un testigo que fue arrestado erróneamente en el caso y coaccionado para confesar falsamente. Los fiscales dicen que sus argumentos no son creíbles.

El asesinato se convirtió en símbolo de la violencia aleatoria en una ciudad que aún sentía las secuelas de la violación y la golpiza a una mujer en Central Park en 1989 y una ola de asesinatos a mediados de 1990. La muerte de Watkins —una de un récord de 2.245 en 1990, comparado con 333 el año pasado— generó un pedido de su familia de mayores medidas de seguridad en el metro y una propuesta del alcalde David Dinkins de un programa para incrementar la protección policial.

Watkins, de 22 años, y sus padres, estaban en Nueva York en visita desde Provo, Utah, para presenciar el Abierto estadounidense de tenis. Se dirigían a cenar cuando fueron asaltados por un grupo de jóvenes que buscaban robar a transeúntes para conseguir dinero para irse a bailar, dijo la Policía. Luego que su padre fue cortado y despojado de 200 dólares y su madre pateada y golpeada con puñetazos, Watkins fue acuchillado en el pecho, pero aun así persiguió a los atacantes escalera arriba, antes de desplomarse a la entrada.

Hincapié, un inmigrante colombiano, fue uno de siete jóvenes condenados en el caso. Otro de ellos fue acusado de acuchillar a Watkins, pero las autoridades dijeron que todo el grupo era responsable por la muerte.

Hincapié, que ahora tiene 43 años, ha afirmado desde el inicio que estaba en una parte diferente de la estación cuando ocurrió el incidente.

"No tuve nada que ver con eso -escribió en una carta en 1990 a su abogado de entonces-. Soy inocente".

Tras apelar infructuosamente la condena, Hincapié presentó otra impugnación legal en el 2013. Se basó en parte en testimonio jurado de un coacusado exonerado que dijo que Hincapié no tuvo parte alguna en el ataque. Un hombre que fue condenado y un testigo que se presentó apenas hace dos años dijeron lo mismo en la audiencia.

Mientras tanto, Hincapié dijo que un detective le golpeó para obligarlo a firmar una confesión.

Los fiscales dijeron que no había "evidencia nueva creíble" en el caso.

Pero Padro escribió en su decisión que la nueva evidencia "creaba la probabilidad de que si esa evidencia hubiese estado disponible en el juicio, el veredicto habría sido más favorable al acusado" — el estándar legal para anular una condena.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.