Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1996/04/29 00:00

LLEGO CUCHILLA

LA ENTREGA DEL SEGUNDO YUPPIE DEL CARTEL DE CALI DESPIERTA EXPECTATIVAS EN TORNO A LAS REVELACIONES QUE HARA EN SU COLABORACION CON LA JUSTICIA.

LLEGO CUCHILLA

La entrega a las autoridades de Juan Carlos Ramírez, alias 'Chupeta', el pasado 15 de marzo, abrió la puerta para que la nueva generación de cabecillas del cartel de Cali se sometiera a la justicia. Los cuerpos de seguridad del Estado sabían que en cuestión de días el socio principal de 'Chupeta', Juan Carlos Ortiz Escobar, alias 'Cuchilla', podría someterse. Al fin y al cabo, aunque 'Cuchilla' tiene una hoja de acusaciones mucho más grave que la de su socio, jurídicamente su situación es bastante cómoda, porque son muy pocas las pruebas en su contra. En efecto, mientras que 'Chupeta' es acusado de enriquecimiento ilícito, testaferrato, narcotráfico y concierto para delinquir, a 'Cuchilla' las autoridades lo involucran en un asesinato y una masacre, cargos que de llegar a ser comprobados podrían darle muchos más años de prisión.Las autoridades fueron descubriendo poco a poco estas hojas de vida criminales tras el desmantelamiento de la cúpula del cartel de Cali. Una vez capturados los hermanos Rodríguez Orejuela y José Santacruz Londoño, el Bloque de Búsqueda elaboró una lista de 12 personas que podrían heredar el liderazgo del cartel. Entre la lista que manejaron los organismos de seguridad estaban 'Chupeta' y 'Cuchilla'. Hace cerca de un año _apenas un mes después de que un Habeas Corpus lo dejara en libertad tras cuatro meses en la cárcel Modelo_, la Fiscalía profirió en contra de 'Cuchilla' una orden de captura por homicidio con fines terroristas, secuestro, tortura y conformación de grupos sicariales. Fue así como bajo la dirección del general Roso José Serrano, la Policía empezó a perseguir a no sólo a 'Chupeta' sino también a 'Cuchilla'. Y a lo largo de los últimos meses el Bloque realizó más de 300 allanamientos en busca de este último.Las acusaciones en su contra tienen relación con testimonios que no se han consolidado judicialmente, pero que en principio lo involucran en el homicidio del teniente retirado de la Armada Ricardo Andrés Petersson y de José Javier Santacruz Dueñas, al igual que en la matanza de Trujillo, Valle, donde fueron asesinados 107 campesinos en 1989, en uno de los mayores homicidios colectivos de la historia de Colombia.En medio de la persecución a los posibles herederos de los Rodríguez, hace 15 días un abogado llamó a la dirección de la Policía y solicitó una cita con el general Serrano. En la reunión, que se llevó a cabo dos días después del sometimiento a la justicia de 'Chupeta', el abogado le manifestó al general que su cliente, Juan Carlos Ortiz 'Cuchilla' estaba dispuesto a entregarse a las autoridades. Una vez concluida la reunión, Serrano llamó al fiscal general Alfonso Valdivieso y los dos acordaron una cita con el director nacional de fiscalías, Armando Sarmiento, quien finalmente fue encargado de adelantar los contactos con el abogado.Luego de un proceso de más de 10 días en el que las dos partes acordaron los términos del sometimiento, 'Cuchilla' se entregó a las autoridades el pasado viernes 29 de marzo en la ciudad de Cali. Las acusaciones contra Cuchilla, que están por ahora en etapa de investigación, contrastan con la percepción entre conocedores del mundo del cartel que aseguran que 'Cuchilla' y su antecesor en la entrega, 'Chupeta', son los pioneros de la generación yuppie del narcotráfico. Los tiempos de los barones de la mafia parecen haberse acabado y ahora los que mandan en este campo son jóvenes que, al contrario de sus antecesores, ya no gustan de la ropa brillante y de colores chillones, ni de mansiones estrambóticas y otras excentricidades, sino de los vestidos de paño inglés, las corbatas Hermes y los zapatos de cuero Church. Sus negocios ya no se limitan a la compra de miles de hectáreas y de cabezas de ganado, sino a complejas inversiones en las bolsas de valores de varios países del mundo.Pero aparte de todo lo anterior, que puede resultar meramente anecdótico, la expectativa por la entrega de 'Cuchilla' está centrada en que los que siguieron su proceso de sometimiento afirman que podría colaborar con la Justicia de modo especialmente significativo. Es evidente que este presunto narcotraficante desea contar muchas cosas para obtener importantes beneficios. Si 'Cuchilla' lo desea, su colaboración puede no limitarse a su propia vida delictiva y a la de sus socios, sino extenderse a los vínculos del narcotráfico con otros sectores de la vida empresarial y política, a tal punto que los investigadores del proceso 8.000 no descartan que 'Cuchilla', al igual que su amigo 'Chupeta', puedan arrojar importantes luces a uno de los más complejos casos jurídicos y políticos de la historia del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.