Martes, 17 de enero de 2017

| 2008/01/12 00:00

Llave maestra

Bogotá y Cundinamarca arrancan una nueva era. La unión de fuerzas que sellaron el alcalde Samuel Moreno y el gobernador Andrés González son el presagio de que pueden venir buenos tiempos para la región. ¿Lo lograrán?

Samuel Moreno y Andrés González trabajarán mancomunadamente para desarrollar 23 proyectos que integren y saquen adelante la Región Capital

Los habitantes de Bogotá y Cundinamarca se acostaron el 31 de diciembre agobiados por los trancones de la época navideña, preocupados por el impuesto de valorización que les dejó el alcalde Garzón en su despedida y escandalizados por la detención del saliente gobernador Pablo Ardila. Pero se despertaron, en año nuevo, con mejores noticias. Samuel Moreno y Andrés González, las nuevas caras que gobiernan a Bogotá y Cundinamarca, sorprendieron el primero de enero con el nombramiento de una nómina de lujo, con perfil técnico y reputación, que le puso freno a la imaginación de sus críticos que desde la campaña apostaron a que estos dos políticos servirían en sus gabinetes todo un banquete burocrático para los partidos que los apoyaron.

Y no fue así, pues la llegada de funcionarios con perfil ministerial, junto a otros técnicos, como el ex viceministro de Hacienda Juan Ricardo Ortega, quien deja el BID para asumir como nuevo Secretario de Hacienda de Bogotá, o el ex ministro Eduardo Pizano como nuevo Secretario de Vivienda y Agua Potable de Cundinamarca, dejaron claro que, por ahora, Moreno y González se alejaron de la milimetría política (ver recuadro). Falta esperar qué ocurre con la designación de otros cargos en los que se mueven millonarios recursos, como son el Acueducto, el Instituto de Desarrollo Urbano, la ETB, la Empresa de Energía y el Idrd, entre otras, que podrían administrar unos 3,5 billones de pesos en 2008.

Además de nombrar gabinetes de estrellas, los nuevos mandatarios fueron más allá y anunciaron con bombos y platillos que de ahora en adelante trabajarán en llave para buscar que la capital y el departamento dejen de funcionar como ruedas sueltas y creen de una vez por todas la tan soñada ciudad-región. La idea es trabajarla a través de la planeación conjunta y el desarrollo de proyectos de gran envergadura, como la zona aledaña al aeropuerto El Dorado, llevar el saneamiento básico a toda la región, desarrollar grandes proyectos de movilidad y hasta hacer el nuevo estadio de fútbol para Bogotá.

Esta nueva 'Región Capital' permitiría solucionar en mediano y largo plazos problemas estructurales, como la recuperación del río Bogotá. "Si la capital, Cundinamarca, parte de Meta y Boyacá trabajaran juntos para conformar lo que se conoce como 'Región Capital', nos convertiremos en la región más importante de América Latina", afirmó González a SEMANA. De hecho, hoy la capital y el departamento manejan un PIB superior al de Paraguay o Uruguay.

La alianza entre González y Moreno se selló en una reunión el 24 de noviembre, que terminó en la firma de un acuerdo público en el que los dos mandatarios se comprometieron a trabajar en 23 proyectos. Además de los ya mencionados, está la creación de una empresa regional de desarrollo territorial que se encargará de administrar los recursos necesarios para la construcción de obras publicas. "Es evidente que los problemas, soluciones y proyectos de la 'Región Capital' son de tal magnitud, que necesariamente se deben realizar de manera conjunta. Por eso, dentro de los cuatro grandes temas sobre los que girará el plan de gobierno, la integración regional a través de la creación de espacios legales, políticos y económicos reales y permanentes permitirá garantizar la sostenibilidad de Bogotá y el desarrollo de su entorno", dijo el alcalde Moreno.

Dentro del tema de movilidad se habla de varios megaproyectos: la extensión de TransMilenio hasta Soacha, la creación de un anillo vial en la periferia de la capital, que podría costar unos 1.800 millones de dólares y que se podría hacer por concesión. También está el tren de cercanía con las rutas Facatativá-Aeropuerto El Dorado-Estación de la Sabana, y la segunda, Zipaquirá-La Caro-Estación de la Sabana. De hecho, el Ministerio de Transporte acaba de contratar los estudios para el diseño de las obras que, sin duda, deberán ser financiadas en buena medida por la Nación. El ministro Andrés Uriel Gallego ya le había dicho a SEMANA que su cartera contaba con los recursos para hacer el tren de cercanías, que podría costar más de 350 millones de dólares.

Por último, la idea de 'Región Capital' se concretaría simbólicamente a través de la restauración del Palacio de San Francisco, donde tradicionalmente funcionó la Gobernación de Cundinamarca hasta el año 2000. Esta edificación será convertida en una gran galería de arte y en la sede de las oficinas de los funcionarios encargados de concretar las labores conjuntas entre Bogotá y Cundinamarca.

Samuel y González tienen en sus manos la llave para abrir la puerta a la idea de la ciudad-región de la que mucho se ha hablado, pero que ningún gobernante ha podido hacer realidad. Si lo logran, pasarán a la historia por haber puesto en marcha un ambicioso plan que puede tardar 50 años en desarrollarse. Si fracasan, retrasarán y aumentarán aun más los problemas de la ciudad-región. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.