Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/07/12 00:00

LINCHADO ANTE LAS CAMARAS

Las imágenes de un linchamiento en Chinchiná y la indiferencia policial causaron horror y <BR>polémica la semana pasada.

LINCHADO ANTE LAS CAMARAS

El espantoso rostro de la violencia quedó al descubierto el martes cuando los colombianos
vieron en un noticiero de televisión la muerte de un hombre a manos de una turba enfurecida. Sucedió en
Chinchiná, Caldas, cuando los afectados por el desalojo policial de un lote invadido atacaban a piedra la
alcaldía. De pronto un hombre, llamado Jorge Evelio Cardona, se enfrentó a los manifestantes y les increpó
para que detuvieran la violencia. Eso fue suficiente para que la locura colectiva se ensañara sobre el propio
pacificador. En cuestión de segundos fue linchado a palo, patadas y puñal por la muchedumbre. Tal vez lo
que más impresionó a los horrorizados televidentes fue la indiferencia de los policías apostados en el
edificio. No sólo incumplieron sus deberes constitucionales. Ni siquiera el más elemental principio de
solidaridad les movió a socorrerlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.