Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/24/2013 12:00:00 AM

En Córdoba, arranca la marcha de las 72 horas

Un líder comunal, atado de pies y manos, caminará durante tres días para exigir que no los maten.

Atado de pies y manos, el presidente de la Federación Comunal de Córdoba (Fedecomunal), Víctor Galván Muñoz, inicia este viernes una manifestación a pie desde Tierralta hasta Montería. ¿Su propósito? Exigir a los grupos armados que operan en el alto Sinú que dejen a los líderes comunales fuera del conflicto.

Además, Fedecomunal quiere enviar un mensaje a la Gobernación del departamento y a las autoridades competentes para que empiecen a darles importancia a las Juntas de Acción Comunal de la zona y a quienes las representan. Esto por el altísimo número de líderes que han sido asesinados este año. Son seis en total, según ha informado el diario regional El Meridiano de Córdoba.

La marcha liderada y promovida por Galván Muñoz tendrá una duración aproximada de tres días. El comunal estima llegar a la capital cordobesa -donde se encontrará con otros sectores sumados a la manifestación- el lunes en horas de la tarde. El líder caminará con sus manos y pies encadenados, por lo que solicitó la asistencia de un grupo de oficiales de la Policía y una ambulancia durante el recorrido.
 
Según Galván, los presidentes de las Juntas de Acción Comunal del alto Sinú son convocados con frecuencia por miembros de los grupos insurgentes de la zona a unas reuniones cuyo objetivo es aún desconocido. “En el momento en que un comunal accede a ir a una de estas reuniones, se convierte en objetivo militar del Ejército porque la red de inteligencia del Gobierno también lo puede asesinar”, dijo a Semana.com el presidente de Fedecomunal.

“Cada vez que asesinan a un presidente de una Junta de Acción Comunal están dejando una comunidad desamparada, porque entonces ¿quién va a velar después por el desarrollo de la misma?”, agregó Galván.

Aunque a la fecha no existe un reporte oficial del total de líderes asesinados en el alto Sinú en lo que va del 2013, Fedecomunal denunció casos ocurridos en años anteriores como el del presidente de la vereda de Chivogadó, quien –según la organización- les alquiló una lancha a unas personas vestidas de civil, sin saber que estas eran del Ejército Nacional. Este a su vez realizó un exitoso operativo cerca al embalse de la empresa Urrá S. A., en el que logró la captura de varias personas y la incautación de unos dineros ilícitos.

Según la organización de líderes comunales, una vez que el grupo armado al margen de la ley implicado supo que quien facilitó el medio de transporte al Ejército fue el presidente de Juntas de Acción Comunal de esa vereda, el líder fue asesinado.

Otro caso es el ocurrido en la vereda El Loro, donde –según cuentan los líderes de Fedecomunal- el entonces presidente de la Junta de Acción Comunal fue testigo de un falso positivo que cometió el Batallón de Infantería número 33 Junín del Ejército, el cual estaba a cargo del teniente Julián Pimientel. A unos cuantos meses de haber presenciado los hechos, el líder fue asesinado con presencia de las autoridades en la zona, el 2 de junio del 2006.

Los líderes de Córdoba se desangran


En lo que va corrido del año, el departamento de Córdoba, y en especial las zonas comprendidas por el Alto Sinú, se ha convertido en el escenario de la muerte de líderes comunales de tierras e indígenas. Este es el saldo que hasta la fecha el diario regional El Meridiano de Córdoba ha publicado:

El pasado 26 de marzo fue encontrado flotando en las aguas del río Sinú el cadáver del líder cívico Ermes Enrique Vidal Osorio, de 60 años, quien fue víctima de dos heridas de bala. El hallazgo del cuerpo se produjo en el sector conocido como Chapinero, zona rural del alto Sinú.

El 9 de abril, sicarios en moto asesinaron al máximo líder de desplazados por la violencia en Valencia, Éver Cordero Oviedo, quien era presidente de la Mesa de Participación de Víctimas del Desplazamiento en esa localidad.

El 17 de abril dos hombres armados asesinaron al líder indígena Seferino Domicó Majoré, de 52 años. El crimen ocurrió en Tierralta, municipio donde la víctima se dedicaba a la agricultura.

El 24 de julio, sujetos armados llegaron hasta la vereda La Gloria, en zona rural de Tierralta, y asesinaron a Élmer Antonio Serna Úsuga, presidente de la Junta de Acción Comunal de esa vereda. Serna Úsuga recibió cinco tiros a quemarropa que le causaron la muerte de inmediato.

El 30 de julio sujetos armados asesinaron a Emel Antonio Varela Tuberquia, de 45 años, quien era el presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Estrella, jurisdicción del corregimiento Saiza, en zona rural de Tierralta.

El 9 de septiembre fue encontrado el cadáver de la líder comunal Aurith Bravo Brun, entonces presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Bonga, del corregimiento Santa Fe Las Claras, de Puerto Libertador. La líder fue degollada y las circunstancias de su muerte aún son investigadas por las autoridades competentes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.