Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/12/2010 12:00:00 AM

Listo el protocolo para que Moncayo y Calvo vuelvan a casa

En la periferia de donde serán entregados el cabo Moncayo y el soldado Calvo, los sobrevuelos y las operaciones militares cesarán, según el protocolo firmado por el Ministerio de Defensa y el Comité de la Cruz Roja.

Un paso más hacia la libertad del cabo Pablo Emilio Moncayo, del soldado Josué Daniel Calvo y de la entrega de los restos del mayor Julián Guevara se dio este viernes con la firma del “Protocolo para seguridad en operación humanitaria de liberación de secuestrados”, que reúne las reglas de juego bajo las cuales actuarán quienes recuperarán a los uniformados secuestrados por las Farc.

Durante una reunión en la sede del Ministerio de Defensa, agregados militares de Colombia y Brasil (este último país facilitará el tema de la logística), el ministro Gabriel Silva y delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) acordaron ocho puntos, entre ellos que las operaciones militares y sobrevuelos en la zona donde serán entregados los secuestrados se suspenderán durante 36 horas.

El ministro Gabriel Silva dijo que el despeje temporal de estas áreas se ajusta a criterios técnicos y se justifica para darle tranquilidad a las familias de las víctimas y a los organismos que participan en las liberaciones. “No estamos hablando de que se vaya a despejar ni un municipio, ni un departamento, ni el país”, aseguró.

La Cruz Roja Internacional pidió muy especialmente que se cumplieran estas normas, ya que en las liberaciones de finales de enero de 2009 cuando quedaron en libertad siete miembros de la fuerza pública, los militares sobrevolaron por debajo de los 20.000 pies en el lugar de las liberaciones, con lo que rompieron el protocolo.

“No hay nada distinto en el manejo de la operación”, dijo Christophe Beney, del Cicr. “Esta vez, para evitar cualquier inconveniente, como hubo la vez pasada en la primera parte de la operación, todas las partes querían poner esto por escrito”, dijo.
Lo que el texto dice, aseguró Beney, "muy claramente (es) que no puede haber ni vuelos comerciales, ni vuelos militares a cualquier altura" en la zona donde se produzca la liberación.

La “única excepción”, según quedó establecido en el protocolo (que incluso fue revisado por las Farc, aunque no se dieron detalles de cómo, ni cuándo) es permitir vuelos en rutas internacionales y cuyos planes ya hubieran sido aprobados para el momento en que se conozca el sitio de la liberación. Sin embargo, esos vuelos no son problema porque están por encima de los 30.000 pies de altura.

Este jueves, la senadora Piedad Córdoba dijo que las liberaciones podrían comenzar en los próximos 8 ó 10 días, después de las elecciones. Sin embargo, no se sabe el día exacto que arrancará el operativo. De ahí que el gobierno fijó como plazo suspender las operaciones desde las 6 de la mañana del día anterior a la primera liberación, hasta las 6 de la mañana del siguiente a la última entrega.

Según la congresista, las Farc primero devolverán al soldado Calvo y después entregarán al cabo Moncayo y los restos del mayor Guevara.

Las Farc anunciaron el 18 de abril del año pasado y en junio siguiente que liberarían al cabo Pablo Emilio Moncayo, retenido desde diciembre de 1997 y al soldado Josué Daniel Calvo Núñez, en cautiverio desde abril del 2009. También prometieron entregarle a su familia los restos del mayor Julián Ernesto Guevara, quien murió en poder de las Farc hace cuatro años, cuando estaba secuestrado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.