Martes, 17 de enero de 2017

| 2010/05/18 00:00

Lo que deberán explicar Hurtado y Moreno en la Fiscalía

María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS, y Bernardo Moreno, Secretario general de la Presidencia, tendrán que comparecer a interrogatorio en la Fiscalía General de la Nación por el caso de los seguimientos ilegales a diferentes personalidades.

La ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, y el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno. Foto: SEMANA

La Fiscalía General de la Nación anunció este martes la decisión de llamar a interrogatorio al Secretario General de la Presidencia de la República, Bernardo Moreno, y a la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, dentro del proceso que se adelanta por los seguimientos ilegales en contra de magistrados, políticos de oposición, periodistas y defensores de derechos humanos.

Es la primera vez que Moreno es requerido por la Fiscalía General de la Nación dentro del proceso que se adelanta por estos hechos.

La decisión fue adoptada por el fiscal general (e.), Guillermo Mendoza Diago. Aún no se ha definido la fecha de las diligencias, pero una vez el despacho del Fiscal escuche al funcionario del Gobierno y a la ex directora del Departamento Administrativo de Seguridad, decidirá si imputa cargos en su contra o no.

Por estos mismo hechos, Bernardo Moreno enfrenta un proceso disciplinario en la Procuraduría. El pasado mes de febrero, el jefe del Ministerio Público, Alejandro Ordóñez, dictó pliego de cargos en contra del Secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, al considerar que se extralimitó en sus funciones al reunirse con personal de inteligencia, supuestamente para confirmar o desvirtuar si existía alguna influencia del empresario Ascencio Reyes, de quien se sospechaba tenía vínculos con el narcotráfico y que acompañó a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia en un viaje a Neiva en noviembre de 2007.

Jorge Lagos, ex director de inteligencia del DAS (quien se encuentra bajo medida de aseguramiento y enfrenta cargos por concierto para delinquir, prevaricato por acción y abuso de autoridad), admitió que estuvo en dos oportunidades en la Casa de Nariño para hablar de la investigación ‘Paseo’, como se bautizó a este seguimiento.

La primera vez, dijo, se entrevistó con el secretario de Prensa de la Presidencia, César Mauricio Velásquez, para entregarle los resultados de la investigación del viaje a Neiva. La segunda vez, asistió a la sede presidencial en compañía de la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, y de Fernando Tabares, ex director de operaciones del organismo de inteligencia (enfrenta las mismas circunstancias judiciales de Lagos). Los tres, afirmó Lagos, se encontraron con el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, para reconocer en una fotografía al empresario Reyes.

Conocida la decisión del Ministerio Público, Moreno se declaró "presto a aclarar ante la Procuraduría General de la Nación" su participación en "al parecer, una extralimitación de funciones al solicitar información reservada relacionada con el señor Ascencio Reyes".

"La opinión pública puede tener la seguridad de la transparencia en mis actuaciones y del cumplimiento de mis deberes, los que siempre han estado ajustados a las normas legales", dijo Moreno en febrero. 

En entrevista con SEMANA, Moreno fue enfático al afirmar que no se extralimitó en sus funciones.
 
Pero el pasado 10 de abril, durante la audiencia de imputación de cargos en contra de Tabares y Lagos, y los también ex funcionarios del DAS Bernardo Murillo, Luz Marina Rodríguez y Germán Ospina, el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Misael Rodríguez, sorprendió con la entrega de un informe en el que aseguró que los seguimientos ilegales a magistrados "se direccionaron desde la Casa de Nariño". Las revelaciones provocaron la reacción de diferentes sectores, incluso, sobre el tema se pronunció el presidente de la Corte Suprema (e.), Jaime Arrubla (ver nota).
 
Citando declaraciones de ex funcionarios del DAS, Rodríguez habló de reuniones en la Casa de Nariño llevadas a cabo entre los días 21 y 24 de abril de 2008.

“Hay una reunión en la Casa de Nariño, a la que asiste el señor capitán Jorge Alberto Lagos, con el jefe de prensa de dicho lugar, el señor César Mauricio Velásquez, para informarle sobre los resultados de esas pesquisas (…) También señala el señor Lagos que asistió el señor José Obdulio Gaviria a esa reunión”, sostuvo Rodríguez.

Y agregó: “Tres días después, el 24 de abril de 2008, donde asiste la directora del Das, María del Pilar Hurtado, y el señor (Jorge) Lagos. Concurren también el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, José Obdulio Gaviria, Jorge Mario Eastman y Edmundo del Castillo”.
 
María del Pilar Hurtado, quien también es mencionada por varios de los testigos incluidos por Rodríguez en su informe, tendrá que explicarle a la Fiscalía, además, la información contenida en correos electrónicos que deja en evidencia su conocimiento de las acciones que desde el organismo que presidía se adelantaban en contra de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (ver Los E-mails del DAS).
 
Los correos, revelados por SEMANA, revelan que a los miembros del alto tribunal no sólo les hacían seguimientos y les 'chuzaban' los teléfonos, sino que se hicieron operativos en los que participaron decenas de detectives para investigar, de manera ilegal, el patrimonio del Presidente de la Corte Suprema.
 
En el caso específico de las interceptaciones, seguimientos y búsqueda de información privada y personal sobre magistrados de la Corte, la ex directora Hurtado y otros funcionarios del DAS han tratado de justificar esas acciones afirmando que "el blanco" nunca fueron los magistrados. Han dicho que la información que recolectó durante meses el DAS sobre magistrados fue producto de otra investigación contra el abogado Ascencio Reyes, quien según el DAS estaría relacionado con la mafia, y se trataba de verificar si éste estaba intentando infiltrar a la Corte.
 
Con ese argumento también se ha tratado de justificar la entrega de información confidencial a funcionarios de la Casa de Nariño, la cual posteriormente fue filtrada a la prensa. Sin embargo, los correos internos del DAS a los que tuvo acceso SEMANA demuestran otra cosa y deja sin piso el argumento que los magistrados no fueron el blanco principal del organismo de inteligencia de la Presidencia.

Una de las primeras pruebas de ello es un correo enviado por la subdirectora de operaciones a la jefe del DAS, María del Pilar Hurtado, el 2 de abril de 2008 a las 12:15 de la tarde. "Doctora, en relación con su requerimiento me permito informarle que el señor Ramiro Bejarano Guzmán registra en catastro un inmueble en la carrera (...) apartamento (...), registrado en la notaria 11. Así mismo el señor Valencia Copete César Julio registra un inmueble en la calle (...). Continuamos con las labores de verificación en las diferentes notarías ya que son más de ochenta en toda la ciudad", dice el correo electrónico de respuesta a la orden impartida por la entonces directora.
 
En otra comunicación, el 18 de abril de 2008, Leal le informa a Hurtado sobre las pesquisas y le anexa el listado de las notarías a las que acudieron sus agentes encubiertos. "Dra. este es un avance acerca de la tarea que usted solicitó. Le envío reporte de las notarías consultadas con información recolectada hasta la fecha. Hasta el momento se han visitado 18 notarías situadas en el sector norte y hasta la fecha no se han obtenido resultados positivos. La información recolectada en estas notarías se ha realizado de forma presencial a cubierta". En el mail, Leal incluye también los correos que a su vez le han enviado cinco detectives sobre las verificaciones.
 
En este correo del 23 de abril, Leal nuevamente entrega un reporte a la directora del DAS sobre los avances que sus sabuesos han encontrado contra el abogado y columnista Ramiro Bejarano: "Doctora en relación con lo que requirió. El señor (Bejarano) cuando trabajó en esta casa (DAS) registró su firma en la notaría 50 que está ubicada acá en el sector. En esa notaría indican que ese registro era válido mientras él ocupaba el cargo (director del DAS).
 
Estos son tan sólo tres de los correos internos que existen en los que queda en evidencia que el DAS estaba en una abierta 'cacería' para tratar de ubicar ilegalmente bienes del presidente de la Corte y su abogado, labor para la cual destinaron un importante grupo de detectives.
 
Hurtado, al igual que Moreno, enfrenta un pliego de cargos en la Procuraduría por abuso de su cargo y extralimitaciones del mismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.